El mar es una fiesta en Xàbia. Y en la fiesta también hay drama. Los ocupantes de una embarcación de alquiler se llevaron la tarde del lunes un buen susto. Habían llegado hasta la base del Cap de la Nau. Estaban frente a la entrada a esa maravilla natural que es la Cova dels Òrguens, balizada para que no se cuelen motos acuáticas ni embarcaciones a motor. Empezó a entrar agua en la barca, de 6 metros de eslora.

Seguir leyendo