Nadal ‘legaliza' la regasificadora asturiana de El Musel

Nadal ‘legaliza' la regasificadora asturiana de El Musel

  • Desbloquea dos gasoductos de Enagás en la interconexion con Francia, pese al expediente abierto por la UE sobre el monopolio de esta compañía en dichos proyectos

CARMEN MONFORTE 

CINCO DÍAS

MADRID

09-03-2017 11:34

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, junto al presidente de Enagás, Antonio Llardén (Efe)

El Ministerio de Energía ha remitido a la CNMC un proyecto de real decreto por el que se regulan diversos aspectos del sistema gasístico que permitirá, entre otros, legalizar de la polémica regasificadora de El Musel (Gijón). Esta instalación, la única en situación de hibernación en España (esto significa que no está operativa pero se le retribuyen los costes de inversión y el mantenimiento), fue declarada ilegal hace un año por el Tribunal Supremo.

 Este dictó una sentencia en marzo de 2016 contra la autorización administrativa que el Ministerio de Industria había otorgado a Enagás para la construcción de dicha planta. El litigio fue iniciado en 2009 por Los Verdes de Asturias, quienes denunciaron que Enagás había solicitado las autorizaciones estando aún vigente el reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (Raminp), de 1961, que prohibía la construcción de este tipo de plantas a menos de dos kilómetros de núcleos de población (en este caso, de Muselín, en Gijón). Enagás argumentó que este reglamento, aunque vigente en el momento de pedir la autorización, ya había sido derogado cuando recibió los permisos (en 2008 y 2009) y se construyó la planta.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads

Para el operador del sistema y transportista, la única manera de recuperar El Musel, que ha seguido recibiendo su retribución, era iniciar un nuevo procedimiento de autorizaciones. Pero para ello era necesaria una norma como la que ahora tramita el ministerio que dirige Álvaro Nadal.

Aunque no menciona expresamente a El Musel, el citado real decreto permite la construcción de las instalaciones que “tuviesen aprobado el proyecto de ejecución antes de la entrada en vigor del Real Decreto Ley 13/2012, que estableció una especie de moratoria para muchos proyectos. Todas aquellas podrán solicitar el acta de puesta en servicio “a los solos efectos de causar derecho al cobro de una retribución transitoria, dejando en suspenso su efectiva puesta en marcha”. Asimismo, “el Gobierno podría restablecer reglamentariamente la tramitación de dichas instalaciones”.

Fuentes del sector reconocen que, aunque el proyecto de real decreto no alude expresamente a El Musel, “parece estar pensado para esta planta”. Sin embargo, no faltan dudas al respecto, pues la regasificadora asturiana tiene anulada su autorización administrativa previa, y la transitoria tercera de la ley de 2012, que viene a desarrollar el nuevo real decreto, solo es de aplicación a plantas a las que a la entrada en vigor de aquella norma les faltase solo el acta de puesta en servicio” y no a plantas a las que, como en el caso de El Musel, tengan pendiente su entera legalización, incluida la autorización administrativa previa.

Desbloqueada la interconexión

Todo ello supone que, además de dar luz verde a El Musel, el levantamiento de parte de la moratoria que pesa desde 2012 sobre varios gasoductos de transporte y estaciones de regulación, “hasta la aprobación de un nueva nueva planificación energética”. La suspensión de aquellas tramitaciones se justificaron hace cinco años por la sobrecapacidad del sistema. Su levantamiento responde ahora “al riesgo inminente en la seguridad de suministro o el impacto negativo en el sistema gasístico” y a la necesidad de “impulsar el proyecto Midcat (ahora STEP) de interconexión con Europa promovido por la UE”. Se trata de los gasoductos Martorell-Figueras, tramo norte (Hostalric-Figueras);el de Figueras-Frontera Francesa y la estación de compresión de Martorell. Estas instalaciones, una vez construidas, pasarían a disfrutar los beneficios de la hibernación.

Sorprende que el restablecimiento de la tramitación de estos gasoductos de transporte (todos ellos de Enagás) se apruebe antes de que se haya resuelto el expediente que la Comisión Europea mantiene contra España por el monopolio de Enagás y REE en los proyectos de interconexión energética.

El STEP incluye un gasoducto de 224 km (unos 120 km a cada lado de la frontera) y una estación de compresión en el lado español. La inversión estimada asciende a 472 millones de euros.

 

Peajes especiales para carga de buques

El proyecto de real decreto que regula distintos aspectos del sistema del gas, establece una nueva estructura de los peajes que pagan los buques de gas natural licuado (GNL) y los almacenamientos. Así, se fijarán peajes específicos para productos agregados que se ofrezcan en más de una planta o que sumen varios servicios con la posibilidad de aplicar coeficientes multiplicadores o reductores para productos de duración inferior o superior al año.

En cuanto al peaje de descarga de buques, este podrá ser diferente para cada regasificadora, “lo que permitirá dar señales económicas necesarias para conseguir una distribución equilibrada de las entradas de GNL entre las seis plantas operativas”.

Se crea un peaje de carga de GNL, peaje de bunkering y de puesta en frío, muy importante “para facilitar la implantación del GNL como combustible marino e incrementar el uso de las regasificadoras”.

Con objeto de no encarecer el coste por unidad de energía para los buques de pequeño tamaño, se establecen cuantías diferentes para barcos con capacidad menor o mayor a 15.000 m3 de GNL, habilitándose para disminuir el término fijo de los buques más pequeños y hacer económicamente viables estas operaciones. Se da un tratamiento específico a las operaciones de puesta en frio, situaciones muy singulares en las que se cargar GNL por primera vez en un buque y que requieren una operativa muy diferente a la carga ordinaria. Se fija la posibilidad de aplicar reducciones en el peaje cuando se efectúen un determinado número de operaciones al mes, al trimestre o en un año. Asimismo se crea un peaje para carga de cisternas.