"EL ´PEPITA AURORA´ TENÍA DIFERENCIAS CON EL PROYECTO DE SU CONSTRUCCIÓN"

La defensa del patrón pide que declare el dueño del astillero que hizo el pesquero

  José María Ruiz / Barbate | Actualizado 02.11.2009 - 12:45    

La defensa de José Vega, el patrón del Nuevo Pepita Aurora y único imputado de momento en el trágico naufragio de este pesquero de Barbate, ha solicitado al juez que instruye la causa la declaración de nuevos testigos.   En concreto, el abogado que defiende los intereses de José Vega, Jesús Gómez, considera necesario que declaren como imputados, el propietario del astillero gallego Nodosa donde se construyó el barco, Emilio Miragaya, y el ingeniero naval Juan José Revola, autor del proyecto de construcción del Nuevo Pepita Aurora.  

Según avanzó Gómez, estas comparecencias se solicitan "para que estas personas den a conocer las características del barco construido hace nueve años" y que en su opinión "no se ajusta a la petición que ellos realizaron".   Esta parte implicada en el proceso ya solicitó el reflotamiento del pesquero, una petición que ya fue rechazada y que ha sido recurrida por la defensa del patrón del pesquero, José Vega.  

La intención de la defensa de reflotar el barco es "para poder analizar su estructura interna, los pesos y la estabilidad, al objeto de poder comprobar, igual que con los demás barcos que se han hecho después bajo este mismo modelo, que todos estaban faltos de estabilidad". Añade José Gómez que en todos estos barcos "el libro de estabilidad les aparecía un máximo de dos toneladas y media o tres, pero al analizarlas y comprobarlas, en unos se da la estabilidad lógica para poder llevar artes de pesca de hasta siete toneladas y media".   Por eso, según Gómez, "queríamos comprobar si nuestro barco también podría tener esa estabilidad una vez hecha la comprobación, porque lo que el libro de estabilidad pone no significa nada en relación con lo que ha ocurrido con los demás barcos".   Este letrado está convencido de que el barco construido "no es idéntico al proyecto que sirvió para su construcción, por lo que se pide la declaración, en calidad de imputado, del propietario del astillero Nodosa SL, y del ingeniero naval redactor del proyecto, porque entendemos que ellos deben explicar y dar luz sobre lo que pasó aquí y por qué se construyó ese tipo de barco y con esas dimensiones, con esa capacidad y con esa poca estabilidad, y por qué el buque no coincide con el proyecto que se presentó a visado".    

COMENTARIOS DE AEMC  

Demasiadas sospechas, con altas probabilidades de ser fundadas.   ¿Por qué no aclararlo con todas consecuencias?   Hay pruebas evidentes de que miles de barcos reales no se corresponden con los correspondientes planos  registrados.   Hay más barcos navegando que están presumiblemente en situación muy similar.