Parálisis de atraques en la costa tras la burbuja de los puertos deportivos

La crisis ha frenado proyectos en todo el litoral

Parálisis de atraques en la costa tras la burbuja de los puertos deportivos

Embarcaciones amarradas en el puerto de El Candado.

Embarcaciones amarradas en el puerto de El Candado.ELMUNDO.es

FRANCIS MÁRMOL Málaga

Actualizado:20/07/2014 12:26 horas

De occidente hasta oriente, el litoral malagueño ha visto en los últimos años como cesaban los ecos de ampliaciones tan ambiciosas y mediáticas como la de La Bajadilla en Marbella, envuelta en demasiadas incógnitas que no hacen presagiar un rápido desenlace. Pero éste es sólo un ejemplo sonado, pues lo cierto es que desde el puerto de La Duquesa en Manilva al soñado de Torrox-Nerja todo está igualmente parado.

Manilva

La dársena de Manilva se encuentra a un establecido 80% de ocupación sobre sus 328 atraques y ufana de no complicarse ahora con remodelaciones como las alentadas en 2009.

Estepona

Con 447 atraques, en el puerto de Estepona la ocupación está en el mismo nivel y tampoco se oye ya hablar de la ampliación de plazas de este tipo comentada por la Playa del Cristo en el anterior Gobierno municipal.

Marbella

En Puerto Banús, con 915 plazas y un 65% de ocupación típico de estas fechas, también aseguran el mismo rendimiento este verano. El puerto más glamuroso del litoral peninsular, y entre os cinco más caros del mundo, continúa de hecho con precios inalterados desde hace años y ha abandonado una ampliación que la Junta de Andalucía dejó, valga la expresión, en agua de borrajas. Fuentes de la entidad sí deslizan la buena oportunidad que sería ampliar para botes de gran eslora o cruceros de lujo. Pero ahí sigue la cosa, sin noticia a la vista.

En el Puerto deportivo de Marbella (447 atraques) hay un 82% de plazas usadas y en La Bajadilla continúan con sus 268 puntos de toda la vida sin buenas nuevas de los dimes y diretes de su nuevo 'impulsor', el jeque catarí Al Thani, al que se le desinfló el interés al mismo tiempo que la opción lícita de «especular» con el rendimiento lucrativo de la zona aledaña. Aquí se cuenta con un 65 % actual de ocupación sobre 268 plazas y se ofrecerían 1.220 amarres para inquilinos de superlujo. En septiembre termina el plazo para que se conozcan los nuevos planes de su nueva concesionaria, que por ahora tiene varias multas por su dilatación en los plazos marcados y los arquitectos del proyecto reclamándoles en los juzgados el coste de sus trabajos.

En Cabopino, muy cerca, tienen 100 atraques en propiedad y unos 69 en alquiler que se encuentran al 50% por estas fechas, una demanda a la baja con respecto a temporadas anteriores. La explicación de este bajo promedio es que los puertos alejados de los núcleos urbanos, como éste, adolecen del propietario residente que usa los botes para pesca deportiva y otros usos menos esporádicos. La concesión administrativa de Marina Cabopino termina en 2016 y la Junta no se ha decantado todavía por si abrirá la nueva etapa a una posible ampliación del recinto de hasta 50 nuevos puntos.

Mijas

Aunque el alcalde popular Ángel Nozal llevaba en su programa electoral el proyecto de un puerto deportivo, fuentes de su gobierno informaron de que es un anhelo "lejano" y "no prioritario" ahora para los intereses municipales. De la nada se iban a crear 1.200 nuevas plazas.

Fuengirola

En el municipio vecino fuengiroleño la alcaldesa, también del PP, Esperanza Oña, parece que ya se ha cansado de pedir que la Junta le amplíe, actualice y remodele el Puerto deportivo actual, un caballo de batalla que además le cuesta un 300% más como concesionaria municipal. Cuenta con 226 atraques.

Benalmádena

Con uno de los mayores recintos del litoral levantino, la localidad de Benalmádena ya se ha olvidado de crecer el doble de lo que aglutina tras desaprovechar la concesión de ampliación dada por la Junta en 2012 y que ha quedado desierta tras dos años. En este tiempo no ha habido iniciativa privada, ni pública, que pusiera la infraestructura en 2.000 atraques.

Málaga

El puerto deportivo de El Candado, en la capital, por su parte, es un club saturado de demanda y con el sold out colgado casi todas las fechas del año, lo que justificaría el deseo de Paulino Plata, presidente de la Autoridad Portuaria, de ampliar con 600 nuevos puntos de atraque los escasos amarres que ofrece el Muelle Uno.

Vélez-Málaga

Por último, y en la costa este ya, son pelillos a la mar los 50 millones de euros prometidos por el expresidente de la Junta, José Antonio Griñán, para ampliar el puerto de La Caleta de Vélez con 274 atraques y que iba a pasar a 791, pues ya sólo se anuncia una "reordenación" de la planta naútica.

Torrox y Nerja

También se ha tragado el mar el sueño del puerto deportivo de Torrox-Nerja, donde las olas seguirán lamiendo las orillas sin diques que lo impidan, cuando se han evaporado las intenciones de invertir 33 millones por parte del Gobierno andaluz en una nueva infraestructura. Ésta iba a tener 500 amarres y a recoger la demanda oriental de este tipo de embarcaciones. Aquí la cosa por ahora también ha quedado a expensas de la iniciativa privada.

En definitiva, la crisis, la limitación de la especulación en torno a ellos y la decreciente demanda de amarres -al menos de mediana eslora- han dado al traste con muchos planes de construcción y ampliación de puertos deportivos. Al menos de momento.