Las fresas procedentes de Marruecos que estaban contaminadas con hepatitis A entraron el pasado viernes por el Puerto de Bilbao, con destino a otro país de la UE, y ya han sido destruidas tras su detección por el sistema de alerta para el control de alimentos, sin que hayan llegado al consumidor. Es la segunda ocasión este mes en la que se detecta contaminación en cargamentos de estas frutas procedentes de Marruecos.

En este caso, se trataba de una partida de 2.000 kilos de fresas que eran transportadas en 400 cajas, informó ayer lunes a

Seguir leyendo