La instalación de concertinas en el Puerto de Santander fue una decisión unilateral del presidente de la Autoridad Portuaria de Santander (APS), Francisco Martín, quien no contó con el parecer del Consejo de Administración de la entidad. Al implicar la medida una modificación sustancial de las medidas de seguridad portuarias debería haberse consultado al Consejo de Administración según estipula la Ley