El Musel dedicó más de 113 millones a gastos financieros por la ampliación

EL COMERCIO: 7.7.2016

 

Nacho Prieto

Se inserta en el mencionado diario como Publicidad

 

Pasó de 273.771 euros al inicio de las obras en 2005 a 13,5 millones en las cuentas del pasado año, lo que supone casi cincuenta veces más

NACHO PRIETO

Era previsible que una ampliación que prácticamente duplicó el espacio portuario gijonés supondría un endeudamiento importante y, consiguientemente, también una elevación espectacular de los gastos financieros, pero el dato, por esperado, no deja de ser llamativo y hasta preocupante, como lo demuestra el hecho de que los responsables portuarios tengan la refinanciación de las inversiones entre sus objetivos principales.

Según las cuentas de El Musel recogidas en las memorias anuales de la Autoridad Portuaria de Gijón, el gasto financiero se multiplicó por cincuenta entre 2005, fecha del inicio de la construcción del superpuerto, y el pasado año, si bien el récord hasta ahora se produjo el año en que se inauguraron las obras, 2011, que registró un gasto financiero de 16,8 millones de euros.

En total, desde 2005 hasta 2015 la Autoridad Portuaria de Gijón afrontó unos gastos financieros que superan ligeramente los 113 millones de euros. A efectos comparativos, cabe recordar que la liquidación total de la obra, por importe de 623.458.130 euros, más 85.667.526 euros correspondientes a la preceptiva actualización de precios en las obras plurianuales, se produjo con carácter provisional el 4 de noviembre de 2011 y se elevó a definitiva, transcurrido el periodo de garantía, en reunión del Consejo de Administración celebrada el 10 de septiembre de 2012.

16% del importe total

Los 113 millones de gastos financieros suponen, por lo tanto, casi el 16% del importe total de la obra civil. Dos son los créditos principales firmados por la Autoridad Portuaria de Gijón para financiar la ampliación de El Musel. El de mayor cuantía es el concedido por el Banco Europeo de Inversiones, por importe de 250 millones de euros, que ya ha empezado a ser amortizado. El segundo es el de Puertos del Estado, del que se acaban el febrero próximo los siete años previstos de carencia. Durante ese periodo solo se pagaron intereses, al 3,302%, lo que supuso 7,12 millones de euros al año.

Según las cuentas aprobadas por la Autoridad Portuaria de A Coruña, el interés abonado en Galicia por un crédito similar durante el pasado año fue el 2,3% anual.

Con ese mismo tipo, El Musel hubiera abonado en 2015 unos intereses de 4,9 millones, en vez de los citados 7,1, es decir, que hubiera ahorrado la nada desdeñable cifra de 2,2 millones de euros.

La refinanciación de la deuda de El Musel es uno de los asuntos actualmente conflictivos entre la Autoridad Portuaria de Gijón y el Organismo Público Puertos del Estado. El argumento gijonés consiste en que el interés que se está pagando no es razonable en las actuales condiciones del mercado financiero y que la mediación del organismo coordinador del sistema portuario español para afrontar el sobrecoste no debe ser equiparable al negocio de una entidad de crédito.

El asunto sigue sin acuerdo porque, según ha trascendido, Puertos del Estado quiere forzar la enajenación de acciones de la terminal de graneles de El Musel (EBHI). El pulso, como queda dicho, supone para el puerto gijonés, que arrastra serios problemas financieros, una pérdida de 2,2 millones de euros al año