El BETANZOS ha sido liberado de la varada.

 

 

 

El pasado día 6 de marzo, el buque BETANZOS tras un fallo total de la máquina a salida del puerto de Lisboa sufrió una varada.  El barco sin posibilidad de gobierno terminó sobre el bajo conocido como el Bugio.

Tras la varada, la Capitanía de Puerto y la naviera NAVIGASA, armadora del BETANZOS, adoptaron algunas medidas destinadas a reflotar el barco, pero todas ellas, por su inconsistencia,  resultaron infructuosas.  Varios días después, se decidió contratar los servicios de SMIT TAK, que desplazó al lugar al remolcador holandés de gran potencia, el  FAIRMOUNT ALPINA y un equipo de marinos civiles de contrastada experiencia y eficacia en este tipo de trabajos, como lo demuestran una vez más los resultados obtenidos, a pesar de las condiciones adversas en las que tuvieron que realizar sus tareas.

Afortunadamente, en la madrugada de hoy día 16 de marzo de 2018, el barco ha sido liberado definitivamente de la varada.

La penosa actuación de la Marina de Guerra de Portugal.

En Portugal, las Capitanías de Puerto continúan, como en tiempos de la dictadura, en manos de la Marina Militar portuguesa, lo que no deja de resultar tan injustificado como anacrónico.

Las actuaciones de la Capitanía de Puerto portuguesa en este caso concreto debería ser objeto de un detenido análisis, puesto que han quedado patentes las graves carencias del militarismo náutico aplicado a la Marina Civil. La falta de respuesta en los primeros momentos y  la carencia de medios adecuados para hacer frente a la situación, han sido probablemente las razones por las que la varada se prolongó durante 10 días. La información a ha sido parca, incompleta y propia de una filosofía militar que trata con sigilo militar un asunto de esta naturaleza.

Actuación eficaz de la Fuerza aérea portuguesa

 La actuación de la Armada portuguesa resultó rápida y eficaz en la evacuación de la dotación del barco ante la amenaza real de un temporal que se aproximaba a las costas portuguesas.

Los fallos en la sala de maquinas

Otro de los asuntos que merece un capítulo aparte es el relativo a las causas de los accidentes en la flota civil. Las colisiones y los fallos en  la sala de máquinas figuran entre las causas principales de los accidentes marítimos registrados en los últimos diez años. Tanto los unos como los otros evidencian la degradación que están sufriendo las tripulaciones y los procesos de formación.

Los navieros, principalmente los protegidos por banderas de tolerancia irresponsable (BTI), presionan para que las exigencias de titulación se reduzcan al mínimo y prácticas sean sustituidas por simuladores, lo que no deja de ser un error mayúsculo. Y decimos banderas de tolerancia irresponsable porque no solo son las encuadradas en las llamadas banderas de conveniencia.  Los equipos de tripulación se han reducido a la mínima expresión, el despacho de buques se ha puesto en demasiadas ocasiones en manos de ineptos, y a consecuencia de todo ello la fatiga de navegación está haciendo estragos.

Militarismo, tecnoburocracia y banderas de tolerancia irresponsable, (BTI)

Militarismo, tecnoburocracia soberbia e ignorante y las banderas de tolerancia irresponsable, (BTI) son las principales causas de que la siniestralidad marítima se mantenga niveles propios de un tercermundismo crónico. La mar sigue siendo el paraíso de los navieros negreros de otros tiempos.  OMI , ILO, EMSA, MOU, y los gobiernos de los países responsables etc. debería asumir un papel más  activo para poner término a esta situación intolerable.