Según la resolución del MAPA, el estado de los terneros impide que puedan iniciar un nuevo viaje para ser exportados a otro país. Además, según la legislación de Sanidad Animal vigente, amparada en la normativa de la Unión Europea, está prohibida la importación de animales vivos en territorio comunitario procedentes de países terceros no autorizados «por motivos de sanidad», indican desde el MAPA. Por este motivo, la empresa no podría vender las reses en Libia, tal y como tenía previsto antes de recibir la orden de la Dirección General de la Marina Mercante de regresar a España.

Si finalmente el Elbeik no se hace cargo del sacrificio de los terneros, el MAPA llevará a cargo la operación de manera subsidiaria, como ya ocurrió con los animales a bordo del buque Karim Allah.