BRUSELAS RECHAZA COMPROMETER FONDOS PARA EL GRN MUSEL MAS ALLA DE 2006

  • Print

El Principado y la Autoridad Portuaria confiaban en conseguir dinero comunitario durante los cuatro años que durará la ampliación La Comisión Europea no comprometerá subvenciones con fondos de cohesión más allá de 2006. Esta decisión, que probablemente se hará oficial en octubre, supone un varapalo para los planes de ampliación de El Musel, cuyas obras licitó el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria con un plazo de ejecución hasta 2008. La ley exige a las administraciones disponer de fondos para contratar obras. En el caso de El Musel, preveían obtener la mitad de los fondos de la UE hasta 2008, pero sólo habrá hasta 2006. El director general de Política Regional de la Comisión Europea, Ranieri di Carpegna, ha informado al Ministerio de Economía de que Bruselas no comprometerá fondos de cohesión más allá de 2006. Estos fondos son imprescindibles para garantizar la viabilidad económica del proyecto de ampliación del puerto de El Musel, que contaba con poder recibirlos durante los cuatro años en los que se prevé que se ejecute la obra, entre 2005 y 2008. Bruselas adoptará en octubre una decisión sobre los fondos de cohesión que determinará la viabilidad financiera del proyecto. Los responsables comunitarios ya adelantaron al Ministerio dónde estará el límite, según informaba «El País», citando fuentes de la Comisión Europea. La restricción de Bruselas en el plazo de compromisos financieros puede suponer un duro revés para las previsiones de la Autoridad Portuaria de Gijón y del Principado. El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Gijón, con la asistencia del presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, aprobó el pasado 15 de julio la licitación de las obras de ampliación portuaria, reduciendo a cuatro los seis años inicialmente previstos para las mismas, para poder acceder a los fondos europeos (que se conceden sobre certificación de obra ejecutada al final de cada año). Los consejeros de la Autoridad Portuaria aprobaron la licitación sin conocer el informe económico que debe explicar cómo se pagarán las obras y que según el director de la Autoridad Portuaria, José Luis Díaz Rato, se hará recurriendo a un préstamo bancario de entre 190 y 220 millones de euros, a amortizar en 20 años. La ley de Contratos de las Administraciones Públicas obliga a disponer de la financiación antes de licitar las obras, lo que en el caso de Gijón ya se ha hecho (los constructores tienen de plazo hasta el cinco de octubre para ofertar). El proyecto de Gijón choca con el de La Coruña, cuyo alcalde, el socialista Francisco Vázquez, acusa al ex presidente de El Musel y actual secretario de Estado de Transporte, Fernando Palao Taboada, de favorecer a El Musel en el acceso a los fondos europeos. El proyecto coruñés tiene la desventaja de que la obra no se concluiría hasta 2013, debido a las duras condiciones de la mar. Por contra, la Autoridad Portuaria de La Coruña dispondría de 430.000 metros cuadrados de los actuales muelles, en pleno centro urbano y junto al mar, para vender para la construcción de viviendas, con lo que obtendrían unos 206 millones de euros. El Ejecutivo central también pretende renegociar el convenio con los ayuntamientos de La Coruña y Arteixo y la Autoridad Portuaria de la ciudad gallega, exigiendo la construcción de viviendas sociales en los actuales muelles, en lugar de la promoción libre, que es la que dejaría las plusvalías previstas.