Los arrantzales esperan una reapertura de la pesca de anchoa

 

ONDARROA. 

 

La orden del Gobierno sirvió para certificar el cierre de la costera. Los pescadores podían pescar la especie hasta el día 30 de junio, con lo que finaliza la campaña con casi veinte días de antelación. Para este año se disponía una cuota muy amplia, de  15.390 toneladas, con lo que el margen de rentabilidad que podían obtener los pescadores era amplio, pero las fuertes capturas han hecho que la costera finalice con dos semanas de antelación. Para tratar de estirar más la campaña, los arrantzales fueron regulando también el tope de capturas por día, reduciendo las capturas desde los 10.000 kilos iniciales a los 6.000.

Lo cierto es que  la campaña ha resultando muy satisfactoria. Para el 19 de mayo se habían desembarcado en  Bizkaia 5.327.744,45, mayoritariamente Ondarroa, frente a los 5.248.728,55 kilos de Gipuzkoa. El reglamento (UE) 713/2013, de 23 de julio de 2013, establece para ese período un total admisible de capturas de 17 millones de kilos, de las que 1, 7 millones de kilos corresponden a Francia, y 15,3 millones  a España.

Dada la amplitud de la cuota correspondiente a los pesqueros españoles, no han existido incidentes en las inspecciones. A partir de ahora, los arrantzales tendrán que pescar otras especies pelágicas, como el chicharro o sardina, una vez que el verdel y la anchoa tienen agotadas sus cuotas. La costera de bonito se pondrá en marcha de forma oficial el día 1 de julio, aunque se han conocido algunos desembarcos de especies en Avilés y Burela.