CGT. Salvamento Marítimo

 

Salvamento Marítimo

Tripulantes de Salvamento Marítimo: Los grandes desconocidos de la crisis migratoria

 
Anterior postSiguiente
Use las teclas ← → (flechas) para navegación

Desde que comenzó la crisis migratoria en Canarias -hace más de tres meses- Salvamento Marítimo se ha encargado de realizar los rescates de pateras y cayucos. Trabajan en las sombras, y hasta ahora, nadie parecía preocuparse por ellos. Sin embargo, las quejas por las jornadas laborales y las condiciones de trabajo denunciadas por la Confederación General del Trabajo (CGT) de Salvamento Marítimo han sacado a relucir deficiencias que pasaban desapercibidas para el grueso de la población.

En un comunicado emitido por CGT, se expresa que la situación que se está viviendo en las costas de Alborán, en el Estrecho de Gibraltar y en las Islas Canarias en cuanto a la migración, está siendo asumida por los tripulantes de Salvamento Marítimo -principalmente las unidades del tipo Salvamar y Guardamar- donde hay “una enorme insuficiencia de personal que operan en este tipo de unidades”. Debido a estas condiciones, un gran número de tripulantes están con incapacidad temporal. También denuncian el “esfuerzo titánico que realizan los tripulantes, con jornadas laborales sobrepasadas de horas, siendo la fatiga el peor enemigo e incumpliendo toda aquella normativa vigente sobre trabajo y descanso de las jornadas especiales en la mar”.

En el documento, se especifica a su vez que la incorporación de más personal para repartir la carga de trabajo es de una necesidad inmediata y que supondría tan solo un incremento de un 1,4% del presupuesto del ente público. Estos factores, junto a la falta de coordinación para realizar los rescates -como lo sucedido el 21 de septiembre entre Salvamento Marítimo y la Guardia Civil- son los que han causado gran malestar en la plantilla de SASEMAR. A continuación, pueden leer la entrevista a Manuel Capa, delegado del Comité de Empresa de Salvamento Marítimo por CGT.

 

 

Cuáles son los recursos de los que dispone Salvamento Marítimo en Gran Canaria

En Gran Canaria contamos con la Menkalinan -con base en Arguineguín- y la Talía. Hace dos meses trajeron la Guardamar Polimnia y la Concepción Arenal desde la península, lo que eleva a tres las Guardamares y una Salvamar. En la capital está el Cervantes y la lancha Nunki, pero no se pueden movilizar al sur porque desatenderían el puerto de Las Palmas.

La Menkalinan es la lancha más activa de Canarias a nivel de inmigración, pero en estos últimos meses ha habido un incremento en el número de las llegadas de pateras, las distancias para realizar los rescates se han agrandado, ha aumentado el número de personas a bordo de cayucos y pateras y la lancha no da abasto con cuatro tripulantes. Tenemos denuncias puestas en inspección por la carga de trabajo y la falta de descanso, lo cual merma las capacidades de los tripulantes y la consecuencia es un accidente.

Aquí vivimos, realizamos unas guardias y un mantenimiento durante un mes, y aunque estés en tu tiempo de descanso no descansas. Cuando sales un día sí y otro también, genera un estrés que perjudica a la hora de desempeñar el trabajo. Desde el comité, llevamos denunciando esta situación a la empresa mucho tiempo -que se ha mostrado reacia- para que traiga más refuerzos.

“Los niños son muy duros, yo me planteo meter a mis niños aquí estarían desesperados, pero estos en cambio están hechos de otra madera”

¿Por qué salvamento marítimo ha dejado de informar sobre los rescates?

Las tripulaciones de Salvamento Marítimo no pueden hablar porque hay directrices para ello, pero yo soy delegado del Comité de Empresa y por eso sí puedo.

El apagón informativo tiene que ver con un cambio de política migratoria en España y Europa. Esto surge a raíz del desembarco del Aquarius en Valencia con Pedro Sánchez. El 17 de junio se desembarcó a 629 personas. Ese mismo fin de semana, la Guardamar Polimnia y las Salvamares de toda Andalucía recogieron a 1500 personas, y no salió en prensa. Después del desembarco del Aquarius molestaba la migración, era contraproducente. También surge el fenómeno Vox, y desde el mes de octubre de 2018 es cuando se da el apagón informativo de SASEMAR, porque la migración no vende, no da votos y nadie quiere que se vea.

 A raíz del apagón informativo de Salvamento Marítimo, Ismael Furió y yo trasladamos la información que nos llega de los rescates a la población, que se publicaban en el Twitter del sindicato de Salvamento Marítimo. Gracias a eso, mucha prensa y oenegés se hacen eco de nuestros mensajes.

“Cuando nosotros hemos denunciado desde CGT la militarización de Salvamento Marítimo no nos referimos a que pinten el barco de verde, nos referimos a que dependemos de un ente militar”

¿Qué es lo que reclama CGT?

Pedimos tiempo de descanso y lógica en la coordinación de los operativos. El otro día nos llamó Tenerife diciendo que fuésemos a rescatar una patera a 65 millas (unos 130km) de Puerto Rico, Gran Canaria. La patera se encontraba a 35 millas de Tenerife y había una lancha de Salvamento Marítimo allí. Al final fue la lancha a realizar el rescate, pero a nosotros nos movilizaron, con lo cual, si salimos, no descansamos. Si entramos en la dinámica de hacer las cosas a lo loco y no coordinamos desde las torres de Salvamento, al final ni descansamos, ni somos operativos.

¿Cómo se movilizan y coordinan los rescates?

Cuando un barco sale a por una patera -por ejemplo, la Polimnia-, no lo hace por iniciativa propia. Sale porque la torre (centro de coordinación) llama para movilizar al barco. Pero la torre a su vez depende de Salvamento Marítimo, es decir, del Ministerio de Fomento. Para dar la orden, la torre necesita la autorización del responsable del mar en la zona. Hasta aquí, tenemos una línea civil de emergencia -barco civil, torre civil, capitán marítimo civil- y por encima está el cargo político, el subdelegado del Gobierno, quien autoriza en la localidad a gestionar todo.

Esa figura última o primera, que es el subdelegado del Gobierno, se ha eliminado y desde hace dos años se ha sustituido por el mando único: un general de la guardia Civil que opera desde Málaga. En las zonas donde hay inmigración, el mando único tiene al comisario de la Policía o al Guardia Civil del lugar a su disposición, que son quienes deciden. Con lo cual, la instrucción inicial es militar, pasando por una serie de estamentos públicos o civiles.

La ejecución es civil, pero por orden de militares. Cuando nosotros hemos denunciado desde CGT la militarización de Salvamento Marítimo no nos referimos a que pinten el barco de verde, nos referimos a que dependemos de un ente militar. Estamos hablando ahora del mando único, pero si miramos por encima de él está Frontex. Al final, Frontex está protegiendo de forma militar las fronteras y de esta forma se vulneran los derechos humanos, porque se ralentizan los rescates y se invisibiliza la situación.

¿Cómo son los rescates de pateras y cayucos?

Vamos recogiendo patera tras patera. Hace poco recogimos diez pateras y la primera que salvamos estuvo abordo casi ocho horas. Esto ocurre porque se recogen todas y después se llevan a puerto. Al principio te piden agua y les damos mantas térmicas si tienen frío, porque Cruz Roja tampoco nos da mantas. El otro día dejamos 200 personas en el puerto de Arguineguín y pedimos mantas. Nos dieron cuatro. En Alborán llegabas con 50 personas -que ya tenían manta- y te daban otras 50, aquí no.

¿En qué condiciones llegan los migrantes?

Hay de todo. Los marroquíes suelen llegar en buenas condiciones porque la distancia es menor, pero hay gente que llega aparentemente muerta. Cuando embarcamos a la gente en la Polimnia, por ejemplo, suelen quedar dos o tres tirados en el suelo de la patera. Los migrantes son solidarios entre ellos mismos, siempre hay alguno que durante el rescate intenta controlar la situación desde la patera y nos ayuda a desembarcar a esos que están en el suelo. Sobre todo, los subsaharianos son los que suelen venir en peores condiciones. Cuando hacemos rescates de subsaharianos tenemos que desembarcar en camilla a dos o a tres. La semana del 2 al 8 de noviembre cogimos un cayuco de 117 personas que venía de Senegal, Saint Louis, y llevaban siete días en el mar. En este cayuco había uno que lo dábamos por muerto porque no respondía a ningún tipo de estímulo. Al rato le dimos un poco de agua, le mojamos los labios y ya poco a poco fue respondiendo. El hombre estaba deshidratado.

¿Qué sientes al rescatar cayucos y pateras?

Hay dos pensamientos a la par. Cuando sales, lo haces con nervios. Tienes un cierto temor porque no sabes lo que te vas a encontrar ni cómo va a salir la maniobra. Lo más peligroso es llegar con el barco y acercarse a la patera. Allí fuera hay olas, nuestro barco se mueve y la patera también y hay que lograr sincronizar los movimientos de nuestro barco (grande y fuerte) y el de la patera (pequeño y débil) con gente abordo. En el momento que más o menos tenemos a los dos barcos trabajando a la par entonces podemos empezar el rescate con una cierta seguridad. Hay un momento de tensión a la hora de sacarlos porque hay que hacerlo lo más rápido posible. Cuanto menos tiempo estemos juntos es asegurar la vida o que no haya un accidente. Un rescate realmente dura alrededor de dos minutos, pero son muy intensos. El momento de rescate es de mucho estrés. Hay instantes en los que te falta el aire, pero a medida que los vas subiendo, los colocas en la popa y atiendes a aquellos que están peor ya se va pasando.

“Son gente muy fuerte, venimos de mundos distintos”

Cómo puede afectar la migración a la población canaria

El discurso racista y xenófobo es muy fácil verlo. Los llevan a hoteles y la gente pobre de aquí lo ve y no lo entiende. Ahora los canarios ven a magrebíes y subsaharianos con ropa limpia y con comida. A su vez, se les ha olvidado que el Covid es el responsable de esto, no son los negros, pero el discurso dice que esta situación se ha dado porque hay negros y por eso los turistas no vienen. Entramos en un ciclo raro. Se genera una envidia, y estos políticos aprovechan esa inestabilidad laboral del nacional para que la gente compre su discurso con facilidad. Si esto estuviese lleno de turistas ingleses, alemanes y noruegos, los migrantes que andan por aquí quedarían camuflados.

Cómo reaccionan los migrantes cuando ven llegar a Salvamento Marítimo

Se ponen nerviosos-contentos. Empiezan a clamarnos y es un momento en el que nosotros tenemos que ser un poco malos, porque la euforia de ellos puede generar algo más dramático. Cuando nos acercamos por un lado para empezar la maniobra de rescate, todos quieren irse hacia ese lado del barco, y si lo hacen la patera puede volcar. De hecho, el cayuco que recogimos el otro día -de unos 15 o 20 metros- volcó hacia nuestro barco, hacia dentro. Tuvo la suerte ese cayuco, con 117 personas, de tener un mástil de madera y cuando volcó, apoyó contra la barandilla del barco e hizo tope.

Si se caen al agua no podemos hacer nada. Si hay diez personas que se están ahogando ¿a quién coges? Y ya no es eso, es que los diez desesperados te cojan a ti y te hundan, y ya no serían diez ahogados, serían once.

¿Han rescatado a muchas mujeres y menores?

La mayoría son hombres, pero también hemos rescatado a mujeres y niños. Los niños son muy duros, yo me planteo meter a mis niños aquí estarían desesperados, pero estos en cambio están hechos de otra madera. Son gente muy fuerte, venimos de mundos distintos.