China se salta continuamente las leyes internacionales que protegen la pesca en el mundo y eso supone un grave problema ambiental de alcance planetario. Cuando buques con bandera asiática navegan cerca de las costas protegidas de América Latina o de África, de inmediato apagan sus transmisores de posición y quedan así ocultos ante los sistemas de monitoreo marítimo. A menudo se trata de inmensas flotas con cientos de barcos cada una. La pesca ilegal desarrollada por China no solo produce cada año pérdidas millonarias, sino que también está poniendo en un riesgo la seguridad alimentaria de los países en desarrollo, bastante

Seguir leyendo