EL MUSELAZO TAMBIÉN SUFRE LA CRISIS

  • Print

La Dirección General de Mercado Interior, que exigió más información al Puerto, duda de que se puedan dar más fondos para cubrir un desfase por un error con las canteras

     08:58                 J. L. ARGÜELLES  

La Dirección General de Mercado Interior, organismo auditor de la Unión Europea (UE) que se encarga del seguimiento económico de las ayudas comunitarias, decidió parar la petición de nuevos fondos de cohesión para El Musel hasta analizar las causas del sobrecoste de la obra de ampliación del puerto y ver si se ajustan al reglamento europeo, según aseguraron ayer fuentes que siguen la tramitación, en Bruselas, de los proyectos del plan operativo español para el período 2007-2013.   Miembros del citado organismo comunitario tienen serias dudas de que las causas del sobrecoste, que la Autoridad Portuaria justificó por la imposibilidad de cumplir con el plan de abastecimiento de piedra desde las canteras de Aboño y Perecil II hasta el año 2007, cuando los trabajos de construcción del nuevo dique ya estaban muy avanzados, puedan tener cobertura en el reglamento comunitario sobre fondos de cohesión. Esa normativa establece con claridad, según las fuentes citadas, que la concesión de nuevas ayudas se reserva para casos imprevistos, como los desastres meteorológicos, de difícil previsión en un contrato, o para proyectos de nueva planta.   La denuncia que Los Verdes llevaron a la UE en diciembre de 2007, y en la que la organización coligada con IU-BA pide que no se financie el desfase presupuestario tras achacarlo a una «mala gestión», motivó la decisión de la Dirección General de Mercado Interior. Ésta pidió a la Dirección de Política Regional (DG REGIO), de la que dependen los fondos de cohesión, que frenara la concesión y requirió más información a la Autoridad Portuaria de Gijón. El presidente de El Musel, Fernando Menéndez Rexach, remitió la nueva documentación exigida por Bruselas a principios del pasado agosto.   Llueve sobre mojado, porque el Parlamento europeo ha hecho muy serias llamadas de atención a la Comisión por los sobrecostes de los proyectos que se financiación con fondos de cohesión. La denuncia de Los Verdes ha encendido todas las luces de alarma. De ahí que el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, o la Autoridad Portuaria de Gijón se hayan quejado amargamente porque, a su juicio, es insólito que un partido con representación parlamentaria «rechace dinero para su propia región», según manifestó Rexach. Pero el eurodiputado del Partido Popular (PP) Salvador Garriga ya advertía el pasado febrero: «Lo que no se puede hacer, de acuerdo con el reglamento de los fondos de cohesión, es introducir, en la llamada segunda fase, la parte del proyecto que por culpa de un erróneo cálculo de costes quedase sin ejecutar en la primera fase; es decir, el sobrecoste no podría ser financiado con cargo al período 2007-2013 en la segunda fase».   El consejo de administración de El Musel aprobó por unanimidad la modificación del proyecto y del presupuesto de la ampliación, la mayor obra licitada en Asturias, el 18 de diciembre de 2007. Admitió un sobrecoste de 216 millones (sin IVA) y acordó pedir a la UE otros 135 millones, dinero a sumar a los 247,5 millones ya concedidos en fondos de cohesión.   Tanto los técnicos de Puertos del Estado, organismo dependiente del Ministerio de Fomento, como la Abogacía del Estado justificaron y avalaron una modificación por la que el Gran Musel costará, finalmente, 715 millones (sin IVA), frente a los 579,2 en que se adjudicó, en enero de 2004, a la unión de empresas Dique Torres. El Gobierno de España incluyó la petición de esos nuevos fondos en su plan operativo para el período 2007-2013, años en los que recibirá un total de 4.800 millones. En la lista que el Ministerio de Economía remitió a Bruselas, el pasado marzo, figura una propuesta de 262 millones para una segunda fase de la obra de ampliación portuaria. Ese epígrafe económico engloba parte del sobrecoste y partidas para los trabajos aún sin ejecutar, pero que ya tienen financiación comunitaria.   Contra lo que ha manifestado el director de la representación de la Comisión Europea en España, José Luis González Vallvé, para quien El Musel no tendrá más fondos de cohesión, el Ministerio de Economía ha subrayado que Bruselas aún no tiene un dictamen hecho. Asturias se juega muchos millones.   Los Verdes, organización que en Asturias forma coalición con IU y BA, relacionó ayer el «total silencio» del presidente Zapatero, en su visita del pasado sábado a la variante ferroviaria de Pajares, a un «malestar» del Gobierno español con la gestión de la obra de ampliación de la principal dársena asturiana. «No quiere que le salpique el escándalo», manifestó Joaquín Arce.   El dirigente de Los Verdes de Asturias, la organización que ha denunciado ante la Unión Europea (UE) el sobrecoste del superpuerto asturiano, se mostró convencido de que el Gobierno de España «está molesto por culpa de los engaños a la UE de los gestores del puerto de Gijón, vendiendo como segunda fase un sobrecoste injustificable». La Administración del Estado ha avalado el procedimiento que siguieron los responsables portuarios en la modificación del proyecto y presupuesto de la ampliación de la dársena.   A juicio de Los Verdes, el desfase presupuestario que aprobó el consejo de administración de El Musel no sólo debería ser objeto de investigación por parte de los responsables de la UE, sino también de «la Policía, los interventores y las autoridades españolas, igual que estudian cualquier desaparición de fondos». «No olvidemos que supone gastar, en acarrear piedras de un lado para otro, sin ton ni son, una enorme cantidad de fondos, más de lo se gasta en I+D en Asturias en diez años, o en inversiones en todos los colegios e institutos en más de cinco años», indicó Arce.  

13-09-08     EL MUSELAZO .- LA UE NIEGA MÁS FONDOS PARA EL MUSEL Y AFIRMA QUE EL SOBRECOSTE ES UN «PROBLEMA» DE ESPAÑA      

La financiación del superpuerto, la ampliación de El Musel que se ejecuta al pie del cabo Torres, se complica. El director de representación de la Comisión Europea (CE) en España, José Luis González Vallvé, aseguró ayer a LA NUEVA ESPAÑA que la Unión Europea (UE) no tiene previsto asumir la propuesta española para financiar el exceso presupuestario que acumula la obra. «Los sobrecostes son un problema que deberá resolver el Gobierno de España», señaló.   Vallvé subrayó que el compromiso económico de la UE con la ampliación es de 247,5 millones de euros, con cargo a los fondos de cohesión. Una cifra que, según su opinión, «no admite elasticidad». «Corresponde al Estado español resolver el problema», insistió. El representante comunitario hizo estas manifestaciones veinticuatro horas después de que el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Fernando Menéndez Rexach, admitiera por primera vez que existe el «riesgo» de que la UE no se haga cargo de los sobrecostes. El deslizamiento presupuestario de la obra, la más cara en la historia de Asturias, es de 250,9 millones (con IVA). El Ministerio de Economía tramitó ante las autoridades europeas una petición del Puerto y de Fomento, con cargo al programa operativo de los nuevos fondos de cohesión para el plan operativo 2007-2013, de 135 millones, algo más de la mitad del sobrecoste.   Vallvé manifestó que no cree que la ampliación del puerto gijonés corra peligro: «No debe cundir la alarma, casos como éste se dan en el 99 por ciento de las obras que se realizan en el territorio de la Unión Europea». A su juicio, «los sobrecostes de la obra pública española son relativamente ajustados en comparación con otros países; existen casos muchos más graves en algunos países vecinos». Infraestructuras marítimas como el Gran Musel revisten una gran dificultad a la hora de presupuestarlas, según el máximo responsable de la Embajada de la UE en España. «Todo proyecto alejado de la superficie terrestre, llámese puertos de mar o túneles, suele ir acompañado de grandes sobrecostes. Eso es muy frecuente», puntualizó.   Los problemas por la financiación del superpuerto provocaron ayer la reacción de los dos grupos de oposición en la Junta General. El PP pidió la comparecencia urgente del consejero de Infraestructuras, Política Territorial y Vivienda, Francisco González Buendía, que también forma parte, en representación del Principado, del consejo de administración de El Musel. El ex consejero de Justicia y diputado autonómico de IU-BA-LV, Francisco Javier García Valledor, exigió responsabilidades al presidente asturiano, Vicente Álvarez Areces.   El gobierno de Felgueroso confía en los recursos del Puerto para acabar la obra   José María Pérez, consejero de El Musel, sostiene que la ampliación no se parará   El concejal de Promoción Económica y consejero de la Autoridad Portuaria, José María Pérez, confía en la respuesta «positiva» de la Unión Europea para aprobar la financiación de las obras de ampliación de El Musel. Pérez, quien aseguró que los trabajos continúan su curso dentro de los plazos previstos, espera que la resolución europea «llegue cuanto antes», para elaborar los planes de financiación. «Las obras no se paralizarán», aseguró.   En el caso de que la respuesta de la Unión Europea sea negativa, el edil dejó claro que El Musel cuenta con «suficientes recursos» para hacer frente al sobrecoste, aunque «nadie contempla que no vaya a llegar la financiación», puntualizó.   Además, en el caso de que los 135 millones de euros no se destinen a El Musel, es «posible que el Gobierno los destine a otro proyecto portuario de España», señaló. Asimismo, Pérez dijo que «a día de hoy», «nadie cuestiona la necesidad e importancia de una obra de estas características, vital para las empresas, y espacio para salir a los mercados exteriores» y que, según el consejero de la Autoridad Portuaria, se está realizando según la normativa nacional e internacional.   Por otra parte, el edil de Promoción Económica tildó de «llamativa» la actitud del PP en torno al Puerto y aseguró que la obra se vio «afectada» por la oposición sistemática de los populares, que provocaron «el retraso» de la obra. «Creemos firmemente que el proceso se va a resolver de manera satisfactoria y que va a llegar la financiación porque existen documentos que transmiten la importancia y necesidad de El Musel», concluyó   El Gobierno asturiano tilda de «político» el recurso de Los Verdes contra la obra   La organización ecologista justifica su denuncia por las «irregularidades» l Migoya afirma que la ampliación también debe ser prioritaria para la UE   «Si se confirma que no hay fondos europeos para El Musel, tiene que haber responsabilidades políticas al más alto nivel», aseguró Valledor, que encadenó: «Él ha sido el gran muñidor de esta operación». El diputado de IU-BA-LV, que no descartó la petición de comparencias en la Junta, indicó que la UE «no traga» con el planteamiento del Gobierno español de pedir nuevos fondos comunitarios, con cargo a una segunda fase del superpuerto, para enjugar el desfase económico. «Es un sobrecoste que deberían haber asumido las empresas (de la ampliación)», destacó.   La construcción de las nuevas estructuras de abrigo de la principal dársena asturiana, una obra que permitirá a El Musel duplicar su actual capacidad, se adjudicó el 4 de enero de 2004 a Dique Torres, una unión temporal de empresas formada por las principales constructoras del país: Dragados, FCC, Drace, Sato y Alvargonzález Contratas. El presupuesto inicial fue de 579,2 millones, aunque los trabajos costarán finalmente 830 millones (con IVA) al admitir el Puerto un sobrecoste que se justifica por una «causa sobrevenida». Con esa expresión, los responsables de El Musel se refieren a la imposibilidad de utilizar hasta el año 2007 las canteras de Aboño y Perecil II para los rellenos portuarios, un inconveniente que, según su versión, avalada por Fomento y Abogacía del Estado, disparó los gastos. Tanto Rexach como Areces han declarado que el superpuerto, para cuyos trabajos hay financiación hasta finales de año, es irrenunciable.   La portavoz del Gobierno asturiano y consejera de Administraciones Públicas, Ana Rosa Migoya, destacó ayer que la ampliación es una obra «prioritaria y estratégica» no sólo para Asturias, también para la UE. «Hará posible que el puerto sea competitivo para las autopistas del mar, que son prioritarias para Europa», argumentó. La Comisión Europea quiere descongestionar las saturadas carreteras pirenaicas con conexiones marítimas entre el norte español y dársenas de la fachada occidental francesa. El Musel y Vigo están pendientes de que una comisión intergubernamental hispano-gala confirme la adjudicación de estos enlaces, que deben entrar en servicio a mediados del próximo año.   «El Gobierno va a trabajar para lograr esos fondos, sin despreciar ninguna posibilidad», anunció Migoya. La portavoz cargó contra la denuncia interpuesta por Los Verdes en la UE por el sobrecoste de El Musel, una iniciativa que, según manifestaciones de Rexach, ha complicado la obtención de los nuevos fondos comunitarios, los 135 millones a sumar a los 247,5 ya aprobados. «En ese recurso no se determina qué norma comunitaria se vulnera; tiene carácter político y va contra Asturias, España y las prioridades de la UE», añadió la Consejera.   Los Verdes insistieron ayer en que su denuncia se justifica porque «el enorme sobrecoste no está justificado, tiene un origen oscuro y sospechoso, además de generar un despilfarro innecesario de recursos públicos». «Se le vende (a la UE) en el programa operativo del Fondo de Cohesión como una supuesta segunda fase, cuando es un simple sobrecoste», recalcaron. Para su dirigente Joaquín Arce, «cuando hay irregularidades, el culpable es el que las comete y no el que las denuncia; denunciamos ante la UE porque creemos que ahí es más difícil que lleguen otros intereses».   Rexach, a quien el PP también ha pedido que comparezca de nuevo ante la Junta, anticipó el pasado martes, tras el consejo de administración de El Musel, algunos de los escenarios que los responsables portuarios deberán explorar si, finalmente, la UE rechaza la petición de nuevos fondos. Una de las alternativas puede estar en la apertura de otra negociación con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que ya concedió un crédito de 250 millones para la ampliación. «La obra está garantizada», repitió a preguntas de los periodistas. El Gobierno de España transmitió en los últimos meses, a través del secretario general de Transportes, Fernando Palao, o del presidente de Puertos del Estado, Mariano Navas, que, en todo caso, la obra del superpuerto no quedará sin concluir.   2008/09/13