Dómine y Sister, los dos J. J. que alzaron un imperio

  • Print

 

 

 

LAS PROVINCIAS

El primer J. J. Sister, de la Compañía de Vapores de África 
(1910-17) y después de Trasmediterránea (hasta 1965) 
en Valencia en 1945.:: ARCHIVO JUAN CARLOS DÍAZ LORENZOEl primer J. J. Sister, de la Compañía de Vapores de África (1910-17) y después de Trasmediterránea (hasta 1965) en Valencia en 1945.::

ARCHIVO JUAN CARLOS DÍAZ LORENZO

Rockefeller, Stalin, Rothschild, un desconocido Franco o el controvertido March aparecen en la historia de los fundadores de la Compañía Valenciana de Vapores Correo de África y Trasmediterránea, de Unión Naval o Campsaç

PACO HUGUET

Fueron grandes hombres de negocios, emprendedores. Pero también aventureros en sentido estricto, médicos, políticos, capitanes de barco. Auténticos próceres de Valencia y toda España. Sin exagerar. Hoy podrían ser calificados como 'lobbistas', en el mejor de sus sentidos. Influyeron en Gobiernos. Cortaban el bacalao. En sentido literal y figurado. Sus vidas están aderezadas de curiosas anécdotas y hechos de relevancia histórica.

Juan José Sister (1829-1885) y José Juan Dómine (1869-1931) cumplen casi todas las etiquetas anteriores. El doctor J. J. Dómine, da nombre a una conocida calle de Valencia: la que va desde el final de la avenida del Puerto hacia la Malvarrosa, paralela a la Marina Real. J. J. Sister, apellido pronunciado a la inglesa («síster») pero de origen francés, también tiene vía pública. Es la última que desemboca en la avenida del Puerto por su derecha, tras nacer en la avenida de Francia. Su nombre es menos conocido. Su importancia iguala a Dómine y el relativo 'olvido' de su historia tiene poco perdón. La creación de Trasmediterránea, Unión Naval de Levante o Campsa, entre otras compañías, estuvo ligada a estos apellidos.

Vicente Dómine es descendiente de ambos. Con apenas 17 añitos acudía a los consejos de Trasmediterránea como último representante familiar. El que fuera director general de Transportes durante muchos, ahora tiene otras responsabilidades en la Generalitat. Relata la apasionante historia de Sister y Dómine. Los dos 'doble Jota' engrandecieron la ciudad y puerto de Valencia.

Los años finales del siglo XIX y parte del XX no se entenderían sin ellos. Ni sin otros notables de la época con los que ni los Dómine ni los Sister comulgaron. Compitieron en lo político y empresarial con José Campo (fundador del periódico La Opinión, antecesor de LAS PROVINCIAS), los Trénor (del marquesado del Turia) y Cirilo Amorós, entre otros. Liberales y conservadores.

Con su barco a Terranova

Juan José Sister, abuelo de Vicente Dómine, comienza su andadura con 21 años, cuando se marcha a Baleares. Allí, «él mismo se construye un queche, el Faraón. Y con ese barquito de dos palos se va nada menos que a Terranova». En 1850 se le considera el español que más cerca ha navegado del círculo polar ártico, toda una proeza con un 'velerito' de apenas 40 toneladas. Se va a por bacalao, un producto que en la época gozaba de «un valor increíble, porque era una proteína conservable».

El comercio del bacalao entraba en liza con el que Trénor, socio de Campo, compraba a barcos ingleses e irlandeses. Primer roce entre dos grandes grupos empresariales valencianos.

Sister, por tanto, empezó como capitán de barco. En la década de 1870 deja los buques en manos de su cuñado y otros familiares. Ningún naviero «controlaba a los capitanes». Hasta el telégrafo debían ser de la máxima confianza. Tanto era el poder de los comandantes, que los marineros firmaban contratos «a disposición del capitán», que si quería podía tener a su tripulación años dando vueltas por el mundo.

Sister, asociado con Lázaro y otros valencianos, implantó la primera flota de vapores en el puerto de Valencia, que hasta entonces (década de 1860) era «secundario». Antes de eso, en los 50, J. J. Sister convirtió a su padre en el primer capitán de un vapor matriculado en el Grao, el Joven Pepe. Todo un cambio para un Vicente Sister padre, que había navegado a principios del siglo XIX con su pequeño laúd y ahora podía llegar en la mitad de tiempo a Marsella que otros barcos modernos.

Sister tuvo otros grandes negocios: el vino (con Lázaro), el abono y el petróleo. Hacia 1870 empezó a traer de Chile el guano, aquellos famosos nitratos cuyos efectos en la producción de arroz eran brutales. También el tasajo, una carne seca que se daba a los esclavos. Remontaba el río Paraná y la compraba para venderla en Cuba, donde cargaba azúcar para Inglaterra.

Aún en esos años y también al timón de la goleta Valencia se marchó al puerto de Filadelfia (EE UU) en busca de duelas, las tablas curvas con las que se fabricaban los toneles del afamado roble americano para la crianza del vino. Pero por aquellos años empezaba la fiebre de la extracción de petróleo en Pensilvania. «Primero pensó en usarlo para el alumbrado y luego para las bombas de agua que permitían regar los campos». Sister importó un potente combustible casi desconocido hasta entonces.

«Primero fundó una pequeña refinería y luego otra con el Grupo Ayora», recuerda Vicente Dómine. Se ubicó en la fachada marítima, donde después estuvieron sus sucesoras Campsa (Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos) y CLH (Compañía Logística de Hidrocarburos).

Sister contó con el apoyo de los hermanos La Roda y de los Lázaro, productores de vino de Sagunto y Puçol, con los que exportó sus caldos al norte de Europa por el puerto francés de Le Havre.

Vicente Dómine es sobrino nieto de J. J. Dómine. La segunda jota es del apellido Juan, y no del nombre propio, algo que muy pocos conocen. Su trayectoria comenzó como médico, coetáneo del doctor Vicente Peset Cervera (padre de Peset Aleixandre, rector de la Universitat fusilado en 1941) y del doctor Francisco Moliner (que dio nombre al sanatorio de tuberculosos de Porta Coeli), «grupo de higienistas que luchaban por las condiciones de los ciudadanos».

Su segundo paso en la vida pública llegó a través de la política. Hacia 1904 y 1905 se integró en el grupo Canalejas y fundó su partido en Valencia. Sin embargo, en 1909 fallece su padre y José Juan «se hace cargo de la Agencia Dómine», empresa consignataria de barcos y transitaria y que existió en la calle de su apellido hasta su disolución en 1972. Operó durante décadas con una flota de barcazas en el puerto y fue la primera en usar 'containers' en Valencia hacia 1967.

En 1909, se produce la fusión de la Compañía Valenciana de Navegación, fundada por Sister en 1884 (poco antes de morir) y La Roda Hermanos, de la que Dómine era gerente. Nacía otra sociedad clave: la Compañía Valenciana de Vapores Correo de África. La unión era necesaria para optar al concurso público de comunicaciones entre la península y el norte de África español. De aquella alianza empresarial, o precisamente por ella, surgirían nuevos lazos familiares.

«Por primera vez, una empresa valenciana se convertía en adjudicataria de la línea de soberanía», las comunicaciones con Baleares, el Magreb y Canarias desde el Mediterráneo. La pujanza de aquella Compañía de Vapores de África permitió que capital de estas tierras montara una línea de transporte por carretera en el Magreb, 'La Valenciana', famoso autobús en la época del libro y la serie 'El tiempo entre costuras'. De Vapores de África, la catalana Tintoré y otros socios surgió Trasmediterránea en 1917.

Años más tarde, en 1927, J. J. Dómine fue uno de los impulsores y primer presidente de Campsa, «cuando Primo de Rivera y Calvo Sotelo le encomiendan el monopolio del petróleo». Además, cofundó el Banco de Cataluña, la siderúrgica Fábrica de Mieres y la Unión Naval de Levante (1924), que nació «como filial de Trasmediterránea para la reparación y construcción de barcos». Estos astilleros llegaron a emplear a 3.000 personas en los años 1920 y 30. Como anécdota, uno de sus primeros ingenieros fue un hermano de un desconocido Francisco Franco.

La relevancia de los dos J. J. en la economía y la política de la época fue reflejada por Vicente Blasco Ibáñez, «que públicamente dijo que en Unión Naval había capital alemán que no podía emerger tras las I Guerra Mundial y de Alfonso XIII». No hay pruebas pero «Blasco era habitual en casa de Sister y viajó en varios de sus barcos».

Dómine y otros valencianos se asociaron con el controvertido Juan March (acusado de abastecer a los alemanes en 1917, de contrabando de tabaco, de financiar a Franco...) para formar Petróleos de Porto Pi. «Antes de la llegada de las grandes empresas americanas quería hacer una gran petrolera, pero entraron en guerra contra los Rockefeller». «March traía el petróleo de Georgia y de Bakú, Azerbaiyán, zona en la que los Rothschild habían perdido derechos». Dómine investiga si ahí intervino el georgiano Josef Stalin, que forjó el inicio de su carrera en el sindicato de trabajadores del petróleo azerbaiyano