El juez Bermúdez cita como imputados a Rexach y a Díaz Rato por el caso de El Musel

 

 

 

La Nueva España
 

El magistrado también llama como testigos a los sucesivos gerentes de Dique Torres y reclama documentación a la UTE que controlaba la obra

20.05.2015 | 13:17
Fernando Menéndez Rexach
Fernando Menéndez Rexach MARCOS LEÓN
 

M. CASTRO Dos exdirectivos de la Autoridad Portuaria de Gijón y 9 gerentes y apoderados de la UTE Dique Torres (Dragados, FCC, Drace, Sato y Alvargonzález Contratas) serán las primeras personas en declarar en la Audiencia Nacional por las denuncias interpuestas por la Fiscalía Anticorrupción y por una asociación vinculada a Podemos, Observatoriu Ciudadanu Anticorrupción (Ocan), por el supuesto fraude e irregularidades en torno a la obra de ampliación de El Musel detectado por la Oficina Europea de Lucha Contra el Fraude (OLAF).

El informe de la OLAF detectó supuestas irregularidades en la contratación de la obra y en su ejecución, incluyendo la autorización de los sobrecostes y también que el Puerto pagó a precio de proyecto los materiales extraídos en dos canteras, pese a que Dique Torres los obtuvo según la OLAF sin contraprestación económica directa. La oficina europea habla de supuesta connivencia entre exresponsables de El Musel y de las empresas constructoras.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, dictó el pasado 13 de mayo una providencia mediante la que cita como imputados al expresidente de El Musel, Fernando Menéndez Rexach, para el 24 de junio y al exdirector, José Luis Díaz Rato, para el día siguiente. Aunque los cita a declarar en calidad de imputados, el magistrado no les atribuye en la providencia ningún delito concreto. La denuncia de la Fiscalía sí habla de indicios de seis supuestos delitos, pero sin atribuirlos a nadie: Fraude y exacciones ilegales, malversación de fondos públicos, estafa agravada, falsedad documental y fraude a la Hacienda pública y prevaricación.

Las declaraciones de los exdirectivos de El Musel serán precedidas por las de nueve cargos de Dique Torres, incluyendo sus exgerentes y el gerente actual, que han sido citados para el 18 de junio como testigos.

Aunque ha sido Javier Gómez Bermúdez quien ordenó las declaraciones, las mismas las tomará otro magistrado, dado que el titular del Juzgado Central número 3 acaba de ser nombrado juez de enlace en París, con lo que abandona la instrucción del caso de El Musel.

En la providencia dictada el pasado 13 de mayo, Bermúdez no sólo ordena la toma de declaraciones, sino que también requiere a la UTE Cabo Torres, empresa encargada de la asistencia técnica para el control y vigilancia de la obra de ampliación, para que en el plazo de 15 días aporte al juzgado los informes mensuales de control de las obras, especificando la cantidad de materiales suministrados por todas las canteras.

El contencioso, a la espera

No son las primeras diligencias que ordena Bermúdez en este caso. El magistrado ya había requerido información a la Autoridad Portuaria, incluyendo la identificación de todos los miembros de los sucesivos consejos de administración.

La obra de El Musel, adjudicada en 499 millones de euros, ha costado 710 millones, incluyendo 124 millones de sobrecostes. La factura puede ser aún mayor si prospera el recurso contencioso que Dique Torres ha interpuesto ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) para reclamar el pago de otros 350 millones de euros. El TSJA tiene congelada esa reclamación a la espera del resultado de la investigación penal en la Audiencia Nacional.