UN NUEVO FRACASO DE LA POLITICA PALAO: VAPORES SUARDÍAZ SUSPENDE LAS ESCALAS EN EL MUSEL DE LA LÍNEA DE TRÁFICO RODADO

El tiempo suele poner a cada uno en su lugar. Las huelgas del El Musel en la etapa de Fernando Palao como Presidente de la Autoridad Portuaria, contribuyeron de forma decisiva a que la naviera Maersk, la más importante del mundo en transporte de contenedores, se decidiese a abandonar Gijón. Se le restó importancia a la gravedad de aquel abandono y se dijo que pronto habría sustitutos de los daneses y se captarían nuevos tráficos. La realidad fue otra muy distinta. El Musel sigue siendo un vertedero de bloques de hormigón, con una ZALI en fase de aborto, unos terrenos en barbecho en Venta de Baños, una terminal que ya vio las orejas al lobo con la OPA de Metal Steel y unos ajustes de resultados muy elocuentes. En resumen, el hormigón sigue dominando, pero el puerto-actividad de transporte marítimo languidece lentamente. Y no faltan algunos proyectos que pretenden ocupar el carísimo suelo portuario a precio de terreno de saldo...... Más al Norte, Europa,... aquí el sufrido contribuyente. Los dominios tecnoburocráticos nacidos a finales del diecinueve ya no tienen justificación en la sociedad de la globalización, la competencia, la especialización y el espíritu de evolución permanente.....

AEMC

 

EL COMERCIO DIGITAL

La línea marítima de tráfico rodado (ro-ro) que Vapores Suardíaz puso en marcha el día 8 de enero de 2004 en El Musel, con el atraque del buque ´La Surprise´, duró un año prácticamente justo. La última escala se produjo el pasado 3 de enero y, según pudo saber este periódico, no hay nuevas entradas programadas, aunque la Autoridad Portuaria mantiene en su página web una oferta de servicio semanal. La compañía armadora anunció el pasado otoño una disminución en la periodicidad de la línea y apuntó a que, en lugar de un servicio semanal en cada sentido norte y sur, como al principio, las escalas podrían tener una regularidad quincenal. La previsión fue optimista, según se puso de manifiesto poco después. La última entrada se produjo el pasado día 3 de enero y todo hace pensar que los cerca de dos meses transcurridos desde entonces se prorrogarán indefinidamente, ya que no hay nuevas escalas programadas. ¿Qué falló? La respuesta varía conforme a la fuente que se consulte. Parece ser que la empresa armadora no cumplió las expectativas planteadas, cosa evidente porque, en caso contrario, los barcos continuarían acudiendo puntualmente a su cita. El tráfico durante el último año transcurrido fue ciertamente escaso, pero en El Musel existe la sensación de que la armadora no puso en el asador la carne necesaria para captar y consolidar clientes. Hay incluso quien dice que la Autoridad Portuaria de Gijón se extralimitó en sus responsabilidades y se convirtió en entusiasta comercial con escaso apoyo por parte de la línea a la hora de concretar las condiciones de fletes potenciales. El resultado es que ni la armadora quedó satisfecha con el apoyo del puerto, ni el puerto con la actitud de la armadora. Sea como fuere, el mal precedente de Atlántica de Navegación, la compañía que puso en marcha en su día la línea Gijón-Lorient, se agrava con la efímera experiencia de la Línea Atlántica ro-ro de Vapores Suardíaz. Una de cal. Si la pérdida del tráfico rodado supone un varapalo a las expectativas de diversificación de El Musel, la de cal llega de la mano de la línea de contenedores. Según pudo saber este periódico, todo hace pensar que la empresa Suzuki empezará el próximo mes de marzo a utilizar El Musel para su tráfico contenerizado (tanto de entrada de componentes como de salida para las motos construidas en Gijón). El puerto de Rotterdam servirá de intermediario necesario entre El Musel y el origen o destino de los productos de Suzuki. Un operador implantado en Asturias ha conseguido que Suzuki cambie su tradicional apuesta por la multinacional Maersk, cuya estrategia logística es claramente contraria a los intereses del puerto gijonés, ya que no sólo no lo utiliza, sino que canaliza a través de Bilbao la mercancía generada en Asturias.

ATASCO EN LAS AUTOPISTAS DEL MAR

El apoyo político y económico de la Unión Europea a las llamadas autopistas del mar no está dando los resultados apetecidos. El caso de El Musel no es una excepción y el barco se está encontrando con grandes dificultades para sustituir al transporte terrestre, con el objetivo explícito de retirar camiones de la carretera. A modo de ejemplo, el periódico especializado "Transporte XXI" señalaba en su número de la última quincena de febrero que Norfolkline tiene dificultades para crear una línea ro-ro que una Dunkerque con Santander o Bilbao e intenta hacerlo «de la mano de Suardíaz» tras constatar que a Trasmediterránea «no le salían las cuentas». Si eso ocurre con altos precios del gasóleo, qué no ocurrirá en otras circunstancias.