Regasificadorqa.-

 

 

 

Plantas de re­ga­si­fi­ca­ción

Capital Madrid 6 de marzo 2015

En el caso del gas, la se­cre­taria ge­neral de Sedigas, Marta Margarit, sos­tiene que el com­pro­miso de Bruselas y de Francia es muy im­por­tante para España pues podrá sol­ven­tarse el pro­blema de las plantas de re­ga­si­fi­ca­ción de Gas Natural Licuado que apenas están ope­ra­ti­vas. Además, se sol­ven­taría el pro­blema de la red de su­mi­nis­tros que plantea en el Norte de Europa.

En estos mo­men­tos, España está co­nec­tada con Francia a través de los ga­so­ductos de Larrau (Navarra) y Euskadour, por Irún, pero existen en España siete plantas re­ga­si­fi­ca­do­ras, seis de ellas en ope­ra­ción y una en hi­ber­na­ción -El Musel, en Gijón- a las que apenas se da uso. Casi todo el GNL que tratan es bá­si­ca­mente para la re­ex­por­ta­ción de gas a otros países a través de barco. Lo que se pre­tende en­tonces es crear un eje con Europa para di­ver­si­ficar las redes de abas­te­ci­miento y no de­pender sólo de Rusia.

El fu­turo pro­yecto del ga­so­ducto Midcat que en­la­zaría con Francia per­mi­tiría en­lazar la red de ga­so­ductos desde Hostalric hasta el Pirineo francés y co­nectar a su vez las tres plantas re­ga­si­fi­ca­doras de Cartagena, Saggas, en Castellón, y la planta de Barcelona. “A no­so­tros nos ven­dría muy bien, pero quien ga­naría mucho es Europa”, señala Margarit, de Sedigas.