Grande-Marlaska promete cerrar el campamento de migrantes de Arguineguín “en las próximas semanas “

 

 

 

 

El ministro de Interior confirma que viajará a Marruecos el 20 de noviembre para tratar el tema migratorio

 
Las Palmas De Gran Canaria - 06 NOV 2020 - 19:49 CET
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (derecha), y la comisaria europea del área, Ylva Johansson, durante su visita este viernes a Canarias.El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (derecha), y la comisaria europea del área, Ylva Johansson, durante su visita este viernes a Canarias.ÁNGEL MEDINA G. / EFE

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado este viernes que el Gobierno procederá “en las próximas semanas” al cierre del campamento temporal de acogida de inmigrantes ubicado en el puerto de la localidad grancanaria de Arguineguín, en el municipio de Mogán, donde se hacinan decenas de personas llegadas en pateras y cayucos. El ministro confirmó que ya se están realizando los trabajos oportunos para acondicionar el antiguo polvorín localizado en Barranco Seco, en Las Palmas de Gran Canaria. “Nuestro objetivo es garantizar tanto la dignidad de las personas migrantes, y esto lo pongo en primer lugar como no podría ser de otra manera, como el propio desarrollo del trabajo de los funcionarios”.

 

El muelle de Arguineguín ha sido el emplazamiento improvisado en el que desde finales de agosto se han concentrado buena parte de los migrantes que han llegado a las islas este verano y principios de otoño. Las instalaciones han llegado a albergar a más de 1.300 personas, si bien este jueves la cifra se situaba por encima de las 500.

 
 
 

Pero las islas Canarias han soportado una fuerte presión migratoria este año con la llegada de 12.743 personas migrantes en 469 pateras, según los datos facilitados este viernes el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres (PSOE). La cifra multiplica por ocho las llegadas de 2019. El mandatario socialista canario volvió a reclamar ayuda para afrontar la situación. “Canarias es tan España como Madrid, y a la inversa; y es tan Europa como París o Bruselas. Del mismo modo que somos frontera sur y en estos momentos acogemos a migrantes, el que Europa tenga que responder a esta cuestión solidaria exige que echen una mano a Canarias. Nosotros solos no podemos”, comentó.

Salvamento Marítimo rescata al sur de Gran Canaria un cayuco con 129 personas.Salvamento Marítimo rescata al sur de Gran Canaria un cayuco con 129 personas.ELVIRA URQUIJO A. / EFE

El ministro Grande-Marlaska, que no había pisado las islas desde el pasado mes de febrero, iba esta vez acompañado de la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, y ha comparecido en rueda de prensa acompañado del presidente Torres.

Siete agentes de Frontex

El ministro ha recalcado que la tarea de control de las migraciones irregulares del Gobierno se fundamenta sobre varios ejes. El primero, es la lucha contra las mafias “que ponen en riesgo las vías de las personas", explicó. “Esta lucha se lleva a cabo gracias a la cooperación con los países emisores como los que sirven de tránsito y destacó el trabajo con países como Senegal, Gambia o Mauritania. En este sentido, siete agentes de Frontex, la agencia europea de control de fronteras, se instalarán temporalmente en las islas canarias para prestar apoyo a la Policía Nacional. La operación se limitará a identificar y entrevistar a los recién llegados para obtener información acerca de las redes de tráfico de personas.

Grande-Marlaska explicó, además, que otro de los pilares de la acción de Gobierno pasa por la cooperación con los países emisores, tanto en el plano policial como de “cooperación real”. Recordó en este sentido, sus recientes viajes a Argelia y a Mauritania y confirmó su próximo viaje a Marruecos el próximo 20 de noviembre para reunirse con su homólogo Abdelouafi Laftit.

 El presidente canario, Ángel Víctor Torres; la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, y el ministro, Fernando Grande-Marlaska, este viernes en Las Palmas de Gran Canaria. EUROPA PRESS / EUROPA PRESS

La segunda crisis de los cayucos

En opinión de Grande-Marlaska, la política migratoria española fue “abandonada” tras la llamada “crisis de los cayucos”, que tuvo su punto álgido en 2006, y ha subrayado que el reinicio de la misma “sin atajos” en 2018 permitió el pasado año reducir en un 50% las entradas ilegales por vía marítima en el Mediterráneo, un balance que ha confiado en que se reproduzca ahora en Canarias.

Tras visitar el Centro de Coordinación Regional de Canarias, que centraliza el seguimiento de los movimientos migratorios en la costa de África Occidental, Grande-Marlaska ha manifestado que “la gestión migratoria ha sido un objetivo máximo” de su departamento, si bien ha recalcado que este fenómeno complejo precisa de políticas transversales.

La actuación del Ejecutivo de Pedro Sánchez respecto a la crisis humanitaria derivada de la llegada de cayucos a Canarias, sin embargo, ha sido descoordinada. A finales de octubre, la vicepresidente Carmen Calvo se vio obligada a convocar una reunión telemática con todas las Secretarías de Estado con competencias en materia migratoria, entre ellas las de Asuntos Exteriores, de Seguridad y Migraciones. El mensaje de la vicepresidenta fue claro: “Este es un problema de Gobierno y no solo de un ministerio, todos tienen que cooperar. Y cuanto antes”.

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, que ha acompañado al ministro en esta visita, ha garantizado que la UE asume la crisis migratoria que afecta a esta frontera sur del continente como un desafío que precisará de la “implicación y solidaridad" de todos sus países miembros. El “aumento sustancial” de la presión migratoria a través de la ruta del Atlántico hacia Canarias, ha subrayado, constituye “es un reto europeo” que necesita "solidaridad europea”.