Fernando Yllescas, ingeniero naval: "El barco puede pescar en esas condiciones, pero es el patrón quien lo decide"

Antena tres

El ingeniero naval ha detallado las hipótesis de lo que pudo haber ocurrido en el hundimiento del pesquero gallego.

La tragedia del pesquero gallego ocurrida en la isla de Terranova se ha cobrado la vida de 9 personas y otras 12 permanecen desaparecidas. De momento, se han podido rescatar a tres supervivientes.

Las familias siguen muy pendientes de la información que llega con cuentagotas desde fuentes oficiales.

Principales hipótesis

Al respecto, el también ex-miembro del Comité de Investigación de Accidentes Marítimos ha considerado que "hay dos hechos claramente demostrados: la mala mar y que el barco pierde el control".

El experto considera que el suceso pasó muy rápido y que existen tres posibles hipótesis sobre lo que pudo ocurrir: "Una es el vuelco por un golpe de mar, la segunda es una avería mecánica que produzca una inundación y una tercera es la pérdida de control combinada con el vuelco".

Sobre esta última posibilidad,Yllescas ha detallado que "si el barco se queda sin control significa que no tiene propulsión o que no tiene energía eléctrica. Entonces queda expuesto al golpe del mar de una manera continua".

Asimismo, también ha dejado claro que cuando existen condiciones adversas "el barco puede pescar, pero es el patrón el que lo decide, y lo decide bajo dos prismas, la necesidad de pescar y la seguridad".

COMENTARIOS DE AEMC

Las declaraciones de esta naturaleza resultan indignantes. 

El marino, el  marinero para este tecnoburócrata, siempre resulta ser el responsable. Y puede serlo, pero solo en parte. Hay otros responsables, por ejemplo quienes diseñan barcos que no reúnen las condiciones de equilibrio necesarias para navegar y faenar en determinadas condiciones. Hay otros que firman inspecciones en barbecho o que despachan barcos con tripulantes contagiadas por COVID o sin titulación y requisitos necesarios.  

https://www.amsa.gov.au/sites/default/files/amsa507.pdf

Hay quienes acusan a los que navegan para tapar sus miserias, que no son pocas.

Tanto el patrón como el armador saben lo que ha ocurrido y sus circunstancias, y probablemente lo ocultarán.

Los medios, en general, hacen ruido, dando voz a meros opinadores civiles o militares, no a profesionales con experiencia. 

El patrón obedece las órdenes y directrices del armador, y si no las cumple sabe lo que le queda.

Las hipótesis pueden ser muchas: vía de agua, explosión, corrimiento de carga, falta de estabilidad, enmalle del saco, mala estiba, exceso de peso sobre la cubierta, hielo acumulado en la parte alta del barco, etc, pero opinar categóricamente sin tener el conocimiento y la experiencia del mando de un barco es una frivolidad.