La alcaldesa de Gijón y vicepresidenta de la Autoridad Portuaria, Ana González, consideró que la apuesta de Proyectos de Economía Circular (Preco) por instalar en el puerto de El Musel una de sus fábricas para obtener combustible a partir de residuos de plástico es “una gran noticia en un momento delicado (para el Puerto), puesto que estaban descendiendo los graneles y por lo tanto era necesario buscar nuevas alternativas y oportunidades y eso es lo que están haciendo”.

Preco, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, impulsa un proyecto para producir unas 50.000 toneladas de combustible a partir de 100.000 de plásticos industriales mediante pirólisis –su descomposición a altas temperaturas en una atmósfera carente de oxígeno– en una primera fase del proyecto que estará operativa previsiblemente en el plazo de dos años. En una segunda fase se duplicará la producción. La inversión conjunta de ambas fases supera los 120 millones de euros; 74 millones inicialmente para las primeras lineas de producción y elementos comunes a ambas fases y 50 millones para duplicar la capacidad productiva. El proyecto fue captado por el Idepa el pasado verano y la empresa ya ha expresado al Puerto su interés por una parcela de 30.000 metros cuadrados, ampliable en otros 20.000 en la segunda fase. Inicialmente se crearían entre 70 y 90 empleos.

 
 

“La Autoridad Portuaria de Gijón, su equipo directivo con el presidente a la cabeza, creo que se caracterizan como personas muy activas y muy preocupadas por tener un puerto dinámico, que atraiga nuevas inversiones y que además se alinee con las nuevas estrategias europeas. En ese sentido, que Preco venga a instalarse aquí es importante, no sólo por el empleo que crea, sino porque su propuesta nos centra también en un modelo de economía circular al recuperar los plásticos y convertirlos en combustible”, señaló la Alcaldesa.

Ana González también mostró su satisfacción por los proyectos ligados a la producción de hidrógeno verde en Asturias, con un potencial para crear 1.500 puestos de trabajo, proyectos en los que el puerto de El Musel también puede jugar un papel para la exportación de ese gas a países del norte de Europa.