Playa de Gijón.- Las mareas vivas de la última semana dejan a la vista el basamento de la Escalerona

  • Print

 

 

 

La Nueva España

San Lorenzo muestra en una amplia franja junto al Muro una imagen similar a un pedrero, acentuada por la pérdida de arena

26.03.2015 | 04:34

Las mareas vivas de la última semana dejan a la vista el basamento de la Escalerona
 

F. G. Las mareas vivas de los últimos días han dejado al descubierto, para estupor de los paseantes habituales del entorno marítimo urbano, los cimientos de la Escalerona, uno de los emblemas de la playa de San Lorenzo. El basamento, habitualmente cubierto por la arena, muestra estos días un aspecto descarnado, en un momento en que acaba de conocerse el reciente estudio del Centro de estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), dependiente del Ministerio de Fomento, que recomienda rellenar la playa con 100.000 metros cúbicos de áridos.

Del 18 al 23 de este mes, la costa cantábrica ha sufrido mareas con niveles más altos de lo habitual, las llamadas "mareas de sicigia" o mareas vivas, que son habituales en el solsticio de primavera. Cuando la posición de los tres astros -sol, luna y tierra- se encuentran sobre una misma línea se suman las fuerzas de atracción de la luna y el sol, por lo que se producen las pleamares de mayor valor y en consecuencia las bajamares son más bajas que las habituales.

Estas mareas han convertido a la playa de Gijón en un lugar muy fotografiado durante los últimos días, a la vista del aspecto anormal de falta de arena, sustituida por piedras y rocas que han aflorado por el efecto del mar. La pérdida de arena resulta más evidente entre la Escalerona y la escalera 3, donde se podían contemplar ayer, a bajamar, restos de botaolas derribados por pasados temporales, estructuras de hormigón que sustentaron en su día los viejos balnearios de la playa.

Expertos consultados por este periódico señalaron ayer que, por fortuna para el Muro, las mareas vivas no han venido acompañadas de temporales "pues a causa de la merma de arena que sufre la playa, el fuerte oleaje llegaría con toda su fuerza al muro de cierre, causándole graves daños estructurales".

La popular Escalerona fue construida en 1933 por mandato del Ayuntamiento dentro de un ambicioso, para la época, programa de reforma de los accesos al arenal de San Lorenzo. El proyecto se encargó al entonces arquitecto municipal, José Avelino Díaz y Fernández Omaña. En el año 2000, su hijo, el también arquitecto Miguel Díaz Negrete, dirigió una restauración que proporcionó a la escalera la renovada imagen actual, respetuosa con el original que había ideado con acierto su progenitor.

La escalera se compone de tres tramos: el inferior, que hace las veces de basamento, es el que ha quedado al aire estos días, ya que la arena queda muy por debajo de la escalinata que conduce al mirador. El relleno de la playa de San Lorenzo está previsto en la evaluación de impacto ambiental de las obras de ampliación del puerto de El Musel, aunque esa actuación no tiene aún fecha