Misión vital del 'Helimer'

 

 

 

Nueva España

El helicóptero de salvamento evacuó de un mercante alemán a cien millas de la costa a un marinero con síntomas de apendicitis

El 'Helimer Cantábrico', durante un entrenamiento./
 
El "Helimer Cantábrico'" durante un entrenamiento.
 
 
Martes, 2 febrero 2021, 01:47

Era una operación delicada que el 'Helimer Cantábrico' sorteó con éxito: evacuar de un mercante de pabellón alemán a un marinero filipino que, estando a bordo, comenzó a sentir los agudos dolores de una apendicitis. «Según pudo saber EL COMERCIO», informamos hace hoy 25 años, «el barco mercante de pabellón alemán 'Azobe Express' avisó a los servicios de seguridad marítima germanos de que tenía un marinero enfermo a bordo, por lo que fue puesto en marcha el contacto radiofónico, habitual en estos casos, entre tripulantes y médicos, a fin de diagnosticar y efectuar el tratamiento adecuado». El barco hacía la ruta entre Abidjan, en Costa de Marfil, y Saint Nazaire, en Francia.

El 'Helimer Cantábrico' se puso en alerta de inmediato, nada más avisado el Centro Regional de Salvamento y Seguridad Marítima de que el barco se encontraba a 185 kilómetros al norte de Avilés.

Una distancia considerable pero, sin embargo, la más próxima de un hospital que pudiera atender los síntomas del marinero, compatibles con una apendicitis. «El 'Azobe Express' se encontraba en ese momento a más de 110 millas al norte de Gijón, y tuvo que poner rumbo a El Musel para salir al encuentro del helicóptero, que contactó con el barco a unas 100 millas de la costa, tras cincuenta minutos, aproximadamente, de vuelo».

Ingresado en Jove

Mucho menos costó izar al enfermo, Juan Magbanua, a bordo del helicóptero de salvamento, que «emprendió el regreso a Gijón, mientras el mercante alemán siguió viaje hacia Saint Nazaire». Ya en la ciudad, el tripulante del 'Azobe Express' acabó por recalar en el hospital de Jove, donde «ratificaron los síntomas de apendicitis».

Fue otra misión de éxito para el 'Helimer Cantábrico', un servicio relativamente nuevo para la ciudad -había sido inaugurado dos años antes, en noviembre de 1994-. Por aquel entonces, recordaría Marco Menéndez en páginas de EL COMERCIO, el helicóptero encargado de la seguridad en la costa era un modelo Sikorsky S61N. Siempre alerta vigilando las aguas del Cantábrico, el vuelo del 'Helimer', aquella vez, tuvo un final feliz.