Archivos militarizados

Nos ha llegado una copia de lo publicado por el vicealmirante Manuel Antonio Martínez Ruíz sobre el Archivo General de la Marina “Álvaro de Bazán”, situado en Viso del Marqués, bien alejadito de la costa española. La Asociación de la Marina Civil, ya hace años que dedicó su atención a este mismo asunto, por lo que significaba aquel Archivo Militar y por el lamentable estado de abandono y desidia en el que se encontraba. No queda otro remedio que estar totalmente de acuerdo con el vicealmirante Martínez cuando afirma sin titubeos que el mencionado Archivo general “es un despropósito desde que se creó en 1948 en un lugar de la Mancha” . Y lo es por muchas razones, como bien desgrana en su inteligente artículo, pero fundamentalmente por una que no aflora, a pesar de extenderse en críticas hacia al añojo conservatorio: por que en aquel archivo se encuentra “secuestrada” y en riesgo de larvada agonía, por diversas casusas, una parte esencial de la historia de la Marina Civil. Algunos de los legajos que pudimos tener en nuestras manos cuando visitamos el archivo hace algunos años, se deshacían con solo tocarlos, los devoraba la humedad, las bacterias y especialmente por la ignorancia y la desidia institucional patente en la falta de custodia responsable de documentos históricos.

También tuvimos ocasión de comprobar el trato de favor que se dispensaba a unos, los militares, mientras éramos despachados con apatía y descuido nosotros mismos. Vivir aquello después de un largo y costoso viaje ver y vivir todo aquello, fue humillante. El espíritu del franquismo seguía enlatado en aquel monstruo de ladrillo varado en medio de lo árido. De otras interioridades , de las relaciones entre los archiveros profesionales y los militares allí destacados, es preferible olvidarse.

Magnificas pinceladas las que aporta el vicealmirante Martínez, pero

la solución, una vez más, no pasa por seguir militarizando y secuestrando la historia de la Marina Civil, por seguir poniendo obstáculos para que los españoles contribuyentes impidiendo el fácil acceso al conocimiento de su historia, sin duda la más fructífera y sacrificada para el interés general de los españoles.

Que después de 43 años de democracia sea este el panorama que ofrece la la Marina Española, de la que forman parte tanto la marina civil como la militar , es muy significativo. La sociedad española, en su mayoría ignora la historia de la marina civil, porque el bipartidismo y sus colaboradores coyunturales no se han ocupado de este asunto, lo cual no deja de ser tan vergonzoso como grave.

Ya es hora de crear un auténtico museo de la Marina Civil y un Archivo General de la Marina Civil. Al fascismo social y militaroide no se le puede combatir exclusivamente con discursitos de tribuna escaparate y campaña electoral.

El gobierno español está en deuda con la Marina Civil y lo sabe, otra cosa es le falte cabeza y coraje para poner fin al parasitismo naval al que está sometida la Marina Civil.



Nota.- Álvaro de Bazán, que se nos presenta como una especie de tres en uno, un personaje de doble o triple factura, pero difícil de saber quién es quién. En cualquier caso, Álvaro de Bazán, pudo ser un marino civil, un armador, un contratado por la corona para prestar servicios especiales, un mercenario marítimo de otro tiempo, pero lo que es certificable es que nunca fue miembro de la Armada Española, que no existía.