La falta de calado impide a muchos barcos acceder al puerto de San Vicente

 

 

 

La falta de calado impide a muchos barcos acceder al puerto de San Vicente

En plena campaña del bocarte y a punto de empezar la del verdel, Medio Ambiente retrasa el inicio del dragado hasta el 15 de marzo

El puerto de San Vicente, al mediodía de ayer, cuando muchos barcos ya no podían acceder al muelle./VICENTE CORTABITARTE
El puerto de San Vicente, al mediodía de ayer, cuando muchos barcos ya no podían acceder al muelle. / VICENTE CORTABITARTE
VICENTE CORTABITARTESan Vicente de la BarqueraViernes, 5 marzo 2021, 07:33

Ayer podría haber sido una jornada extraordinaria para el puerto de San Vicente de la Barquera si tan solo una parte de los numerosos barcos que estaban faenando junto a su costa, que en su gran mayoría capturaron los 10.000 kilos del cupo autorizado de anchoa, hubiese podido entrar a venderlo en la lonja barquereña como era su intención.

Sin embargo, una gran parte de ellos no pudieron hacerlo y tuvieron que tomar rumbo a otros puertos más lejanos para descargar sus capturas.

 

 

 

La falta de calado en el canal de navegación hizo que el puerto no estuviese operativo a partir de media mañana para las embarcaciones de mayor tonelaje. La arena acumulada, especialmente en la zona situada junto a la que se conoce como nave del Calafate, no les permitía acceder a los muelles.

El dragado no puede realizarse entre los meses de octubre a marzo por afectar a la reproducción de la angula

Esta situación provoca que el puerto de San Vicente deje de percibir cuantiosos ingresos a lo largo del año y también genera importantes problemas a los pescadores, alargando su dura jornada de trabajo al tener que invertir más tiempo en la navegación para vender las capturas en puertos más alejados y también sufrir un mayor gasto por el consumo de combustible en los desplazamientos.

De la flota de cerco ayer tan solo pudieron acceder al puerto barquereño, antes de que la falta de calado se lo impidiese, los cuatro barcos del puerto, junto a otros tres que tienen su base en otros puertos de Galicia. En total, vendieron 46.000 kilos de bocarte que tuvo un precio medio de 0,86 euros el kilo. «Sin el problema de la falta de calado podríamos haber subastado hasta 250.000 kilos», se lamentaban desde la Cofradía de San Vicente.

La villa siempre ha tenido que luchar contra este problema por la gran acumulación de arena que se registra en su ría. Por ello, el dragado es fundamental para mantener operativo el puerto. Por su problemática, desde la Consejería de Obras Públicas siempre le han dado prioridad dentro del plan de dragados que todos los años se acomete en los puertos regionales.

Reproducción de la angula

Pero a pesar de esa prioridad, el dragado no se puede realizar entre los meses de octubre y marzo al no autorizarlo la Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, al afectar dicha actividad al proceso de reproducción de la angula. Por ello, el dragado está previsto que comience a ejecutarse el próximo día 15 de marzo. Hay que recordar que el puerto de San Vicente de la Barquera se encuentra afectado por el Parque Natural de Oyambre, lo que limita tanto los periodos de dragado como la cantidad de arena a eliminar que en los últimos años se ha fijado en 20.000 metros cúbicos, cifra que en ciertos años se considera insuficiente.

Lo que sucede es que precisamente todo esto coincide con la costera del bocarte que se abrió el pasado 1 de marzo y con la del verdel que comenzará previsiblemente la próxima semana, que son las dos costeras que generan más actividad y más ingresos para el puerto de San Vicente de la Barquera.

«Para estas fechas, que es cuando de verdad comienza la actividad pesquera, ya tendríamos que tener la mayor parte del dragado ejecutado, sin embargo no se ha comenzado, y cuando se ponga en marcha con la draga plantada en medio del canal de navegación será otro obstáculo añadido para los barcos en plena campaña del bocarte y el verdel», se lamenta Emilio Bustamante, presidente de la Cofradía de Pescadores de San Vicente.

«Aquí venimos pescando desde antes de la Edad Media, no entiendo que a las autoridades les preocupe más una especie como la angula, que además aquí nunca ha tenido importancia, que una actividad históricamente tradicional como la pesca de la que dependen muchas familias». «Las angulas no van a desaparecer por lo que se haga en San Vicente», ha declarado el patrón mayor barquereño, que reclama que se modifique esta limitación que considera absurda y fuera de lugar, «pensada en algún despacho por alguien que no conoce la realidad».

Bustamante también ha criticado que la apertura de la marisma de Rubín ha producido un cambio en las corrientes que están afectando a los pescadores.