Haber, háilos

 21.06.2007 | 02:00

La Opinión A Coruña

Antón Luaces.

  

En el mundo de la mar hay, como en tierra, de todo. Pero quedan con todas las salitres del mundo aquellos que pocas veces se han mojado verdaderamente y, sin embargo, han sabido vivir de las olas que otros han aguantado como nadie. Personajes y personajillos que se han hecho un nombre -para su bien y, el tiempo, para su mal- que se vinculará siempre al hecho marino y que ellos mismos hacen que, de vergonzante, su actitud pase a ser de una prepotencia y un intentar estar en el "machito" como sea que da vergüenza ajena.

 

Por ahí, pulula quien se adjudica el mérito de haber creado el Servicio de Salvamento Marítimo Epañol. A su currículo suma importante cantidad de "ex". Y, ahora que puede vivir de lo que pudo haber sido, genera nuevos títulos y, a lo que se ve, sin el más mínimo rubor, se adjudica premios del mismo modo que los otorga a sus amigos. Todo un lobo de mar que, con sus lobeznos, se apuntan a un bombardeo con tal de seguir coleccionando títulos y prebendas. La última de estas son los diplomas autoconcedidos para conmenorar el XXVIII aniversario de la muerte del gran investigador marino Philippe Cousteau y que recibirá en Castrillón (Asturias), Rafael Lobeto Lobo, ex director general de la Marina Mercante y patrono fundador y secretario general de la Fundación Philippe Cousteau que concede estos premios. Otro de los premiados, antiguo colaborador de Lobeto Lobo, es el gallego Jesús Ferreiro, director del desaparecido programa radiofónico "Onda Pesquera", presidente internacional (¿?) de la Fundación Titanic, y Delfina Taboada, especialista en programas de la Fundación Internacional para la Promoción de la Cultura, de la UNESCO. Se alega que el reconocimiento -que hará efectivo el día 28 la recién elegida alcaldesa de Castrillón, Angela Vallina- tiene que ver con el trabajo realizado por los tres nominados "a favor de la gente de la mar y de la conservación del medio ambiente marino". El jurado que otorgó estos premios estuvo presidido por el ex alcalde de Bilbao José María Gorordo. Los actos se desarrollarán en la plazoleta Central del Museo de las Anclas que, por cierto, a punto estuvo de desaparecer por la desidia de algunos.

 

¿A qué tanto protagonismo basado en supuestos hechos pasados que mejor sería no recordar?

Hay que asumir ese pasado, efectivamente; pero hay que hacerlo en función de lo que cada uno aportó al mismo. La gente de la mar no guarda un especial recuerdo de quienes protagonizaron ese pasado. Y menos, todavía, para que se autopremien ellos y sus amigos.