Un buque de NAVIGASA embarranca a la salida de Lisboa

 

 

 

El buque “BETANZOS”, de naviera gallega Navigasa (Naviera Galicia S.A.)ha embarrancado en la boca del río Tajo, cuando navegaba desde el puerto de Lisboa hacia Casablanca.

De acuerdo con los datos facilitados por el capitán de Puerto de Lisboa  la embarrancada se produjo a consecuencia de un fallo total en la sala de máquinas de barco. Las condiciones meteorológicas y las fuentes corrientes que se registran en la zona arrastraron al barco a la deriva hasta dejarlo sobre los barcos de arena conocido como el “Bujio”.

A bordo del Betanzos, en el momento del accidente, se encontraban 10 personas que forman la dotación del barco.

Hacia las 18.00 del mismo martes, coincidiendo con la pleamar, se intentó  reflotar el barco, pero todos los intentos resultaron fallidos. Teniendo que aplazar el rescate hasta la próxima pleamar.

 

                             

En la imagen se indica la zona en la que ha embarrancado el “BETANZOS”.

Tripulación insuficiente

Autorizar que  un barco de más de 7500 toneladas de carga, de 118 m de eslora,  pueda ser despachado para realizar viajes de todo tipo con una dotación de 10 personas, debería estar totalmente prohibido por la legislación internacional y la propia legislación nacional. Cualquier naviero sensato sabe que no es posible mantener unas condiciones de vida y trabajo dignas, ni navegar con seguridad en tales condiciones.

La tripulación mínima de un barco no se debe fijar en función de un patrón de trabajo que tome como referencia el barco amarrado a puerto, en condiciones de calma y ritmos de trabajo de una oficina de tierra, sino que ese barco se ha de someter a condiciones muy adversas en la mar, a un régimen de constantes entradas y salidas en los puertos, de maniobras, de visitas intempestivas, de autoridades, inspectores, agentes, personal de la naviera, talleres, etc. Que no hay horas suficientes para el descanso y en consecuencia se crea un ambiente de fatiga permanente, que es una de las causas principales de los accidentes.  

Así pues, desde estas páginas denunciamos una vez más a quienes presionan para mantener este régimen de vida y trabajo a bordo, a quienes autorizan estas tripulaciones y a quienes por acción u omisión son cómplices de esta situación de riesgo evidente.

Condiciones mezquinas

Las denuncias formuladas por aquellos marinos que han navegado en este tipo buques  evidencias las que las retribuciones salariales que perciben son insultantes. indignas, y miserables. 

La falta de respeto hacia los profesionales de la marina civil, en todos sus rangos y categorías, debería ser tenida muy en cuenta a la hora de investigar y evaluar los accidentes. 

Un historial  lamentable

Hay navieras que a lo largo de su trayectoria empresarial han dejado un reguero de registros que son más que elocuentes.Así lo confirman algunas sentencias en firme En la red hay datos para demostrarlo. Todos los sectores tienen sus ovejas negras y el shipping español, no es una excepción.

 

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/betanzos/2017/10/31/mercante-119-metros-bautizado-betanzos/0003_201710H31C4995.htm

ttps://galicia.economiadigital.es/directivos-y-empresas/los-otros-negocios-navieros-de-fernandez-tapias-en-galicia_519128_102.html