Santander planea captar tráficos en Castilla a través del puerto seco de Avilés y El Musel

Ex responsables regionales ahora adscritos a la Administración cántabra hacen suyo el proyecto logístico asturiano, que nunca llegó a funcionar.

El puerto seco de Venta de Baños tal y como se encontraba en abril de 2003.

La Autoridad Portuaria de Santander tiene intención de utilizar el puerto seco de Venta de Baños (Palencia), construido para servir de plataforma logística a los puertos asturianos de Avilés y El Musel, para reforzar su «hinterland» (área de influencia comercial) y captar nuevos tráficos en los polígonos industriales de Castilla. Así lo anunció hace unos días en la Feria Internacional de Muestras de Valladolid el presidente de la Comunidad Portuaria de Santander, José Manuel Manrique, sin que el Ejecutivo regional ni los responsables portuarios de Avilés y Gijón se hayan dado por aludidos.

El puerto seco asturiano, inaugurado el 2 de abril de 2003 por el presidente Vicente Álvarez Areces, tuvo un coste de 13 millones de euros y hasta la fecha no ha cumplido las expectativas generadas con su construcción pues en el año y medio que lleva funcionando no ha enviado ni una tonelada de mercancía a esta parte del Pajares.

Se da la circunstancia de que la «apropiación» del equipamiento logístico por parte del puerto de Santander está apadrinada por ex responsables del Gobierno asturiano ahora vinculados a la Administración cántabra. Es el caso de Miguel Ángel Pesquera, hoy consejero de Industria de la comunidad vecina y antes presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón; de Javier del Olmo, que ocupó en la anterior legislatura el cargo de director general de Transportes del Principado y ahora preside el puerto santanderino, y de Ignacio Merino, incorporado al puerto de Santander tras haber ocupado la dirección comercial de El Musel. Todos ellos fueron, en su día, ardientes defensores del puerto seco asturiano.