Barcelona exige una fianza de 300.000 euros a Iscomar para poder operar desde su puerto

  • Print

 

 

 

 

 

Barcelona exige una fianza de 300.000 euros a Iscomar para poder operar desde su puerto

 

Los buques de la naviera menorquina Iscomar tienen prohibida su entrada al Puerto de Barcelona. Ni dejar pasajeros de su línea de ferry procedente de Palma

 

                                           Foto: Barcelona exige una fianza de 300.000 euros a Iscomar para poder operar desde su puerto
 
 
Fecha19.10.2009 – 10:01 H.

 

 

Los buques de la naviera menorquina Iscomar tienen prohibida su entrada al Puerto de Barcelona. Ni dejar pasajeros de su línea de ferry procedente de Palma de Mallorca ni descargar su mercancía hasta que no abone 300.000 euros en concepto de fianza y de tasas portuarias. La naviera Iscomar, filial del grupo menorquín Contenemar, presentó el pasado 3 de agosto un concurso voluntario de acreedores en el juzgado mercantil de Madrid. Desde entonces, los buques de la naviera no han podido operar con normalidad en los puertos de Palma de Mallorca, Mahón y Ciutadella en Menorca, Valencia ni en Ibiza. El pasado miércoles, su buque de transporte de carga y pasajeros Isabel del Mar ha visto cómo la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB) le ha denegado atracar en los muelles del puerto barcelonés hasta que no abone en metálico los retrasos y las tasas portuarias que debe pagar si quiere operar en los muelles.

El presidente del Puerto de Barcelona, Jordi Valls, ha sido tajante. “Actualmente, la confianza del Puerto de Barcelona en el grupo de empresas Contenemar es débil y para recuperarla deberán demostrar su credibilidad con palabras, pero también con hechos. La APB considera imprescindible que este grupo afronte los compromisos económicos de futuro para continuar ofreciendo un servicio creíble”. Estas palabras de Valls se han concretado en una serie de condiciones económicas que tanto los buques de Iscomar como los portacontenedores de Contenemar deben cumplir si quieren atracar en el puerto catalán.

 El buque Isabel del Mar, al que se le ha impedido el acceso a los muelles de Barcelona, debería pagar una fianza de 100.000 euros en efectivo, cheque o aval bancario; adelantar 21.000 euros para cubrir el pago de todas las tasas portuarias del barco durante siete días y no disponer de ninguna deuda pendiente de los servicios portuarios básicos (amarre, prácticos y remolque). Según fuentes consultadas por El Confidencial, el incumplimiento de estas medidas ha comportado que para que cualquier buque de la empresa pueda operar en el Puerto de Barcelona deba asumir el pago de una fianza de 300.000 euros.

 “La situación actual es que ningún dirigente de Iscomar se ha puesto en contacto con las autoridades portuarias barcelonesas para asumir el pago de esta fianza. La denegación del acceso de buques de este grupo en el puerto de Barcelona la pasada semana no es una situación nueva desde que la naviera menorquina presentara concurso voluntario de acreedores (la antigua suspensión de pagos) el pasado 3 de agosto. La naviera ha tenido problemas por impagos en los puertos de Valencia, Palma de Mallorca, Mahón e Ibiza. Según fuentes portuarias de las Islas Baleares, el concurso de acreedores genera una deuda de 12 millones de euros al puerto de Palma de Mallorca, que es el principal acreedor de la firma.

 La deuda ha sido traspasada por la Autoridad Portuaria de Baleares a la Agencia Tributaria, que recargará con un 20% la demora en el pago, lo que significa que Iscomar debe en la realidad una cifra mayor. Además de la abultada deuda a la Administración, Iscomar debe cantidades importantes a otras empresas de Baleares, entre ellas, otras compañías marítimas. Estas navieras prestaron ayuda a Iscomar en momentos de extrema necesidad con servicios de transportes, pero la empresa hace tiempo que no abona las facturas que les presentaron, y que superan los 600.000 euros. La situación de incertidumbre que se vive en torno al futuro de la naviera Iscomar ha aconsejado a sus proveedores tomar posiciones ante el concurso de acreedores que ya ha presentado la empresa matriz, Contenemar.

La naviera Iscomar saltó a los medios de comunicación el verano de 2007 al protagonizar un grave vertido de combustible de su buque Don Pedro frente a la entrada del puerto de Ibiza. En plena temporada turística, el buque de carga colisionó con las rocas situadas a la salida del puerto ibicenco y naufragó, vertiendo al mar más de 70.000 toneladas de fuel. El vertido afectó a más de una veintena de playas y a la fauna marina de Ibiza y la isla de Formentera. La organización ecologista Greenpeace presentó una denuncia ante la Fiscalía de Baleares por un posible delito ecológico. A día de hoy, el Don Pedro sigue en la llanura marina a 60 metros de profundidad en aguas de Ibiza, a la espera de que el armador y la Justicia diriman la operación de extracción del buque. 

La empresa ha suprimido la ruta entre Palma y Valencia, una línea que había reducido ya al 50% su servicio con la retirada de la circulación del Mercedes del Mar y, desde el último fin de semana, el Isabel del Mar. Esta última embarcación se ha traspasado al trayecto Barcelona-Palma para sustituir al Pilar del Mar, un ferry en alquiler devuelto a su armador británico. La ruta entre Denia e Ibiza ya quedó inactiva a principios del período estival, dada la imposibilidad de reemplazar estos servicios con nuevos buques. Los últimos pasajeros con billete de Iscomar entre Baleares y Valencia fueron transportados por Acciona-Trasmediterránea.

Iscomar, fundada hace 30 años, está presidida por el empresario menorquín Andrés Seguí y controlada por Asma Corporación Logística. A pesar de la delicada situación económica, el pasado mes de abril anunciaba a bombo y platillo una oferta de 4 euros por trayecto para viajar en un ferry desde Palma de Mallorca hasta Ibiza. Durante el año 2008, 315.000 pasajeros viajaron con Iscomar en sus nueve líneas regulares y 80.000 automóviles de pasaje. En su conjunto, movió un millón de metros lineales de carga. Su cuota de mercado de transporte de  mercancías entre la península y las islas Baleares es del alrededor del 30%. La facturación de Iscomar en el año 2008 alcanzó los 80 millones de euros.