Pilotos de Marina Mercante, los novatos que más cobran tras los médicos

 

Según Ciencia e Innovación, un recién titulado recibe 34.290 euros de salario bruto

MARTINA MISER

 

 

E. ABUÍN


REDACCIÓN / LA VOZ 06/09/2019 05:00 H

Quienes allá por el 2013 se sentaron por primera vez en las aulas de las facultades de Náutica y Transporte Marítimo -hombres en su inmensa mayoría-, hoy, con su título debajo del brazo y dados de alta en una empresa, se encuentran entre los asalariados con la base de cotización más alta después de los que han obtenido el grado en Medicina. Es lo que se desprende del estudio de Inserción Laboral de los Egresados Universitarios que ha publicado el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, que sitúa en 33.977 euros la remuneración bruta que recibe un piloto de la Marina Mercante, solo superados por los 34.290 que, según el informe, gana un médico recién incorporado, a tenor de los datos que el equipo de Pedro Duque recabó de la Seguridad Social para obtener los ingresos aproximados de los egresados en cada rama. La media de todas las titulaciones está en 23.528 euros, en una horquilla que encuentra su tope en el salario bruto del facultativo y los 12.935 de un podólogo novato

Los recién titulados con los salarios más altos

 

Los recién titulados con rentas más altas

Egresados curso 2013-2014

 

Titulación                                         Euros

Medicina

34.290

Natica y Transporte Marítimo

33.977

Ing. Aeronáutico

30.454

Ing. Organización Industrial

30.052

Desarrollo softvare

29794

Ing. Tecnologías Industriales

29.458

Ing. De Computadores

29.295

Ing. De Telecomunicación

28.737

Ing. electrónica

28.471

Ing. Naval y oceánica

28.256

Financiera y actuarial

28.245

Ing. Biomédica y de la salud

27.958

Informática

27.673

Ing. De minas y energía

27.477

Matemáticas

27.351

Fuente: Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades

Si el empleo en navegación marítima es de los mejor pagados en España, los graduados en la rama de Servicios de Transporte, así en general, son, según el mismo estudio, los que tienen más garantías de encontrar un empleo fijo por cuenta ajena y los que disponen de una base de cotización de las más elevadas: 33.241 euros. Está, con Informática, Periodismo e Información y Protección del Medio Ambiente, entre las disciplinas en las que más se incrementa la contratación indefinida. Y, junto con Informática, es de las que los titulados superan los 30.000 euros de salario bruto cuatro años después de haber dejado las aulas, frente a los que estudiaron materias como Protección del Medio Ambiente y Veterinaria, que en ese período no superan los 20.000 euros.

El estudio cifra en 152 el número de egresados en Náutica y Transporte Marítimo menores de 30 años. Solo dos de cada diez son mujeres. La tasa de afiliación es del 62,5 % y únicamente un 3,2 % trabajan como autónomos.

Calidad de vida

Pero por más que se diga que lo que es medible no es opinable, los números tienen matices. Pronto se los encuentran en el sector. «Os soldos son moi baixos», asegura Felipe Louzán, director de la Escuela Técnica Superior (ETS) de Náutica e Máquinas de la Universidade de A Coruña, una de las siete públicas que en España forman pilotos y capitanes de la Marina Mercante. Porque es cierto que es una remuneración bruta alta en comparación con otras, pero «hai que ter en conta que se está no barco as 24 horas e que si na casa se durme nunha cama que non se move, no barco non para de arrolarse». Es decir, que en relación a la calidad de vida que conlleva el trabajo, «non está ben pagado», insiste. Es más, sostiene «que en cuestión de soldos se está volvendo a tempos moi atrás». 

Louzán conocía el estudio del Ministerio de Ciencia, pero cree que deja al margen cuestiones como la bandera del barco en el que se trabaje. «Non é o mesmo traballar nun mercante de pavillón español, no que se teñen desconto no IRPF e na Seguridade Social, que nun de bandeira estranxeira ou de conveniencia, como Liberia, Bahamas ou Panamá, no que ao mellor se pode cobrar 3.000 euros ao mes, pero dos que hai que dar conta a Facenda e co seguro», aclara. Y es cierto que es algo que no se tiene en cuenta, tal y como se especifica en la metodología del estudio.

También desde el Colegio de Oficiales de la Marina Mercante (COMME) añaden matices a unos datos que les cuesta creer. Poniendo por delante que es una profesión «bastante más incómoda que otras», señalan que cada naviera tiene su propio acuerdo y las que no se guían por el convenio marco de la Marina Mercante -antiguo y que no incluye tablas salariales-. «Es lo mismo que los médicos, los habrá bien pagados y otros no tanto, dentistas que ganan mucho y otros que ganan poco e ingenieros que cobran por encima de otros colegas», matizan.

Estructura salarial

Como en el COMME, la patronal Anave (Asociación de Navieras Españolas) tampoco disponen de datos para contrastarlos con los de Ciencia. Su presidente, Manuel Carlier, explica que los salarios «se fijan en el convenio colectivo de cada empresa» y la estructura es variable: «Algunas utilizan un esquema más clásico, de un salario profesional básico con complementos en función de antigüedad, horas extra, destino, productividad, trabajos penosos..., mientras que otras (cada vez más) tienden a integrar todos los conceptos en un salario profesional global. Se cobran aparte pluses por navegar en zonas de guerra o trabajos especiales».

 

¿Hay paro en la profesión? Desde el COMME aseguran que sí, como también lo sugiere Louzán cuando señala que hay titulados suficientes y lo que faltan son barcos, pues la Marina Mercante nacional, prácticamente no existe.

La patronal, sin embargo, no tiene constancia de que haya paro. Es más, Carlier subraya la dificultad de contratar a oficiales españoles para máquinas, porque los titulados encuentran con puestos atractivos en tierra».

Una carrera sin «peleas» por entrar

A diferencia de Medicina, carrera en la que se exige una nota que varía entre los 13,124 puntos que pide la Universidad Autónoma de Madrid y el 12,128 de Lleida -Santiago pide 12,340-, en Náutica y Transporte Marítimo es suficiente un 5. Al menos en A Coruña, igual que en La Laguna, Vizcaya, Cádiz y Cantabria. Oviedo sube a 5,250 y la Politécnica de Cataluña exige un 6,424. Tras 4 años de estudios y de realizar los días de mar exigidos, el alumno se someterá a una prueba que, de superarla, le otorgará el título de piloto de la marina mercante de segunda clase -el de primera llegará con la experiencia- y con un máster de dos años podrá ser capitán.

COMENTARIOS DE AEMC

Si los pilotos tienen un salario bruto que es equiparable al de los médicos y se entra en las Escuelas Técnicas o Facultades de Náutica y Transp. Marítimo con un cinco pelado, y además no hay paro, es decir, hay fácil acceso al empleo, cómo es que los jóvenes no eligen esa carrera profesional. Eso es lo parece decir el Ministerio, sin embargo, el colegio profesional, los profesionales y la patronal no se ponen de acuerdo. Los primeros dicen que hay paro, que no hay barcos, que en los pocos que hay, están repletos de extranjeros- gracias a fórmulas legales indecentes-. La patronal haciendo alarde de un cinismo insuperable dice desconocer que hay paro en el sector, porque si lo hubiere, qué sentido tendría publicar sistemáticamente que los puestos de capitanes, pilotos y de máquinas, son puestos de difícil cobertura, por lo que para cubrirlos hay que recurrir a extranjeros. Esa la causa principal del paro entre los profesionales españoles. No hay donde hacer las practicas  abordo. No hay buque de prácticas. Los buques escuela, esos que se han dedicado al narcotráfico están reservados exclusivamente para la Marina de Guerra.

Muchos de los puestos de perfil náutico que hay en la Administración Marítima, están cubiertos por ingenieros navales y Marinos de guerra. Por que los buques científicos, totalmente civiles han de estar bajo la gestión y dominio de la Marina de Guerra. ¿Qué batalla es esa?

Tan pronto como se presenta la oportunidad, tanto la TV pública como los medios más conservadores, se desvirtua la Historia de la Marina Civil y a desprestigiar a pilotos y capitanes, a los que en un permanente alarde de estupidez o de ignorancia, llaman marineros.. Si hay un accidente, lo más probable es que el capitán o el piloto resulten responsables, para eso esta la comisión investigadora. Se crean absurdos y devaluados títulos profesionales en la Marina de Recreo en detrimento de los profesionales de la Marina Civil. Se exigen cursos de reciclaje permanentes a quienes navegan, pero se consiente que puedan ser dirigidos por auténticos ineptos. El COMME dista mucho de cumplir con su papel institucional. Y los planes de estudio están estancados en en el siglo pasado. La mayor parte de las Escuelas han perdido el espíritu náutico y viven al margen de la realidad marítima. La capitanofobia dominante, la obsesión militarista de borrar de la vida pública a la Marina Civil y la idea de sustituir el núcleo de las carreras asociadas a la Ciencia Náutica por ingenierías de pacotilla, esta teniendo graves consecuencias. La desprofesionalización náutica es un hecho evidente. Se ha errado el rumbo. y España marítima hace años que navega al garete.