Pedro Menèndez de Avilès fue capitàn de la Marina Civil y de las Armadas del Rey (2)

  • Print

Pedro Menéndez de Avilés, nacido en Avilés en Asturias 15 de febrero 1519 y murió en Santander 17 de septiembre 1574. Su familia, aunque era de hidalgos, era humilde, como tantas otras familias asturianas de aquella época.  Fue durante toda su vida marino civil, si bien en algunas ocasiones actuó como corsario y llegó a ser almirante de alguna de las Armadas al servicio de la Corona.

 

 

                       

Pedro Menéndez de Avilés.

Retrato de Francisco de Paula Martí (1791).

 

Ha pasado a la historia como el fundador de la ciudad de San Agustín (28 de agosto de 1565), situada en la Florida, (EEUU), que es el puerto más antiguo que crea Europa en América del Norte (28 de agosto 1565). Siguiendo instrucciones de la corona había destruido el asentamiento de hugonotes franceses de Fort Caroline, en la Florida.

Fue el primer gobernador de La Florida y también fue gobernador de Cuba desde 1567 a 1574.

Tomó el control del Estrecho de Bahamas, fortificó varios puertos en el Caribe y condujo las negociaciones con los indios Calusa.

Nacido en Avilés en Asturias, es uno de los hijos más jóvenes de la familia. Después de la muerte de su padre, su madre se vuelve a casar.  El  decide entonces navegar con sus familiares, siendo así que a la edad de catorce años, se escapa de sus tutores y se enrola como grumete en buques mercantes que se  dedicaban no solo a transportar mercancías , sino  a la caza de piratas franceses en aguas del Cantábrico. Reinaba en aquel tiempo Carlos V, que por carecer de flota propia, recurría a los corsarios para defender sus intereses en la mar, que luchaban principalmente contra los piratas franceses que atacaban a la costa española.

Después de pasar varios años en la mar, regresó a su casa. Contrajo matrimonio con la jovencísima con Ana María Solís.  Pero su matrimonio fracasó y decidió  retornar a la mar.  A los veinte años de edad consigue  armar un barco con una tripulación de cincuenta hombres. Sus hermanos, Alvar Sánchez de Avilés y Bartolomé Menéndez de Avilés también eran marinos civiles. En las flotas de Pedro Menéndez navegaron decenas de marinos civiles asturianos que llegaron a alcanzar un gran relieve profesional.

La flota de Pedro Menéndez llegó a conseguir renombre por el apresamiento de buques franceses.

En 1544, una flota francesa bajo el mando del capitán Jean Alphonse de Saintonge, logra capturar 18 barcos españoles, en aguas de Finisterra. El intrépido capitán Pedro Menéndez de Avilés, acosa a los franceses y los persigue hasta el puerto de la Rochelle, que es un puerto muy protegido en la cornisa atlántica francesa. Un puerto casi inexpugnable. Sin embargo, Pedro penetra en él, aborda al barco capitana del corsario francés, le Marie, y mata a su capitán, Saintonge. Recupera cinco naves españolas y libera a varias decenas de prisioneros, consiguiendo salir a la mar sin mayores problemas. Aquella noticia no pasa desapercibida para Carlos V, que le promociona y autoriza a seguir en la lucha contra los piratas franceses que representaban un grave peligro para las costas de Asturias y Galicia. El rey le había concedido una especial patente de Corso. Su pericia como marino y su talante guerrero logran desterrar a los corsarios franceses de los mares del norte de España.

Cruza el Atlántico

En 1552, el capitán Pedro Menéndez se encuentra al mando de una flota que realiza  travesías atlánticas a las Indias. En sus barcos transporta además de mercancías diversas, importantes cantidades de monedas, soldados y personajes de distinto rango. La navegación atlántica viene a completar su formación como marino en la navegación de altura, en la que es imprescindible el manejo del astrolabio, la ballestilla y el cuadrante, además de conocimientos de cosmografía y cartografía. Los viajes a través del Atlántico  exigen medidas  especiales en cuanto a la organización de las guardias, gestión de los alimentos y de las provisiones de agua, etc. En definitiva las singladuras trasatlánticas incrementaron sus conocimientos náuticos y le dotaron de mayor experiencia en la navegación.

Gana la confianza del rey

Su fama es tal que en 1554, acompañó al rey, Felipe II de España, que viajó a Inglaterra para casarse con María I de Inglaterra.(Marìa Estuardo)

El 15 de octubre de 1555, Pedro Menéndez viaja a Sanlúcar de Barrameda para tomar el mando de una flota de Indias que cruza el atlántico,  y retorna en 1556, sin contratiempos y con un copioso cargamento de ricas mercaderías.  Posteriormente ejercerá como capitán de la flota del virrey del Perú.

En el año 1556, Carlos V abdica en su hijo Felipe II, que mantiene su confianza en el capitán  P. Menéndez nombrándolo Capitán General de la Escuadra de la Guarda de las Costas, con destino en Flandes, teniendo como misión  custodiar aquellas aguas de los ataques franceses. Desembarcó en Calais y tomó parte en la célebre Batalla de San Quintín (10 de agosto de 1557).

En 1559 firmada la paz, deja el mando de aquella flota.

Capitán de capitanes de la flota de Galeones (Capitán general)

Se inicia como capitán general de una flota de galeones, en 1561,  transporta un importante tesoro de México. A su regreso, pidió permiso para empezar a buscar una nave perdida, lo que se le negó inicialmente. En este galeón que era su único hijo, Juan, y otros miembros de la familia. Tras una larga espera, la solicitud es finalmente concedida, siempre que coloniza y exploró La Florida como adelantado rey Felipe II. Él creó a sus propias expensas, una expedición. Mientras que él está listo para salir, recibió una orden formal del rey para encontrar y eliminar todos los intrusos y piratas de otras naciones, donde pueden encontrar en la India.

Demostró ser un extraordinario marino, y un gran estratega, llegando a organizar el tráfico con América de acuerdo a sus experiencias y criterios, si bien no siempre mereció la aprobación de otros marinos civiles coetáneos, como es el caso de otro gran marino asturiano como lo fue Juan Escalante de Mendoza.  

Resulta interesante al respecto el documento titulado “Memorial sobre la navegación de las Indias, hecho por Pedro Menéndez de Avilés, que fue por capitán general a la Nueva España y vino de ella, año de 1556” que se encuentra en el Archivo de simancas.. (AGS, Consejo de Castilla 46, doc. 38.)

Pedro Menendez llegó a ser encarcela por ciertos abusos cometidos en las misiones que se le habían encomendado.

En 1562, el almirante Gaspard II de Coligny, jefe de los protestantes franceses, eligiò al capitán hugonote Jean Ribault, para establecer una colonia en la Florida, con 150 de sus correligionarios. Aque grupo decide establecerse en la isla de Parris, en donde construyeron una fortaleza que llamaron fuerte de Carlos (Charles fort). Considerando que habia finalizado su misìon, Ribault emprende el viaje de retorno a Francia, dejando una pequeña guarnición en el nuevo asentamiento. Una vez en Francia, su regreso a Florida se demora porque fue hecho prisionero por los británicos,debido a sus diferencias religiosas.

Dos años más tarde, Coligny habìa lanzado de un nuevo partido liderado por René Goulaine de Laudonniére, que fue el segundo de Ribault en 1562 y estableció un nuevo asentamiento en la desembocadura del río St. Johns. Los colonos, en su mayoría hugonotes bautizan este lugar "Carolina", en honor del rey Carlos IX. Los Indios Timucua ayudarn a los francés para construir  Fort Caroline. Sin embargo, las relaciones con los nativos se ponen tensas y y quedan pr´´acticamente sin vìveres. Los colonos están dispuestos a abandonar la fortaleza, cuando en agosto de 1565, los refuerzos dirigidos por Jean Ribault llegaron de Francia.

Menéndez de Avilés llegó de España a la vez que Ribault, recibió la orden del rey a cazar a cualquier intruso de Florida. Su flota ve los barcos franceses y comprometida, pero se vio obligado a retirarse hacia el sur, donde instalaron un campamento que se convertirá en San Agustín. Ribault salió en persecución de los españoles con algunos de sus barcos y la mayoría de sus tropas, pero son sorprendidos en el mar por una violenta tormenta que dura varios días. Menéndez, opta por atacar Fort Caroline por tierra. Él llevó a sus tropas y atacó la fortaleza que ya no es defendido por 200-250 colonos. Los únicos sobrevivientes son 50 mujeres y niños fueron tomados prisioneros, fueron ejecutados todos los demás.

La flota de Ribault fue destruida por la tormenta, los barcos se hundieron o encallaron al sur de St. Augustine, muchos marinos murieron. Menéndez no puede localizar Ribault y sus hombres escaparon. Él les ordena a rendirse. Pensando que él y sus hombres serían bien tratados, Ribault capituló. Pero Menéndez, sin embargo, ordenò ejecutar a Ribault y varios cientos de franceses, no por causa de su nacionalidad, sino como herejes luteranos. El lugar en el que se llevaron a cabo estos actos de crueldad es ahora conocido como la Bahía de Matanzas (que significa "masacre" en español).

Menèndez, una vez sometida la costa de la Florida,  completò la construcción de la fortaleza de San Agustín y dejò  allì una guarnición. Luego continùo la exporaciòn de la costa, iniciando aquí y allá  la construcción de nuevos fuertes, para evitar nuevas incursiones francesas, y potenciò la presencia de clèrigos catòolicos con el fin de evangelizar a los nativos.

 

                                                      

                         Monumento a Pedro Menèndez, en Avilès

Menciòn especial merece la gran aportaciòn realizada a la arquitectura naval española por el capit´´an Pedro Menèndez, en 1568, con el diseño del famoso galeòn agalerado. Vease al respecto la tesis doctoral del capitàn Jorge Parada Mejuto

ruc.udc.es/dspace/.../UDC_TC_ParadaMejutoMJorge_opt-02_de_2.pdf

 

 

 

capitàn, Josè A. Madiedo