PUERTOS.- EL MUSEL.- Areces se suma al consejo de El Musel que decide la mayor infraestructura de Asturias

El Puerto, que en 2003 logró unos beneficios de explotación de 7,8 millones de euros, recurrirá a un crédito bancario, con un coste anual de 11,9 millones, para pagar la obra.

El presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, asiste hoy a la reunión del consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Gijón que adjudicará la obra de ampliación de El Musel, que supondrá una inversión de 580 millones de euros en cuatro años. Se trata de la mayor obra civil adjudicada en Asturias hasta la fecha.

El proyecto que se realizará es el ideado por el Ministerio de Fomento cuando lo dirigía el gijonés Francisco Álvarez-Cascos. El ex ministro rectificó el proyecto inicial, auspiciado por el Principado, con un dique de 4,8 kilómetros frente a la playa de San Lorenzo, la conocida como alternativa «3C», que se comenzó a perfilar en 2001 con los primeros estudios para llevar el dique hasta los bajos de Las Amosucas.

Las protestas ciudadanas por el impacto de ese dique sobre la playa de San Lorenzo y las dificultades de financiación de la obra llevaron a Fomento a recortar el proyecto inicial del Principado.

La obra que finalmente se ejecutará, y que subvenciona parcialmente la Unión Europea, consiste en un dique de 3,8 kilómetros desde el cabo de Torres hacia el Este, la construcción de un muelle de 1,25 kilómetros que pasará a ser la nueva terminal de graneles sólidos y la construcción de un cierre en el extremo oeste de la nueva dársena de un dique en talud sobre el que en el futuro se construirían pantalanes para graneles líquidos. La superficie de tierra ganada al mar será de 140 hectáreas y la dársena de 145 hectáreas.

La dirección de la Autoridad Portuaria de Gijón planteará hoy al consejo de administración que adjudique a la unión temporal de empresas liderada por Dragados la obra de ampliación del puerto de El Musel.

Dragados acude al concurso asociada con Drace, FCC Construcción, Sato y la asturiana Alvargonzález Contratas. Sus ofertas han sido las que han logrado una mejor calificación de la comisión de valoración encabezada por el director de la Autoridad Portuaria, José Luis Díaz Rato.

Los responsables de El Musel informarán hoy mismo al consejo del contenido de las ofertas presentadas en una reunión que prevén que dure menos de una hora. Para la obra, que costará 580 millones de euros, también presentaron ofertas otras tres uniones de empresa: la integrada por Sacyr (grupo Vallehermoso), Somague Engenharia y la asturiana Sánchez y Lago; Constructora hispánica, Comsa, Sando, Rubio y la asturiana Duro Felguera y por último el grupo integrado por Ferrovial (Agromán), Necso, Coprosa, Dredging International, Jan de Nul y la asturiana Ceyd.

Los virtuales vencedores de la obra civil más ambiciosa del Principado ya están vinculados a El Musel y a su zona de influencia por actividades anteriores: Dragados pertenece al grupo ACS (que lidera el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez) y Alvargonzález Contratas construye el acuario de Poniente. Miguel Aguiló, directivo de ACS, controla el astillero Naval Gijón. Sato realiza la ampliación del muelle de minerales.

FCC y Alvargonzález realizaron la ampliación del muelle de La Osa. Además, la Autoridad Portuaria adjudicó hace un año a una filial de Dragados, Urbaser, el servicio de limpieza y conservación del puerto. Los consejeros de la Autoridad Portuaria de Gijón decidirán la adjudicación de la obra después de que la Unión Europea haya aceptado subvencionar la infraestructura con una ayuda que como máximo será de 247,5 millones de euros. Para alcanzar este tope, la obra debe concluirse en cuatro años. La captación de graneles, justificación de la obra ante la UE El resto de la obra deberá ser financiado por recursos propios de la Autoridad Portuaria, que solicitará un crédito de 250 millones de euros, a 25 años de plazo, del Banco Europeo de Inversiones.

El crédito comenzará a pagarse a partir de 2009 y la amortización del mismo supondrá un desembolso de 11,9 millones de euros a partir de 2010, dado que el interés medio del crédito se estima en un 4 por ciento. La Autoridad Portuaria ha realizado una simulación financiera en la que prevé obtener suficientes ingresos por explotación para hacer frente a esos pagos y, además, para invertir en obras distintas a la ampliación otros 287 millones de euros hasta 2020. Las cifras son consideradas optimistas en ámbitos portuarios, que recuerdan que los beneficios de explotación de El Musel fueron de 7,8 millones de euros y de 12,12 en 2002, según datos oficiales de la memoria de la Autoridad Portuaria. Sin embargo, el cuadro de financiación que la Autoridad Portuaria entregó a los miembros del consejo (que reproduce el gráfico adjunto) recoge que los recursos generados por las operaciones en 2003 fueron de 18.718 euros. Por otro lado, la ayuda comunitaria se pagará en varios plazos. La UE ya ha autorizado 49,5 millones de euros (un 20 por ciento de la subvención) como adelanto. Otro 20 por ciento se pagará en 2009, al concluir la actuación, mientras que el resto se abonará conforme se vaya certificando obra, aunque con un año de desfase.

La Autoridad Portuaria justificó ante la Unión Europea la necesidad de la gran obra civil por la necesidad de atender al «creciente tráfico de graneles sólidos que demanda la economía asturiana». No obstante, el tráfico de carbón térmico se verá reducido por la aplicación del Protocolo de Kioto.

Aceralia también ha disminuido su producción y prepara un plan para rebajar su plantilla productiva en sus talleres asturianos, con lo que un gran aumento del tráfico de carbón siderúrgico y mineral de hierro es improbable. Las otras justificaciones ante la UE fueron atender los tráficos de productos petrolíferos y gas natural que puedan optar por el puerto de Gijón y crear empleo mediante la prestación de servicios portuarios (20.500, según esa previsión).