REGASIFICADORA. Y SU IMPACTO AMBIENTAL

  • Print

https://www.boe.es/boe/dias/2021/05/18/pdfs/BOE-A-2021-8255.pdf

 

Martes 18 de mayo de 2021

 

MINISTERIO PARA LA TRANSICIÓN ECOLÓGICA Y EL RETO DEMOGRÁFICO

 

8255   Resolución de 28 de abril de 2021, de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, por la que se formula la declaración de impacto ambiental del proyecto «Planta regasificadora de gas natural licuado en el Puerto el Musel, Gijón (Principado de Asturias)»

 

 

Antecedentes de hecho

El promotor del proyecto «Planta Regasificadora de Gas Natural Licuado en el Puerto El Musel, Gijón (Principado de Asturias)» inicialmente era Enagás, S.A. siendo el órgano sustantivo la Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. El proyecto obtuvo declaración de impacto ambiental por la Resolución de 18 de septiembre de 2008, de la Secretaría de Estado de Cambio Climático, por la que se formula declaración de impacto ambiental del proyecto de planta de regasificación de gas natural licuado de El Musel, Gijón (Asturias) publicada en el BOE número 250, de 16 de Octubre de 2008 y autorización administrativa previa para la construcción de la instalación otorgada a Enagás S.A. a través de Resolución de la Dirección General de Política Energética y Minas, de 29 de diciembre de 2008. Las obras de construcción de las instalaciones comenzaron en 2010 y finalizaron en 2012. Posteriormente, mediante sentencia número 364, de 31 de julio de 2013, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJ) anuló la Autorización Administrativa de la planta, sentencia que fue ratificada en casación por el Tribunal Supremo en fecha 29 de febrero de 2016. Por último, el TSJ de Madrid en su Auto número 270 de 16 de octubre de 2017 estableció que «Se considera ejecutada en su totalidad la sentencia de este P.O. número 1049/2009 con la mera declaración de nulidad de la autorización de la construcción de la planta y con su posterior y consecuente hibernación de la planta regasificadora, que consta en la pieza por informe-oficio del MINETAD, sin necesidad de demolición u otra actividad». Además, en dicho auto se indica: – «Que en cualquier caso, una eventual convalidación de la legalidad de lo construido no podría ser automáticamente concedida por la Administración, sino que debería seguirse un nuevo procedimiento administrativo en que se revisara la procedencia de la planta, se elaborase un nuevo Estudio de Impacto Ambiental que debería dar lugar a una nueva Declaración de Impacto Ambiental» … Posteriormente, Enagás solicitó nueva autorización en relación con la planta al amparo del Real Decreto 335/2018, de 25 de mayo, por el que se modifican diversos reales decretos que regulan el sector del gas natural. La presente declaración de impacto ambiental se integra dentro de dicho procedimiento autorizatorio.

 

Alcance de la evaluación

La presente evaluación ambiental se realiza sobre la documentación presentada por el promotor, Enagás Transporte, S.A.U., para el proyecto «Planta regasificadora de GNL en el puerto El Musel, en Gijón (Principado de Asturias)», y se pronuncia sobre los impactos asociados al mismo, así como, los efectos sobre los factores ambientales derivados de su vulnerabilidad. Se incluye asimismo en la evaluación el proceso de participación pública y consultas.

Con posterioridad, Enagás presenta documentación que indica la intención de que la planta cumpla con funciones logísticas, sin que, afirma, ello suponga modificaciones sustanciales en el proyecto.

Este proyecto se evalúa en aplicación de la Disposición Adicional Decimosexta de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental y por consiguiente se realiza una evaluación prospectiva de la parte no realizada del proyecto (explotación y desmantelamiento).

Por consiguiente, la evaluación se centra exclusivamente en la fase de funcionamiento y de abandono de la instalación, ya que, como se ha indicado en el apartado anterior, la planta finalizó su construcción en 2012 aunque nunca llegó a entrar en funcionamiento por la posterior anulación de la autorización administrativa.

No comprende el ámbito de la evaluación de seguridad y salud en el trabajo, ni de seguridad química e industrial, ni de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas, que poseen normativa reguladora e instrumentos específicos.

1. Descripción y localización del proyecto.

Inicialmente, la planta de regasificación tenía como misión la recepción de gas natural licuado (GNL), transportado en buques metaneros, su almacenamiento y posterior vaporización para inyectarlo a la red básica de gasoductos. En las condiciones actuales, el promotor del proyecto de explotación, Enagás Transporte S.A.U, justifica la necesidad de funcionamiento de la planta en diferentes aspectos, destacando que paralelamente a la recuperación de la demanda internacional después de la recesión económica, se produce un importante desarrollo del mercado mundial de GNL generándose nuevas demandas o consumos internacionales por razones logísticas, de mercado o nuevos tipos de consumo como el bunkering.

Este desarrollo, unido a la estrategia de geolocalización de la península ibérica aflora la necesidad de disponer de capacidad de almacenamiento GNL para la prestación de servicios logísticos a largo plazo, pudiendo funcionar El Musel como plataforma logística del sistema con un compromiso de contribuir a la necesidad de suministro en caso de necesidad, sin que ello suponga un coste adicional al sistema.

El terminal es capaz de garantizar el envío de gas a la red general en operación con y sin descarga de barco. La capacidad nominal de envío de esta terminal es de 800.000 Nm3 /h aunque se diseñó previendo un posible incremento futuro de capacidad a 1.200.000 Nm3 /h sin necesidad de ampliar los colectores principales.

La instalación está diseñada para la descarga de buques metaneros con una capacidad entre 50.000 m3 y 260.000 m3, atracando en el muelle un buque cada vez.

El almacenamiento de GNL se realiza en 2 tanques, cada uno con una capacidad de 150.000 m3 , disponiéndose de espacio e infraestructura de conexiones para un tercer y un cuarto tanques adicionales del mismo tipo, para una posible ampliación futura.

Los tanques son de tipo contención total, de cemento exterior con pared interna de acero-níquel al 9%. Cada uno de ellos presenta 52,73 m de altura y 74,95 m de diámetro inferior, e incluye un depósito de níquel al 9% para confinar el gas natural dentro de un muro externo de cemento, y entre ambos una capa de material aislante para impedir la entrada de calor. El confinamiento criogénico del GNL en el tanque interno queda asegurado por el techo suspendido. Una cubierta de cemento armado impide que el vapor pase a la atmósfera.

El terminal dispone de 2 tipos de vaporizadores: 4 vaporizadores «Open Rack» con agua de mar y un vaporizador de combustión sumergida, todos ellos con una capacidad nominal de 200.000 Nm3 /h. 

Los vaporizadores «Open Rack» están constituidos por paneles verticales de tubos aleteados por cuyo interior circula el GNL, calentados en el exterior por una cortina de agua de mar. La caída de temperatura del agua de mar no será nunca mayor a 5 ºC. – El vaporizador de combustión sumergida es un intercambiador de calor indirecto. El fluido caliente es agua calentada por el barboteo de los gases de combustión de fuel gas antes de su salida por la chimenea. El GNL circula por el interior de un serpentín formado por tubos lisos, que está sumergido en el mencionado baño de agua caliente. Dispone de una chimenea de 10 metros. En operación normal trabajan los vaporizadores «Open Rack» y el de combustión sumergida queda como reserva de éstos. Para alcanzar el caudal nominal de envío de 800.000 Nm3 /h estarán en operación 4 vaporizadores.

Aunque la planta de regasificación está diseñada para evitar en lo posible la emisión de gas natural a la atmósfera por motivos medioambientales y económicos, sin embargo, por motivos de seguridad la instalación dispone de una antorcha de 74 metros para quemar con seguridad cualquier exceso de gas que pudiera producirse en el sistema.

Las instalaciones ocupan una superficie aproximada de 186.000 m2 ubicadas en terrenos concesionales de la Autoridad Portuaria de Gijón en el puerto El Musel, en el término municipal de Gijón (Asturias).

2. Tramitación del procedimiento.

Con fecha de 11 de febrero de 2019, tiene entrada en la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, solicitud de inicio de procedimiento de evaluación de impacto ambiental del proyecto «Planta regasificadora de GNL en el puerto El Musel, en Gijón (Principado de Asturias)», remitida por Enagás Transporte S.A.U. como promotor, siendo la Dirección General de Políticas Energéticas y Minas del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (en adelante MITERD) el órgano sustantivo.

Una vez analizado el expediente, se detecta la ausencia del apartado referente a la vulnerabilidad del proyecto ante el riesgo de accidentes graves o catástrofes. Por consiguiente, mediante oficio de 4 de abril de 2019, se solicita al órgano sustantivo a que inste al promotor a la subsanación del estudio de impacto ambiental (en adelante EsIA), y que una vez completado el mismo se recaben los informes de los órganos competentes que se enumeraban en el oficio, ya que estos no conocían la nueva información obrante en el expediente.

El 22 de julio de 2019, se recibe tanto el nuevo estudio de vulnerabilidad como los informes correspondientes. Tras el análisis técnico de la documentación aportada, mediante oficio de 30 de julio de 2019, se requiere al promotor la aclaración de varios aspectos incluidos en el EsIA además de solicitar la elaboración de un estudio de aceptación social.En respuesta a dicho requerimiento el promotor aportó nueva documentación el 31 de octubre de 2019, incluyendo un nuevo estudio de vulnerabilidad diferente al anteriormente presentado y con una metodología distinta, sin bien, ambos realizados en base a la misma documentación. Este órgano ambiental, comprobando que el nuevo estudio de vulnerabilidad aportaba nueva información sobre el proyecto, consideró oportuno consultar al órgano sustantivo sobre su contenido técnico, al incluirse un nuevo escenario, esto es, «Rotura total de un brazo de descarga de GNL PX-301 A/B/C».

La consulta al órgano sustantivo se realizó mediante oficio de 28 de julio de 2020. El órgano sustantivo consultó a los organismos competentes sobre el nuevo escenario remitiéndole la nueva documentación aportada por el promotor y recabó nuevos informes que remitió al órgano ambiental el 21 de enero de 2021. Durante el análisis de la documentación, concretamente del análisis de las alegaciones presentadas en el trámite de información pública, se detecta que se plantea la duda sobre la vigencia o no del régimen de distancias mínimas a poblaciones, establecido por el Decreto 2414/1961, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (en adelante BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO Núm. 118 Martes 18 de mayo de 2021 Sec. III. Pág. 59391 cve: BOE-A-2021-8255 Verificable en https://www.boe.es RAMINP).

Esta cuestión es la que, en su día, había dado lugar a la Sentencia de Tribunal Superior de Justicia de Madrid número 364 de 31 de julio de 2013 mencionada en los antecedentes de hecho. Ante estas alegaciones, la entonces Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental elevó consulta a la Abogacía del Estado el 26 de julio de 2019. La Abogacía del Estado emitió informe 735/2019 en el que afirma lo siguiente: «A juicio de esta Abogacía del Estado, el conflicto entre las normas que plantea el Director General en la vigencia o derogación del Reglamento de Actividades, Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas debe resolverse a favor de la vigencia de esta norma, condicionando su derogación a la aprobación de por cada Comunidad Autónoma de su normativa en la materia. Si bien la Ley 34/2007, de 15 de noviembre deroga el citado Reglamento, mantiene su vigencia en las Comunidades Autónomas y Ciudades con Estatuto de Autonomía, hasta el momento en que estos aprueben su propia norma sobre la materia, … La Ley 34/2007, de 15 de noviembre, reconoce la vigencia temporal del Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas.» Por tanto, la Abogacía del Estado señala que, si bien debe afirmarse la vigencia del RAMINP, esta se hallaría condicionada a su derogación o no por la normativa autonómica. En relación con esta cuestión el promotor presenta dos informes. Asimismo, se recibe el 20 de enero de 2020, informe de la Consejería de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático del Principado de Asturias trasladando informe específico de la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático en el que se afirma:

«1) El Reglamento de actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas (RAMINP), aprobado por Decreto 2414/1961, de 30 de noviembre, sí está en vigor en el Principado de Asturias.

2) El régimen de distancias que estableció el RAMINP en su día (distancia mínima de 2000 metros de instalaciones fabriles insalubres o peligrosas al núcleo más próximo de población agrupada) no está en vigor en el Principado de Asturias, al haber dictado su inaplicación la Ley 11/2006, de 27 de diciembre …» Por tanto, según la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, competente en la materia, aun cuando el RAMINP se halla aún en vigor en su territorio, el régimen de distancias en él establecido ya no lo estaría. Esta conclusión es coherente con la propia Sentencia del TSJ de Madrid en 2013, que reconocía que el régimen de distancias del RAMINP, ya entonces, había sido derogado en Asturias por mor de la Ley 11/2006, de 27 de diciembre. Sin embargo, anulaba la autorización de la planta debido a que este régimen se encontraba aún en vigor cuando se inició aquel procedimiento autorizatorio. Así, la citada Sentencia apuntaba: «La conclusión que cabe extraer de tales argumentos es que el Reglamento de 30 de noviembre de 1961, era de aplicación al proyecto de la planta Regasificadora del Puerto Del Musel en atención a la fecha fijada anteriormente de inicio del procedimiento administrativo de autorización pues a esa fecha, 11 de mayo de 2006, ya indicada por la actora, los Verdes de Asturias, no había entrado en vigor la Ley 11/2006, de 27 de diciembre, del Principado de Asturias.»

De cualquier modo, aun cuando la cuestión de la aplicabilidad de las distancias del RAMINP se ha suscitado en el procedimiento de evaluación ambiental y, dados los antecedentes de este proyecto, es relevante recoger esta información en esta resolución, es al órgano sustantivo al que corresponde valorar los aspectos relacionados con la autorización de la planta.  Análisis técnico del expediente.

a. Análisis de alternativas.

La nueva planta de regasificación de El Musel en Asturias estaba incluida en la revisión de la planificación energética para el período 2005-2011 elaborada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en marzo de 2006 donde se recoge la necesidad de nuevos puntos de entrada de gas en España.

La ejecución de la planta fue adjudicada al promotor, Enagás S.A., por la Resolución de 8 de noviembre de 2006 de la Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, indicando en la misma la ubicación de la instalación situándose sobre terrenos previamente antropizados y acondicionados para tal uso, rodeados de un gran entramado industrial y de diferentes infraestructuras.

De conformidad con lo establecido en el artículo 4 de la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos la planificación de la capacidad de regasificación necesaria para abastecer el sistema gasista tiene carácter obligatorio. Por esta razón, en el examen inicial de alternativas del EsIA sometido al procedimiento de evaluación previo a la autorización sustantiva de la instalación de 29 de diciembre de 2008, Enagás S.A., no valoró la alternativa cero o de no actuación y fue evaluada en su momento de forma favorable respecto a la alternativa vigente en lo referente a la ubicación y al diseño.

El promotor, según se recoge en la Resolución de 18 de septiembre de 2008, de la Secretaría de Estado de Cambio Climático, por la que se formula declaración de impacto ambiental del proyecto de planta de regasificación de gas natural licuado de El Musel, Gijón (Asturias) publicada en el BOE número 250, de 16 de octubre de 2008, informaba que «la alternativa de ubicación se estableció en la “Planificación de los Sectores de Electricidad y Gas (2002-2011). Revisión 2005-2011”, para designar un lugar concreto por parte del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio se han estudiado con carácter previo y atendiendo a cuestiones medioambientales, de seguridad y de ordenación del territorio, diversas alternativas, seleccionando la ubicación de El Musel como la más idónea».

Respecto a la alternativa de diseño informa que esta responde a la selección de las mejores técnicas disponibles y últimas tecnologías de proceso tanto desde el punto de vista de respeto medioambiental como de seguridad, por lo que no se han considerado alternativas que serían menos eficientes en ambos aspectos. En la actualidad la planta ya está construida, de manera que las alternativas que se han incorporado para su valoración en el EsIA se circunscriben exclusivamente a la fase de la explotación y a la fase de demolición al final de la vida útil del proyecto.

El promotor descarta la alternativa cero porque considera necesaria la instalación de esta planta y justifica su necesidad de funcionamiento apoyándose en valores de incremento de la demanda y en su funcionamiento como centro logístico dada su ubicación estratégica, aspecto que, en todo caso, excede de la evaluación de las afecciones ambientales, y debe ser valorado por el órgano sustantivo en el procedimiento de autorización administrativa.

 

TEXTO COMPLETO

 

https://www.boe.es/boe/dias/2021/05/18/pdfs/BOE-A-2021-8255.pdf