Detenida la cúpula de la APB en una operación anticorrupción

  • Print

Detenida la cúpula de la APB en una operación anticorrupción

La Guardia Civil registra las sedes de la Autoridad Portuaria en Ibiza, Palma y Maó y el Club Náutico Ibiza | Arrestado el presidente, Joan Gual de Torrella, junto a otros cuatro directivos del ente

J. F. Mestre | Palma 24.07.2020 | 21:37

La Guardia Civil detuvo ayer a la cúpula de la Autoridad Portuaria de Balears (APB), con su presidente Joan Gual de Torrella a la cabeza, como consecuencia de una operación anticorrupción bajo la dirección de la fiscal Laura Pellón. Un operativo que se inició en la noche del pasado jueves y que ha culminado, al menos de momento, con cinco directivos portuarios detenidos, acusados de un presunto amaño en la adjudicación de la gestión de unos amarres en el muelle de Ponent de Maó y de otras irregularidades. Esta adjudicación la obtuvo la empresa Marina Asment, gestionada por conocidos empresarios de Menorca.

Los cinco detenidos en esta operación, de los que cuatro seguían anoche en la Comandancia de la Guardia Civil, son el presidente de la Autoridad Portuaria, Joan Gual de Torrella; el vicepresidente, Miguel Puigserver Lloberas (que pertenece a Apeam, la patronal de empresas de actividades náuticas); el director de la APB, el ingeniero Juan Carlos Plaza Plaza; el jefe de la división de proyectos y obras, Armando Parada González, y José Fernando Berenguer Reula, responsable del área de explotación. 

Este caso se centra en la adjudicación de los amarres de Maó. Fue un concurso público adjudicado en mayo de 2018 a la empresa Marina Asment, con el que se benefició, además del taller, de la explotación de 154 amarres.

La denuncia que ha justificado la operación la presentó otra empresa náutica, que acudió a la Fiscalía Anticorrupción para denunciar que se había tratado de un concurso a medida para adjudicar dicha explotación pública a personas del entorno de la cúpula de la Autoridad Portuaria.

La documentación entregada por el denunciante fue facilitada a la Guardia Civil, que en los últimos meses ha estudiado los pliegos de los concursos y los contratos adjudicados, llegando a la conclusión de que existían sospechas de que se hubiera podido cometer una serie de delitos no solo en la adjudicación de Maó, sino también en otras concesiones públicas.

Gual de Torrella, junto al director Juan Carlos Plaza, pasaron la noche del jueves durmiendo en los calabozos de la Comandancia. Los otros tres directivos fueron arrestados en la mañana de ayer, siendo trasladados también a las dependencias policiales.

A media mañana, el presidente y antiguo máximo responsable de la Cambra de Comerç, fue trasladado a las oficinas centrales del ente. La Guardia Civil quiso que estuviera presente durante el registro de las oficinas, que se prolongó durante horas. Los investigadores pretendían obtener los documentos que acreditaran las sospechas que han ido acumulando durante meses de investigación. También fueron trasladados a las oficinas centrales, junto al muelle de Palma, varios de los otros detenidos, ya que sus despachos también fueron registrados.

Las sospechas de Anticorrupción no se centran solo en la operación de Maó sino que se extienden a otras adjudicaciones. Por ejemplo, se sospecha de una adjudicación de una instalación náutica de Eivissa, que fue anulada por los tribunales por las irregularidades en el pliego de condiciones.

De hecho, ayer la Guardia Civil acudió a la oficina de la APB de Eivissa en busca de documentación (ver página 5). El operativo continúa abierto con el estudio de los documentos.