Gandia ubicará la marina social en el Passeig del Port tras ocho años de reivindicaciones

Gandia ubicará la marina social en el Passeig del Port tras ocho años de reivindicaciones

                        La marina popular estará ubicada en el tramo de antes de la playa Varadero. :: lp

Los propietarios de las embarcaciones presentarán un proyecto de actividades náutico-deportivas y mantendrán la estética del espacio

 

La marina social estará ubicada entre la playa Varadero y el barco pirata. Tras ocho años de reivindicaciones por parte de la Asociación Gandia Náutica y dos años y medio de intensas negociaciones entre el ayuntamiento y los responsables de la Autoridad Portuaria de Valencia, se ha conseguido fijar en el ámbito portuario los futuros amarres populares.

De esta manera, los componentes de la agrupación podrán dejar allí sus embarcaciones dando carpetazo al problema que venían sufriendo desde el desalojo forzoso del embarcadero pantalán norte del puerto.

El alcalde de Gandia, Arturo Torró, anunció ayer que el gobierno incluirá la marina social en el proyecto de mejora del Passeig del Port, financiado por el Plan Confianza de la Generalitat Valenciana. Este se inauguró antes de verano, pero falta el remate final que da al mar. Es precisamente en este tramo, en el pantalán flotante, donde estarán los amarres y donde se podrán reubicar los afectados.

El traslado no tiene ningún coste para el consistorio, ya que lo asumirá la empresa encargada de la remodelación del Passeig del Port, un proyecto que tuvo un coste de 1,8 millones.

Si todo marcha según lo previsto, antes de que finalice la presente legislatura la Asociación 'Gandia Náutica, Embarcaciones de Recreo' contará con la marina social. «Vamos a tramitar ya la documentación, siguiendo las indicaciones de la Autoridad Portuaria», señaló ayer el primer edil popular, quien recordó que el anterior ejecutivo socialista ordenó el desalojo de los 104 amarres públicos que existían en el puerto «con la excusa del evento de la Copa de América de Vela».

Fue en ese momento, en enero de 2006, cuando se creó la asociación. Esta situación dejó a los miembros de Gandia Náutica sin un lugar seguro para sus pequeñas barcas, que tuvieron que ser realojadas en el barranco de Sant Nicolau, expuestas a los temporales y a los posibles robos.

Arturo Torró, para abordar este asunto, se reunió ayer por la mañana con el presidente y secretario de la asociación, José Balbastre y Toni Hernández, respectivamente, en la que también estuvo presente la directora general de Proyectos de Gandia, Clara Carbonell.

Desde esta agrupación, Hernández manifestó su agradecimiento y satisfacción porque después de ocho años «de lucha constante y de reivindicaciones» para que volvieran los pantalanes al puerto, al final se ha resuelto el asunto. «Torró se comprometió con nosotros y ha cumplido», sentenció.

Gandia Náutica moverá ficha. La asociación está por la labor de dar un carácter eminentemente social a las instalaciones donde los jubilados con vínculos con el mar «van a contar con nosotros para la utilización de los amarres».

Rentabilizar el esfuerzo

A partir de ahora, según agregó Hernández, «nos comprometemos a presentar un proyecto de actividades náutico-deportivas que ayude a rentabilizar el esfuerzo que se ha realizado para que nosotros estemos allí». También dan su palabra de que mantendrán el espacio «con la dignidad y estética que el puerto se merece».

El presidente de Gandia Náutica, por último, destacó que la reubicación de los amarres es uno de los proyectos que mayor consenso ha tenido en la ciudad. «Hemos recibido el apoyo de diferentes partidos y colectivos».

Desde el gobierno de Gandia se ha estado negociando en los últimos años con la Autoridad Portuaria de Valencia para que los miembros de la entidad, la mayoría jubilados, cuenten con un lugar seguro para sus embarcaciones. «La mayoría son gente del mar que practica la pesca y que necesita de un espacio seguro dentro del puerto», remarcó Torró.

Los populares recordaron que ya durante la anterior legislatura, cuando estaban en la oposición, Torró estuvo apoyando las reivindicaciones de la asociación Gandia Náutica para ser reubicados en el puerto.