El confuso momento que transita la industria marítima

 

 

 

 
Guerras, disputas económicas entre potencias, nearshoring y negociaciones laborales, siembran la incertidumbre
 

La situación actual en la industria marítima es que las líneas navieras necesitan mantener el valor de las tarifas spot en la ruta Asia-Norteamérica mientras concluyen las negociaciones de contratos a largo plazo. Al menos así lo proyecta el analista Jon Monroe, quien destaca que aún quedan tres meses de conversaciones sobre la mesa. 

Sin embargo, plantea una inquietud: “¿Podrán las líneas navieras mantener sus dedos alejados del botón de descuentos?”. Según explica, ya la semana pasada, redujeron las tarifas spot, no mucho, menos del 5%, pero lo suficiente para cuestionarse acerca de ¿dónde estarán las tarifas en mayo? 

Al respecto adelanta que han trascendido proyecciones que las ubican entre US$1.500 y US$1900 para la costa oeste de EE. UU. para los principales retailers, mientras que, para los NVOCCs, dependiendo de su tamaño, entre US$2.000 y U$2.200 a la costa oeste y entre US$3.000 y US$3.200 a la costa este. 

En todo caso, Monroe advierte que es demasiado pronto para fijar los tarifas, pero que lo más probable es que sigan bajando. “De aquí a mediados de mayo, que es cuando espero que se cierren todas las tarifas, puede pasar cualquier cosa. Las actuales tarifas spot actuales están muy por encima de estas cifras, pero siguen bajando”, indica. 

Una industria plagada de incertidumbre 

Monroe grafica el “confuso” momento que vive la industria marítima, apuntando a las opiniones extremistas imperantes “algunas de las cuales concluyen que todo está colapsando, mientras que otras señalan que todo está mejorando”, sostiene.

Afirma que “nunca ha habido un momento más confuso en la historia de nuestra industria. Afortunadamente, parece que prevalecerán las cabezas más frías a medida que las líneas navieras busquen la estabilidad”. 

Por supuesto, explica que esa estabilidad “tiene un costo”, ya es conocido el hecho de que los gastos de las líneas navieras han aumentado y, con ello, se puede esperar que los costos básicos del transporte marítimo aumenten. 

Además, el panorama mundial no coopera: “dos guerras, ataques a buques en el Mar Rojo, ambos canales se han convertido en puntos de estrangulamiento y tenemos negociaciones laborales en la costa este de EE. UU. Si a esto le sumamos el reshoring, el nearshoring y el friendshoring, tenemos una industria plagada de incertidumbre”, sostiene.  

Añade a lo anterior el hecho de que EE. UU. y China, las dos mayores potencias económicas mundiales estén jugando al “ojo por ojo” y que en cualquier momento ambss podrían ejecutar sanciones contra una industria o un commodity determinado. “¡Bienvenido al nuevo mundo, son tiempos confusos!”, comenta.

Puertos de Los Ángeles y Long Beach

En otro frente, el analista menciona que los puertos del sur de California están prosperando una vez más y emergen como los principales beneficiarios tanto de la disrupción en el Canal de Panamá como de las negociaciones laborales en la costa este de EE. UU. [La reflexión fue hecha en forma previa al accidente en el puente de Baltimore que probablemente refuerce esta dinámica]

Destaca que Los Ángeles registró un enorme aumento del 63% en el movimiento de importaciones, mientras que Long Beach registró un aumento del 29,4% en las importaciones. “Sí, suena increíble, ¿verdad? No precisamente. Tanto Los Ángeles como Long Beach experimentaron importantes caídas de dos dígitos en febrero de 2023”, aclara Monroe y agrega que “lo que parece un aumento de las importaciones en realidad ha vuelto a los niveles anteriores a la pandemia. Si bien son buenas noticias, es difícil sacar algo al respecto, aunque muchos lo intentarán. Todo sigue como siempre”, sostiene.

Un nuevo actor en el Transpacífico

En la constante evolución de la industria marítima, Monroe destaca también la irrupción de Hede, línea naviera basada en China, en la ruta Transpacífico, ofreciendo tránsitos de 13 días desde Shanghái a Los Ángeles. Según explica, este nuevo actor en esta ruta cuenta con el respaldo de la Autoridad Portuaria de Hebei, operará cinco buques cuyo tamaño oscilará entre 3.750 TEUs y 4.000 TEUs y dispone, además, de 200 chasis para realizar una operación limitada sobre ruedas.

Por MundoMarítimo