Luz Vaz. Inspectora de ITF

LUZ BAZ. INSPECTORA LABORAL DE BUQUES MERCANTES Y DE PESCA PARA LA FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE TRANPORTE (ITF)

"Trabajamos para distinguir a los armadores serios de los oportunistas y piratas"

Al preguntarle a Luz Baz de dónde es, asegura que gallega. Nació en Ourense, pero creció en Lugo por motivos de trabajo de sus padres. Estudió en A Coruña derecho y náutica y desde hace diez años vive y trabaja en Vigo "pero mi padre es de Salamanca", apostilla.

 

                                  Esclavos del siglo XXI (aemc)

Luz Baz es inspectora de barcos para la ITF desde hace diez años para la región noroeste de España.

JORGE BRAVO. VIGO LOCALAD@ATLANTICO.NET18/07/2016 02:00 H.

Trabaja como inspectora laboral en buques mercantes y de pesca para la Federación Internacional de Transporte (ITF por sus siglas en inglés), creada en el Reino Unido en el año 1896.


¿Qué trabajo lleva a cabo en Vigo?


Consiste en dos cosas. Si recibo una llamada de un tripulante que tiene un problema a bordo del barco, tengo que intentar ayudarle. Un extranjero que está atracado en Vigo y tiene un problema de impago, un accidente laboral o que necesita que lo manden a su casa. Cualquier problema sociolaboral. También tengo que hacer inspecciones rutinarias en barcos con bandera de conveniencia (barco registrado en un país diferente al del armador para obtener ventajas fiscales).

¿Qué proceso sigue cuando hay un problema en un barco?


Se intenta negociar con la naviera para buscar una solución extrajudicial. La vía judicial, embargar el buque e ir a juicio, en España es prácticamente imposible. Son procesos larguísimos, los tripulantes se tienen que ir a su casa sin cobrar. Con la nueva ley de navegación marítima se exige una fianza del 15% del importe de la deuda, que para unos trabajadores que no han cobrado es muy difícil aportar. Esa es la última posibilidad.

La ITF trabaja con mercantes y ahora empieza con los pesqueros...

 

Hay un proyecto en pesca que, francamente, yo estoy tirando de él por circunstancias geográficas y mi experiencia. He atendido por llamada a un buen número de tripulantes de pesqueros, indonesios, africanos... que quedaron abandonados. Llevo un caso de  3 tripulantes que fallecieron en 2011. Solo cobró uno de ellos.

Por qué se dan estas situaciones?

Hay mafias que ofrecen a estos trabajadores y no asumen ningún tipo de responsabilidad. Cobran las agencias y luego reparten a los tripulantes. Luchamos contra ellas.

¿Cómo funcionan?

En Indonesia me contaron sus prácticas. Los indonesios tienen que pagar 300 o 500 dolares para conseguir el trabajo. Tienen de 18 a 24 meses de trabajo sin vacaciones. Son jóvenes que vienen sin conocer el idioma ni la profesión. Tuve que ayudar a la repatriación de un chaval que tenía miedo al mar. No es lo mismo estar en tu isla que enfrentarte al Atlántico.

¿Qué situaciones se dan?

Son casos muy dramáticos. Las intermediarias venden el indonesio al armador. Este puede no estar contento con él y lo quiere devolver. Este no tiene dinero para pagarse el pasaje de vuelta y se dan situaciones de desamparo. No tienen formación náutica profesional ni humana. Eran campesinos en una isla de Indonesia. Me llaman desesperados para pedir ayuda, no saben inglés. Aprendí diez palabras de indonesio. Me parece tan inhumano que no puedan expresar ni sus problemas... 

¿En qué país hay peores condiciones?


En porcentajes, San Cristóbal y Nieves, en el Caribe. Pero lo que vi en Tailandia no se me va a olvidar en la vida. Niños de doce años trabajando descalzos sin condiciones.
En los foros de pesca se dice que China usa presos en sus atuneros...
No sé si es cierto, pero podía ser una leyenda basada perfectamente en hechos reales. No me extrañaría, en marina mercante, siempre tendré la duda de si hablan inglés o aparentan que no lo entienden para no comunicarse.

Su trabajo es a favor de los trabajadores del mar...

Hay trabajo sindical para firmar convenios con empresas e intentar eliminar la competencia desleal y se distinga a los armadores serios y buenos de los que son oportunistas y piratas. En Galicia también los hay.

"La pesca gallega debería negociar el convenio marítimo"

El principal campo de batalla al que se enfrenta a diario la ITF es la creación de convenios internacionales de condiciones laborales en los buques. Para los mercantes lo lograron en el año 2006 a través de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entró en vigor en el 2013. Por el de pesca aún siguen luchando.

¿Por qué son tan importantes estos convenios?


La ITF se dio cuenta de que en los barcos de bandera de Vanuatu, Liberia, Panamá... a partir de la Segunda Guerra Mundial, se contrataba mano de obra libremente sin ningún tipo de derecho laboral porque la legislación aplicable en temas sociolaborales es la del estado de bandera.

¿Qué derechos garantizan estos convenios que negocia la OIT?

Marca unos mínimos. No habla de salarios. Habla de derecho a la repatriación, alimentación mínima, de 2,5 días de vacaciones por mes trabajando un año... derechos humanos.

¿Solo firman convenios de la OIT?

Hemos firmado un convenio colectivo con Albacora, principal atunera española. Hay otras que también están empezando las negociaciones. Espero que haya empresas gallegas que se sumen a esta vía de la negociación para garantizar condiciones mínimas a sus trabajadores. En algunos casos estarán en esos mínimos, pero es importante formalizarlo, porque facilitaría al trabajador poner una reclamación y conocer sus condiciones.

¿Qué es clave en este convenio?

Tiene la cláusula del trato no más favorable. Los inspectores de la capitanía marítima pueden inspeccionar y exigir las condiciones de los barcos que vengan de países que lo hayan ratificado o no. Como te van a inspeccionar igualmente, la gente se aceleró para ratificarlo.


¿Ayuda el Estado?

Antes el problema era de la ITF porque no era competencia de la capitanía marítima. Hoy en día si tengo un problema, llamo a las capitanías marítimas y tenemos un problema los dos. Yo seguiré negociando con el armador, pero las capitanías inspeccionan el barco y en casos flagrantes podrían retener el barco, y eso nos da más tiempo para resolver los problemas de los tripulantes.