La marina de megayates del Puerto de Málaga ya tiene permiso para empezar las obras

 

Recreación de los megayates amarrados en los muelles 1 y 2, en la futura marina deportiva. /Sur
Recreación de los megayates amarrados en los muelles 1 y 2, en la futura marina deportiva. / SUR

La Autoridad Portuaria autoriza la ampliación de la superficie de terrazas de Muelle Uno de forma provisional hasta el final del estado de alarma

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLO   Málaga  Miércoles, 27 mayo 2020, 16:44
Diario Sur

La marina para megayates del Puerto de Málaga ya tiene el permiso para empezar las obras. El consejo de administración de la entidad, celebrado de forma semipresencial esta mañana, ha aprobado definitivamente la concesión a los ganadores del concurso en diciembre del año pasado, una unión temporal de empresas formada por Cabo Marina y Puerto Picasso Málaga. O lo que es igual: la multinacional estadounidense IGY Marinas, junto a Ocean Capital Partners y el empresario malagueño Domingo de Torres.

La ya oficialmente designada como sociedad concesionaria podrá comenzar en las próximas semanas las obras de la dársena para grandes embarcaciones de recreo prevista en el muelle 1 y la mitad del 2, donde se crearán 31 puntos de atraque para embarcaciones de entre 30 y 100 metros de eslora, y que explotará durante un plazo de 20 años. El ámbito espacial de la concesión cuenta con una superficie de agua de 41.484 metros cuadrados, con la correspondiente superficie de tierra de 4.830, lo que supone una longitud de muelle de 770 metros. Se incluye, además, el edificio situado en la parte más al sur del paseo de la Farola, para una estación marítima; así como dos parcelas anexas. Un conjunto de 745 metros cuadrados que estará destinado a la recepción, registro, control y otros servicios complementarios para atender la demanda de la actividad. «La compañía internacional líder en el mundo de gestión de marinas, Island Global Yachting (IGY) y la empresa especializada en gestión e inversión en activos marítimos y portuarios Ocean Capital Partners forman parte de este proyecto, que apuesta por el Puerto de Málaga como enclave estratégico para el turismo náutico en el sur de Europa», según informa la Autoridad Portuaria.

 
 
 

Por otra parte, dentro de las medidas para hacer frente a la pandemia de Covid-19 la Autoridad Portuaria ha autorizado la ampliación de la superficie de terrazas de Muelle Uno, de forma provisional hasta que finalice el periodo de restricciones sanitarias, siguiendo las indicaciones establecidas por las autoridades. El presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, informó a los miembros del consejo sobre los protocolos y medidas que se han llevado a cabo desde el pasado marzo, el seguimiento de la incidencia en el sector portuario, los equipos de protección implementados y el balance de tráficos durante el estado de alarma, y dijo que esta ha sido «una infraestructura clave en la cadena de suministro y posteriormente lo será en la recuperación de la economía».

Nuevo puente sobre el Guadalmedina

El consejo de administración también ha aprobado hoy el pliego de bases para la contratación del proyecto de un nuevo puente sobre el río Guadalmedina desde San Andrés, que estará destinado al transporte de mercancías por carretera, y que se sumará a los ya existentes, tanto para camiones como para el transporte ferroviario. De este modo, la Autoridad Portuaria da el primer paso para ejecutar el proyecto estrella en el ámbito logístico y el de mayor inversión a medio plazo: la creación de un nuevo muelle para mercancías, fruto del desecado del actual puerto pesquero, lo que dará lugar a la creación de una línea de atraque para buques de gran calado. Para ello, será necesario también el traslado de la lonja a una nueva ubicación junto a la desembocadura.

Conforme al nuevo diseño, toda la lámina de agua actual de la dársena pesquera irá sellada, y los brazos se adelantarán hacia el Adosado al Dique de Levante (ADL). De esta forma, se creará un gran centro logístico en el nuevo muelle 8, con 300 metros de extensión para carga rodada, graneles agroalimentarios y transporte de vehículos, que son tres de los principales mercados en estas instalaciones. A ello, se añadirá un relleno con una superficie de casi 100.000 metros cuadrados, con un doble uso: zona de operaciones para grúas, tolvas y máquinas; y otro espacio, posterior y más alejado del cantil, donde irá la alineación de silos y carpas para almacenamiento. De esta forma, en el corto plazo se podrá reforzar la oferta de servicios para mercancías. El presupuesto de la operación es de unos 20 millones de euros, y el plazo de desarrollo será de tres años.

Además, la reunión de hoy ha servido para aprobar un nuevo pliego para el concurso de la redacción del proyecto básico y de ejecución de las nuevas dependencias de la Guardia Civil, que estarán ubicadas en la plataforma de San Andrés. La primera convocatoria, del año pasado, se tuvo que suspender por unos defectos de forma que fueron advertidos por el Colegio de Arquitectos.