El tráfico de contenedores cae un 14,68% en El Musel de enero a mayo

 EL COMERCIO

  • El descenso se produce en un momento en el que se registra un aumento de las exportaciones por falta de demanda en el mercado interior

 

El movimiento de contenedores en el puerto de El Musel ha interrumpido el crecimiento espectacular que experimentó durante los primeros años de la crisis y que hizo sus estadísticas destacables en comparación con las de otras dársenas de interés general del Estado. No hace muchos años, el tráfico contenedorizado en Gijón crecía mientras en el sistema portuario español bajaba. Y ahora sucede justamente lo contrario.

La caída resultó especialmente acusada el pasado mayo, cuando la terminal gijonesa movió 3.420 teus (contenedores de 20 pies o su equivalencia) frente a los 5.650 del pasado año, lo que supone una pérdida de 2.230, en términos absolutos, y el 39,47%, en cifras relativas.

Los datos del acumulado en los cinco primeros meses del año son más favorables, aunque siempre con números negativos. De enero a mayo de 2013, El Musel movió 25.738 teus, mientras que este año, en el mismo periodo, no se pasó de los 21.959 teus, lo que supone un descenso del 14,68%.

La comparativa con otros puertos españoles sólo es posible en lo que se refiere a los cuatro primeros meses del año, ya que Puertos del Estado todavía no ha publicado los datos de mayo.

De enero a abril, la media de las 28 autoridades portuarias españolas experimentó un crecimiento del 3,28%, que contrasta con un retroceso del 8,42% en El Musel.

Lo Más

 

Sólo cinco puertos retrocedieron de forma más acusada que Gijón: Motril (-25,76%), Marín (-22,58%), Santander (-22,01%), Ferrol (-14,4%) y Las Palmas (-10,09%), según los datos del Organismo Público Puertos del Estado.

La mejoría del tráfico contenedorizado está relacionada con el incremento de las exportaciones que provoca la paralización de la demanda interior y que obliga a las empresas a buscar nuevos mercados internacionales. Se estima en un 4% el aumento de las exportaciones españolas en los primeros meses de este año.

Aumento de graneles

La pérdida de tráfico de contenedores no implica reducción, en general, de la actividad portuaria, ni siquiera de los resultados económicos, aunque sí representa un paso atrás en la lucha por la diversificación de tráficos que había emprendido hace varios años el puerto gijonés y un retorno al modelo histórico de El Musel como principal puerto granelero.

La Autoridad Portuaria de Gijón anunció el pasado mes un aumento total del tráfico en los cuatro primeros meses del año que cifró en un 16,76%, con un protagonismo claro de la EBHI y de los graneles sólidos movidos a través de los muelles comerciales, principalmente los ubicados en la ampliación, que, curiosamente, aumentaron lo mismo, un 19,52% en cada caso.

La mercancía general, a la que se había fiado en buena medida la diversificación, sin embargo, registró números rojos en todos sus grandes capítulos, salvo en el del movimiento de productos siderúrgicos, gracias al aumento de las exportaciones de Arcelor.