BOVES, EL LEÓN DE LOS LLANOS

javier Soriano Trujillo | Actualizado 06.02.2015 - 01:00

  
EN el parque del Oeste de Madrid había antiguamente un monumento en recuerdo a los héroes de las guerras coloniales, que fue destruido en la guerra civil; en su lugar se encuentra actualmente el monumento dedicado a Simón Bolívar.

No es el único monumento levantado en su memoria en España, también lo hay en Cádiz, en Sevilla o en Barcelona entre otras localidades. Aun siendo un personaje que luchó contra España, es justo reconocer la importancia que en el proceso histórico hispanoamericano ha tenido, pero siempre y cuando ello no suponga el olvido de los nuestros, aquellos que lucharon y murieron por España.

Y uno de esos personajes es, sin duda, José Tomás Rodriguez y de la Iglesia, nacido en Oviedo en 1782, que se distinguiría el resto de su vida por el segundo apellido de su padre, Boves, y que también sería conocido como el León de los Llanos o Taita (papá) por sus seguidores.

Enrolado en un buque que hacía la ruta a Venezuela, llegará a esa tierra en una época en la que, aprovechando el vacío de poder existente en España como consecuencia de la invasión francesa, se desencadenarán una serie de procesos que acabarán con la independencia de la mayor parte de nuestros territorios de ultramar.

La imposibilidad del envío de tropas desde España al estar estas embebidas en la guerra en el propio territorio patrio, dio lugar a que estos procesos independentistas se convirtieran en guerras internas en las propias sociedades asentadas en esos territorios de ultramar, surgiendo líderes por los defensores de la Corona, los realistas, y por los independentistas, los patriotas. En el caso de la Capitanía General de Venezuela, entre estos líderes destacarían por el lado realista Boves, y por el patriota Simón Bolívar.

En tanto Simón Bolívar había nacido en Venezuela, de ascendencia vasca con señorío en España, y con una excelente formación adquirida en Europa, Boves descendía de una humilde familia asturiana, con una infancia difícil al quedar huérfano de padre a temprana edad, y con una formación en Náutica que le habilitaría como segundo piloto en la Marina mercante.

Ambos líderes se enfrentarán en la guerra por la independencia venezolana, guerra en la que se llevarán a cabo todo tipo de atrocidades por ambas partes. Boves abrazará las ideas realistas y se unirá a las fuerzas militares leales a la Corona, arrastrando con sus sobresalientes cualidades de líder a las clases ínfimas de la sociedad venezolana, masas de mestizos y de color de Los Llanos contra la clase alta criolla, a quien por sus títulos estaban sometidos, y que habían abrazado el ideal independentista.

Este Ejército de Boves, también conocido como la Legión Infernal, llevará a cabo una campaña militar en el que se forjó su leyenda y se hizo real lo imposible conteniendo la independencia venezolana. Acusado de crímenes y atrocidades, conviene recordar el Decreto de Guerra a Muerte hecho por el criollo Bolívar en el que dirá: "Españoles y canarios, contad con la muerte aunque seáis indiferentes, si no obráis por la liberación de América, Venezolanos contad con la vida aunque seáis culpables".

Esta declaración vendría precedida por el Plan para Libertar a Venezuela hecho por el también criollo Antonio Nicolás Briceño en el que se decía: "El fin principal de esta guerra es el exterminar en Venezuela la raza maldita de los españoles de Europa sin exceptuar los isleños de Canarias, todos los españoles son excluidos de esta expedición por buenos patriotas que parezcan, puesto que ninguno de ellos debe quedar con vida no admitiéndose excepción ni motivo alguno…".

Boves caería muerto en combate en diciembre de 1814 en la batalla de Urica, donde alcanzaría su última victoria sobre las tropas de Bolívar. Hoy en día es un personaje controvertido del que Hugo Chávez en un discurso público en enero de 2007 afirmaría: "¿Cómo se entiende el año 1814 sin la rebelión popular de los negros, de los pardos, de los peones de la sabana que se fueron detrás de Boves como esperanza de redención social?. Es evidente que fue un gran caudillo que con sus sobresalientes cualidades arrastró a las clases". Lo curioso es que esas clases seguían a un caudillo que luchaba por los intereses de la Corona Española.

200 años después de su muerte, mientras en España su enemigo Simón Bolívar perdura en estatuas y calles, de Boves no queda más recuerdo que el nombre de una calle en su ciudad natal.