SE CONFIRMA EL FRACASO DE PALAO EN EL MUSEL

  • Print

Maersk logra un récord de movimiento de contenedores en su despedida de El Musel. La terminal de La Osa nunca llegó a las 298 unidades que movió el ´Rocío B´ el sábado La naviera dejó carga en tierra y prevé otra escala para el día 14

NACHO PRIETO/GIJÓN

El Comercio

 

La teoría de que Maersk deja El Musel por no poder atender adecuadamente su línea con Algeciras, y no por falta de negocio, parece confirmada tras la escala del ´Rocío B´, que logró el pasado sábado un récord de actividad en la terminal de los muelles de La Osa, pese a que se trataba de la última escala prevista. La naviera dejó mercancía en tierra y programa una nueva entrada, más allá de la fecha anunciada, el 2 de mayo, para abandonar El Musel. Según pudo saber este periódico, la nueva escala tiene ya poco menos que garantizado el movimiento de más de un centenar de contenedores, cantidad más que suficiente para justificar el atraque y desaconsejar el transporte por carretera hasta Bilbao. Entretanto, está anunciado para el viernes el estreno de la nueva línea de contenedores con Rotterdam que pone en marcha la naviera X-press Container Lines. Aunque ambas líneas toman en El Musel rumbos contrarios -una hacia el Sur (Algeciras) y otra hacia el Norte (Rotterdam)-, las dos buscan, en realidad, puertos distribuidores desde donde conectar con los más diversos destinos. De este modo, podrían llegar a competir por el mismo mercado si Maersk recupera interés por Asturias y decide mantener una conexión, aunque fuera con periodicidad superior a la semanal, para no renunciar o tener que canalizar a través de la carretera la importante demanda existente. De momento, hay dos anuncios oficiales: el inicio de la línea de X-press, el 6 de mayo, y la interrupción de las escalas de Maersk, a partir del pasado día 2. La escala de la línea de Algeciras el 14 de mayo, hoy por hoy, es sólo una expectativa razonable, al igual que la posibilidad de que se produzcan posteriormente entradas sin regularidad. Inicios en 2002 La Terminal de Contenedores de Gijón comenzó su actividad en febrero de 2002. Dicho año consiguió mover un máximo de 157 contenedores en una sola escala. En 2003, la operación con mayor actividad hizo mover 222 contenedores, entre carga y descarga, incluidos los embarques y desembarques de unidades vacías. La huelga de estibadores de los primeros meses de 2004 supuso un retroceso para la línea. Eso no impidió, sin embargo, que en el mes de mayo, es decir, nada más concluir el conflicto laboral que paralizó los muelles comerciales de El Musel, se registrase un movimiento de 274 contenedores en una escala. No se debió a una circunstancia normal del mercado. La interrupción dañó la confianza de los empresarios en el puerto gijonés y no se puede decir, como podría parecer, que la carga estaba esperando la reanudación del servicio. Un envío ocasional de ayuda humanitaria que salió de El Musel propició ese récord de movimiento, que se convirtió en un engañoso espejismo. Así estaban las cosas hasta el pasado sábado, día en que, teóricamente, Maersk habría de realizar la última escala de su línea entre El Musel y Algeciras. El récord anterior fue superado en 24 contenedores, ya que se alcanzó la cifra de 298. El buque ´Rocío B´ cargó o descargó más de 3.000 toneladas de mercancía contenerizada y dejó parte de la carga en el muelle. Por otra parte, para esta misma semana está prevista la llegada de más mercancía a la terminal de contenedores de los muelles de La Osa, a la espera de barco. En total, más de 100 contenedores que justifican una nueva escala, probablemente el sábado día 14. La mercancía contenerizada que El Musel suele embarcar está compuesta habitualmente por productos siderúrgicos. Los contenedores movidos en el puerto gijonés se caracterizan por tener un peso inusual. Lo normal es que un contenedor pese entre 13 y 14 toneladas, según indicaron a este periódico fuentes expertas, mientras que en El Musel se rozan los topes admisibles, algo más de 20 toneladas. Papel del gruista La productividad de las terminales depende, en gran medida, de la destreza de los gruistas, pero también del espacio, de la organización de los camiones para poner o quitar la carga al alcance de la grúa y, en menor medida, de la capacidad de los pórticos. El puerto de Algeciras, líder español por movimiento de contenedores, realiza una media de 24 movimientos a la hora. Los operadores consideran que lo normal es superar los 25, pero la terminal algecireña está saturada. Gijón no tiene problemas de espacio, pero la productividad se encuentra en torno a los 20 movimientos a la hora. En buenas condiciones, algunos operarios llegan a mover 40 contenedores a la hora. 2002: la Terminal de Contenedores de Gijón empezó a prestar servicio en febrero de 2002. El récord de ese año en una sola escala fue de 157 contenedores movidos. 2003: la línea de Algeciras alcanzó los 222 contenedores movidos en una escala. 2004: se alcanzó un nuevo récord con 274 unidades embarcadas o desembarcadas. 2005: el ´Rocío B´ movió el pasado sábado 298 contenedores y estableció una nueva marca.

 

COMENTARIOS DE AEMC

 

La huelga-ensayo propiciada por el Sr. Palao parece ser que fue el desencadenante en origen de que Maersk, la mejor naviera de contenedores del mundo, decidiese abandonar el puerto del El Musel. Los intentos por sustituir a Maersk por otras navieras, se han saldado con sucesivos fracasos. El Musel es hoy un puerto muerto, que sigue viviendo del trafico cautivo de Aceralia y cuatro térmicas. La linea ro-ro tampoco parece que haga avante. En fin, una gestión brillante con resultado negativo.