32 marinos civiles muertos tras la colisión en alta mar entre un petrolero panameño y un bulkcarrier chino

AEMC.

08.01.2018

Varias fuentes.

 32 marinos civiles muertos tras la colisión en alta mar entre un petrolero panameño y un bulkcarrier chino, ambos de bandera de conveniencia. Treinta y dos personas resultaron desaparecidas ayer después de que colisionaran, en el mar de China Oriental, un carguero y un buque petrolero, que se incendió tras el accidente, según las autoridades chinas, que trataban de contener las filtraciones de hidrocarburos. A consecuencia del impacto el petrolero se ha incendiado convirtiéndose en un gran infierno de humo y fuego. Los 21 tripulantes del barco chino han podido ser rescatados en su totalidad.

 

 

Lugar y hora de la colisión: El choque tuvo lugar, en la madrugada del pasado domingo, a unas 160 millas náuticas al Este de Shanghai.

Barcos, armador, bandera, viaje:

Características:   Eslora total: 274 m. Manga: 50 m. Calado max. 17m. Tonelaje de Peso Muerto: 164.154. Nº IMO: 9356608. Fue construido en 2008

El petrolero iraní, de nombre, Sanchi, está abanderado en Panamá, aunque su propietario es el estado Iraní. Es operado por National Iranian Tanker Co (NITC), pero fue fletado por HanwhA Total Co, una compañía de Corea del Sur. A su vez Hanwha Total es una compañía participada al 50% por Hanwha Group, con base en Seoul y el gigante francés Total.

Viaje: el Sanchi, había zarpado el pasado 16 de diciembre del puerto del puerto de Assaluyeh, Irán, y se dirigía a un puerto de Daesan, Corea del Sur a dónde esperaba llegar el 7 de junio a las 12.00.

Carga: De acuerdo con la información facilitada por las autoridades chinas, el Sanchi transportaba unas 136.000 toneladas métricas (aproximadamente 1 millón de barriles) de un derivado del petróleo, de tipo ultra ligero, un hidrocarbono líquido que es utilizado en la industria petroquímica, que es altamente inflamable,

Vertido: A consecuencia de las vías de agua y boquetes producidos en el casco por las explosiones registradas tras la colisión, se ha producido un gran vertido de la carga petrolero.

El CF Crystal es un barco chino, abanderado en Hongkong, y no sufrió daños “que pongan en peligro su seguridad”.

Características: Eslora total: 225 m. Manga: 32 m. Calado max. 12,8m. Tonelaje de Peso Muerto: 75.725. Nº IMO: 9497050. Fue construido en 2011

Viaje: procedía de EEU y se dirigía al puerto chino de Busan en China.  

Carga.- Transportaba un cargamento de 64.000 toneladas de semillas,  

Muertos y heridos: a bordo del CF Crystal no se han registrado bajas personales

Búsqueda y rescate: Tanto China como Corea del Sur han enviado barcos y helicópteros a la zona del siniestro.

Limpieza vertido: Se han desplazado varios medios especializados para evitar un desastre ecológico en la zona.

Una zona de alto riesgo para la navegación:

El diario alemán, Die Welt, investigó los accidentes registrados en la zona marítima comprendida entre Indochina, Indonesia, la península de Malassia, la península de Corea y Japón, comprobando que al menos 33 buques se habían perdido en esa zona a lo largo de 2016.

El año pasado, el periódico alemán Die Welt llevó a cabo investigaciones que descubrieron que los mares del sur y este de China y los mares que rodean a Indochina, Indonesia, la península malaya, la península coreana y Japón eran los más peligrosos del mundo, por lo que la declara como zona altamente peligrosa para la navegación.

 

COMENTARIOS DE AEMC

En un día como hoy, la OMI, las grandes asociaciones de navieros, los gobiernos de los países como Panamá, China y otros que cobijan a las banderas de esclavistas de la mar, deberían pedir perdón públicamente a la comunidad de marinos civiles que son las víctimas potenciales y en este caso definitivas de sus actuaciones irresponsables en materia de Seguridad de la Vida Humana en la Mar. La retórica de sus discursos y de sus planes de seguridad, chocan frontalmente con lo que está ocurriendo en la mar, como ya hemos denunciado desde estas páginas en múltiples ocasiones. 32 muertes más en el haber de quienes han hecho de su bandera un trapo al servicio de lo que todos conocemos, suman muchas muertes. Aún no se han desvelado las causas aparentes del siniestro, pero a buen seguro que la suerte recaerá una vez en el error humano, ese que siempre navega. En los despachos de tierra no se cometen errores, y ahí está lo más grave, si hay o debería haber conciencia de lo que se está haciendo.