“Ya ni sé en qué día vivo”. Las ojeras son visibles en el rostro de Manuel Capa, delegado sindical de Confederación General de Trabajo (CGT) y marinero en la Guardamar Polimnia, que llegó a Gran Canaria el pasado 24 de octubre para relevar a la tripulación de una las embarcaciones de Salvamento Marítimo. El día anterior al martes 24 de noviembre, cuando atendió a este periódico, salió con sus siete compañeros a las 17.00 y volvió seis horas después a puerto; su turno, que comenzaba a las 16.00, finalizaba a la media noche. Pero una hora después tuvo que volver a zarpar y atracó al alba al sur de Gran Canaria: “He dormido desde las seis de la mañana hasta las doce”. Al muelle de Arguineguín llevaron a la mayor parte de las personas rescatadas durante esas horas en aguas cercanas a las Islas, donde la entidad pública empresarial dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana cubre la superficie marítima más grande de España.