El Musel pierde 70 escalas en cuatro meses

 

  • Acusa la interrupción de la autopista del mar y la bajada de los portacontenedores

  • Puertos del Estado corrige a la baja las cifras de tráfico hasta febrero que la Autoridad Portuaria dio al consejo de administración

Desde el 1 de enero hasta el pasado 20 de abril, entraron en El Musel un total de 370 barcos mercantes, 70 menos que en el mismo periodo de 2014, cuando en la misma fecha se habían contabilizado ya 440 escalas. Porcentualmente, supone un descenso cercano al 16%, que tiene efectos en la actividad de muchos servicios portuarios cuyo abaratamiento es pretendido para aumentar la competitividad de El Musel (practicaje, amarre y desamarre o remolque, por citar los ejemplos más típicos), pero que quedan con menos oportunidad de negocio y facturación.

Es evidente que la estadística acusa especialmente la interrupción de la autopista del mar con Nantes, que el pasado año todavía estaba operativa, ya que sólo ese tráfico propiciaba tres escalas semanales.

Pero las entradas de barcos portacontenedores también se han reducido. Desde principios de año y hasta el pasado viernes (24 de abril), realizaron operaciones en el puerto gijonés un total de 77 barcos (el más habitual fue el 'Magnus F', que contabilizó 14 entradas); mientras que en el mismo periodo de 2014 habían entrado 85 portacontenedores, con coincidencia absoluta, eso sí, en el nombre del barco que usó con mayor frecuencia las instalaciones portuarias gijonesas, el 'Magnus F', y el número de escalas (14). Porcentualmente, el descenso se cifra en el 9,5%

Algunos operadores, básicamente son cuatro los que gestionan las líneas regulares de contenedores que hacen escala en El Musel, mantienen sin recortes su actividad, pero también hay quien asegura que alguna escala fue saltada por falta de carga.

Más allá de lo que se refiere al número de barcos, El Musel perdió en los dos primeros meses del año (última estadística disponible del Organismo Público Puertos del Estado, un 9,89% de su carga contenerizada, en un contexto de media estatal también negativa, pero de sólo un 1,61%.

El dato es malo no sólo porque no contribuye a alcanzar el objetivo de la Autoridad Portuaria de Gijón de conseguir un tren diario de mercancías para conectar con el amplio mercado madrileño, sino también porque proyectos como la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA) no están pensados precisamente para mover carbón.

En el primer caso, El Musel ya tuvo un tren diario de contenedores con Madrid, que entraba hasta la misma terminal, con la llamada estación TECO, que se suspendió por la poca demanda. El círculo vicioso es evidente: no hay tren porque falta mercancía y falta mercancía porque no hay tren. En cualquier caso, no es habitual que se instaure un servicio sin garantías de ocupación, y una evolución del tráfico a la baja es más disuasoria que motivadora.

Cabe citar, en todo caso, una circunstancia curiosa. Las citadas estadísticas de Puertos del Estado son más favorables para El Musel que las facilitadas por la propia Autoridad Portuaria a su consejo de administración, que elevaba la pérdida de carga contenerizada de los dos primeros meses del año hasta el 12,7%.

Con el tráfico total, es decir, no sólo el contenerizado, ocurrió lo contrario. Los responsables de El Musel cifraron el incremento del tráfico en el 15,82%, al mover 3.280.503 toneladas, en enero y febrero de este año, frente a las 2.832.350 toneladas del mismo periodo de 2014.

Puertos del Estado corrigió también esos datos, en este caso a la baja, en cuatro puntos, y no coincide ni la cantidad de lo movido este año (3.183.522 toneladas, según Puertos del Estado), ni, lo que es más extraño pues no se trata ya de cifras provisionales, lo movido en 2014 (2.847.333 toneladas, según la estadística de ámbito nacional).

Industria de desguace

En otro orden de cosas, el proyecto de instalar una industria de desguace de barcos en el llamado Rincón de Langreo, de El Musel, recibirá mañana, previsiblemente, un nuevo impulso del consejo de administración de la Autoridad Portuaria. Lo hará tras la publicación por el BOPA, el pasado día 8, de la resolución de 9 de marzo de 2015, de la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, por la que se emite el informe de impacto ambiental relativo al proyecto que denomina «ejecución de la planta de descontaminación, desmantelamiento y reciclaje de buques», en el puerto de El Musel.

La empresa DDR Vessels XXI ha solicitado ocupar una parcela de 9.906 metros cuadrados, donde podrá trabajar con buques de hasta 220 metros de eslora. La inversión total prevista es de 5 millones y se prevé que las obras de construcción duren menos de seis meses.

También se plantea modificar las condiciones de enajenación de las acciones de la EBHI.