La cocaína brasileña que busca un hueco en mercado negro europeo continúa teniendo a Canarias como puerto de paso. En menos de un año se han hallado en cinco grandes intervenciones 1.848 kilos de esta droga, en su mayor parte mezclada entre productos como café y millo. La última operación que acaba de llevar a cabo la Guardia Civil y la Agencia Tributaria ha permitido localizar 387 kilos en los muelles de Tenerife durante una inspección, dentro de maletas que viajaban en un camión dentro del buque de carga.

Santos es un municipio del estado brasileño de Sao Paulo, famoso por ser el equipo de fútbol en el que jugó Pelé, una de las grandes estrellas mundiales de todos los tiempos. Pero, también, es uno de los principales puertos de Brasil y de América Latina. Y se está haciendo muy famoso en los últimos meses en los cuerpos policiales antidrogas canarios por ser el puerto de salida de los grandes alijos de cocaína que se han descubierto en los puertos canarios.

Si en las anteriores cuatro grandes golpes contra el narcotráfico internacional se materializaron en el puerto de Las Palmas, en esta última ocasión la ruta se desvió algo para hacer escala en Tenerife. La Agencia Tributaria en colaboración con la Guardia Civil han aprehendido 387 kilos de cocaína, tras una inspección en el interior de un camión que viajaba en un buque procedente de Brasil, que atracó el 19 de febrero en Santa Cruz de Tenerife. Según la Guardia Civil, la Unidad de Análisis de Riesgos de Aduanas de Santa Cruz de Tenerife localizó la droga durante una inspección en un buque de la compañía Grimaldi, procedente de la citada localidad de Santos (Brasil), y que tenía como destino Amberes (Bélgica).

Los agentes, con el apoyo de perros adiestrados , detectó en el interior de la bañera de uno de los camiones “una serie de bultos sospechosos de contener sustancia estupefaciente”. Al revisarlo, descubrieron 12 maletas impermeables, en cuyo interior se detectaron 356 tabletas, que resultaron positivas al test de cocaína.

A comienzos de este año se interceptó en el puerto de La Luz otros 220 kilos de la misma sustancia ocultos en café, con lo que pretendían evitar que fuera olida por los perros adiestrados. Tenía como destino el muelle de Valencia, empleando los ‘narcos’ también en esa ocasión la técnica del llamado ‘gancho ciego’, consistente en la introducción de maletas o mochilas con la mercancía ilegal en el interior de contenedores, ya preparados para salir a la calle.

Antes, en noviembre del año pasado, se descubrió entre una docena de grandes sacas de millo un total de 1.200 kilos de cocaína, en un buque que tenía previsto un atraque de avituallamiento en Gran Canaria, ya que su destino final era Cádiz. Eso sí, antes de partir de Santos, las autoridades de ese país americano le habían retirado otros 1.524 kilos de droga. Pese al hallazgo, en sus bodegas viajó con un nuevo cargamento ilegal que fue apresado en Las Palmas, gracias a las sospechas policiales españolas. 

Y en mayo se hicieron dos actuaciones más modestas, de 14,26 y 26,28 kilos de cocaína, respectivamente, entre carga diversa.