EL MUSEL.- Las "Gargantas Profundas" agitan el caso del Puerto del Musel en la Audiencia Nacional.

 Hace muchos años que la Asociación Española de la Marina Civil (AEMC) dejó constancia en estas páginas los despropósitos y excesos que se estaban cometiendo en el puerto de El Musel. En nuestra opinión, tanto el proyecto como la forma de ejecutarlo resultaban escandalosos. El despilfarro era evidente. Los personajes principales conocidos, algunos galácticos, eran los mismos de siempre y actuaban como siempre. La reata de  proyectos, derroches y dudosas actuaciones administrativas realizadas llamaban la atención. Advertimos que  regasificadora de Gijón, levantada muy cerca del núcleo poblacional de El Muselín, era un peligro,  y además   innecesaria. El Tribunal Supremo ha confirmado, hace unos días, que la mencionada regasificadora fue construida ilegalmente. Su coste  final ha sido de unos 500 millones de euros. También ha confirmado la ilegalidad de la  depuradora de aguas de la zona Este, con un coste de unos 300 millones. El fiasco del puerto seco de Venta de Baños (Palancia), que se saldó con cuantiosas pérdidas. También se les fue de las manos el presupuesto de construcción del Nuevo Hospital e Asturias.  El famoso y abortado metrotrén de Gijón, que según lo publicado por la RTPA es “un túnel de 3,9 kilómetros de longitud que está a punto de cumplir nueve años a la espera de vías y trenes que le den sentido. Esta infraestructura, sin utilidad, ha consumido ya más de 138 millones de euros al erario público. Ése es el precio de su construcción que se prolongó hasta diciembre de 2006 y que arrancó en 2003 con la adjudicación de la obra. Una cantidad a la que hay que sumar otros 644.000 euros.” Con respecto a este asunto es recomendable leer en el diario La Nueva España el siguiente artículo “Geografía asturiana del despilfarro”

 http://www.lne.es/asturama/2012/10/03/geografia-asturiana-despilfarro/1306629.html.

 A los ya señalados habrá que añadir otras obras que parecen responder al mismo patrón. Museo Niemeyer, en Avilés, Centro Calatrava en Oviedo, Air Asturias. El extraño caso Manglano, el caso Marea, etc.

 Sería muy deseable que la Justicia pueda seguir adelante y concluir sus indagaciones. Este país después de padecer tantos y tan duros sacrificios, debería, al menos, conocer la verdad y ver como las responsabilidades, si las hay, sean tratadas como corresponde en un estado de derecho.

Los abundantes casos de corrupción registrados en las Autoridades portuarias, con muchos ingenieros de caminos implicados, ponen de manifiesto la atmosfera en la que se gestó la crisis económica que aún estamos padeciendo. El coste social ha sido muy elevado, pero tan grave  o más ha sido el resquebrajamiento de la honradez institucional, puesto que si los referentes se emponzoñan, los efectos sobre el funcionamiento general del país son inevitables. La corrupción lamentablemente se ha extendido a todas las capas sociales. Y ese cáncer o se ataja o la crisis se convertirá en una enfermedad crónica.  

La revista PUERTOS Y NAVIERAS se hace eco de la situación:

Las "Gargantas Profundas" agitan el caso del Puerto del Musel en la Audiencia Nacional.
 
Arecistas, Fomento y Puertos del Estado.

Publicado en REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 09/12/2015

El porqué de la oposición al nombramiento de José Luis Barettino.

Las denuncias del OCAN, el observatorio contra la corrupción de Asturias, diversas organizaciones y personalidades como Raimundo Abando, expresidente de Avilés desvelan cada día más aspectos del caso.

El caso del Musel está en todos los medios locales de Asturias. En el se mezclan muchos protagonistas nacionales: las constructoras Dragados de ACS- de Florentino Pérez, en UTE con FCC, SATO (OHL- de Villar Mir). Las canteras de Tudela Veguín (Grupo Masaveu). Los ex ministros Francisco Álvarez Cascos, y Magdalena Álvarez. Su altos cargos, Fernando Palao, presidentes de puertos como Navas, y Llorca, consejos de administración y técnicos. Todo un elenco de nombres importantes y de políticos como el expresidente del Principado, Ramón Areces, que nombró al equipo del puerto que aprobó y supervisó la construcción de la ampliación del Musel.

El nombramiento de José Luis Barettino como Director del Puerto de Gijón ha sido visto por los demás poderes en el puerto y en Madrid como una declaración de intenciones, de defender a los Arecistas. Es decir los fieles al expresidente de Asturias, Ramón Areces, personificados en la figura de Belén Fernández, consejera del actual Gobierno asturiano. Defenderlos en la causa que el juzgado nº 3 de la Audiencia Nacional que investiga fruto de la denuncia de la Oficina Antifraude Europea, la OLAF, los sobrecostes de la obra del Musel.

José Luis Barettino es para los poderes centrales el nº3 del puerto en la época en que se aprobó y construyó el Musel, en su calidad de secretario general y del consejo de administración de la AA.PP de Gijón, y presente en documentos tan decisivos como en el Pliego de Clausulas Administrativas Particulares, el PCAP, que regía el proyecto de las obras y que co-firma el 15-7-2004 con el presidente Fernando Menéndez Rexach, o la mesa de contratación de 3-1-2005, que decide qué proyecto a aprobar, y donde ante la delegación en el abogado del estado Alcoba Arce del representante de Puertos del Estado son mayoría los representantes de la AA.PP. Para la Intervención del Estado esas reuniones que aprobaron los precios del gran modificado de obra antes de su aprobación oficial son la clave del caso. En todas estaba Barettino.

 
El caso, que ya lleva sustituidos a tres jueces de la Audiencia Nacional, alguno tan mediático como el juez Bermúdez que admitió a trámite la querella de OCAN-Podemos, está vivo por al decir de las acusaciones populares por la "vigorosa" acción del fiscal, que recordemos que tiene como superior jerárquico al Fiscal General del Estado, y en último caso al ministro de Justicia que no es otro que Rafael Catalá, antiguo secretario de Estado en el ministerio de Fomento que dirige la ministra de Fomento, Ana Pastor. Catalá conoció el caso del Puerto de Gijón al llegar el informe de la OLAF a finales de 2013 al Ministerio de Fomento estando en su cargo de secretario de Estado de Infraestructuras.

Casualidad que añadida a la opinión de la ministra Ana Pastor entonces de que el tema "era muy grave", da para que según los que saben, los Arecistas se sientan especialmente incómodos.

El fiscal del caso lo está llevando con verdadero celo y está haciendo las preguntas clave en las comparecencias, a juicio de los abogados de la acusación. A ello se une que haya una o varias "gargantas profundas" que estén suministrando información al fiscal y al juez que les obliga a actuar. La última información candente son 61 actas sacadas de la UTE que construía el puerto, según publica La Nueva España, acreditarán que los constructores del puerto ya estaban preparando el modificado de obra, antes casi de empezar a construirlo. Un detalle que se une a la declaración del ejecutivo de la UTE que ha tenido que alegar que los áridos de la cantera de Tudela-Veguín no salían gratis sino que le habían hecho 80 millones de euros de trabajo sin facturar. El juez y el fiscal ante tal declaración han tenido que remitir por un lado el posible delito fiscal a las autoridades competentes, y pensar si este asunto daba para ser separado del caso.

 En resumidas cuentas, por un lado el fiscal actúa, con la anuencia o por lo menos sin el veto del Gobierno, del Ministerio de Fomento o del Ministerio de Justicia. El caso se complica y se abre una guerra ya no solo entre los responsables del puerto, los responsables políticos tanto de la CCAA, del puerto, como del Ministerio en Madrid en la persona de Magdalena Álvarez, Fernando Palao y Mariano Navas, los cargos que estaban en el poder cuando se aprobó el reformado.


El presidente entonces Menéndez Rexach y su director José Luis Diaz Rato alegaron que se reunieron dos veces con Fernando Palao, secretario gral. de Fomento y Mariano Navas presidente de Puertos del Estado, en aquel entonces para mantenerlos informados del reformado de obra que supuso un sobre coste de 216M€.

Además ahora parece que entra en liza Francisco Álvarez-Cascos bajo cuyo mandato y antes de marzo de 2004 se había tramitado el proyecto de ampliación del puerto, que no su financiación y su puesta en marcha definitiva, nadie sospechaba el vuelco político tras el atentado del 11M. En aquella etapa el presidente de Puertos del Estado era el actual, José Llorca, y parecería que los Arecistas querrían emplearse contra ese flanco para detener la vigorosa actuación del fiscal. Cascos ha sido muy crítico con los sobrecostes y ha pedido responsabilidades por las irregularidades. Su formación política fue la primera en colgar el informe completo de la OLAF en su web.

En cualquier caso a la OPPE, puertos del Estado, le preocupan los 250 millones más 49M€ que pide la UE que se le devuelvan por el supuesto fraude, y los cerca de 380M€ que reclama la UTE liderada por Drace-ACS- Florentino Pérez. Parece según dicen que la presencia de Barettino otra vez en el puerto encresparía a la OLAF que reclamaría con más vigor esos 300 millones al considerarlo una ofensa. Pero por otro Barettino en el puerto parece una garantía de buen defensa para los ahora imputados del puerto y el expresidente y director.


En el consejo de administración que iba a ratificar se vieron los conflictos del pasado. El abogado del Estado, el mismo que estaba en la Mesa de Contratación en la aprobación de la obra y el reformado, a juicio de Fomento no paró el consejo que se considera irregular para ratificar a Barettino por una cuestión de forma, y la OPPE lo ha cesado. El capitán marítimo no fue, pero no ha sido cesado por el director general de Marina mercante, que es el competente. En fin toda una película con gargantas profundas incluidas.