El pesquero “LUZ DE JESUS” se hunde a 8 millas de San Vicente de la Barquera (Cantabria)

  • Print

 

 

 

La tripulación estaba compuesta por dos personas.

Se dice que la causa del accidente fue una vía de agua.

Los náufragos fueron rescatados por el pesquero “Siempre Esmeralda”

La llamada de rescate se realizó a las 07.30

Los náufragos lanzaron al agua la balsa de salvamento instalada a bordo del pesquero, pero la balsa también hacía agua y se hundió en poco tiempo.

Salvamento Marítimo envió desde Gijón al “Hellimer”, pero llegó después de que fuesen rescatados.

Del accidente informó VICENTE CORTABITARTE del Diario Montañés.

El LUZ de JESUS, de 23 de antigüedad, tiene 11 m de eslora, una potencia de 40 caballos, casco de acero, se dedica a la pesca con artes menores.

COMENTARIOS DE AEMC

Afortunadamente, no habido que lamentar pérdidas irreparables, pero si hay motivos para poner el acento una vez más en el estado de abandono e irresponsabilidad institucional en el que se encuentra la pesca artesanal y los caladeros costeros:

Fracaso evidente de las políticas que asociaban la sostenibilidad de la actividad pesquera con el relajo y una mayor tolerancia en materia de seguridad marítima y titulaciones.

Barcos viejos, mal diseñados y poco funcionales.

Inspecciones en manos de tecnócratas en general carentes de sabiduría profesional.

Desprofesionalización funcionarial y polivalencia inspectora irresponsable.

Corrupción jerarquizada y normalizada.

Despachos de buques burocratizados e ineficaces.

Se confunde la aplicación creciente de nuevas tecnologías con la gestión eficaz de la actividad pesquera.

El déficit creciente de vocaciones pesqueras se trata de compensar con la rebaja de requisitos de formación para acceder a la profesión.

Mantenimiento de estructuras y filtros comerciales de tiempos medievales.

Cafeterías y negocios paralelos.

Investigación de accidentes adulterada por tecnoburocratas mediatizados y carentes de formación y experiencia profesional en campos en los que se debe exigir un conocimiento y habilidades contratadas.

Se está autorizando la salida a la mar de barcos cuya tripulación es materialmente imposible pueda cumplir las exigencias del Reglamento Internacional para prevenir accidentes en la mar.

Caladeros sobreexplotados, esquilmados, fuertemente contaminados por vertidos y emisiones altamente agresivas desde tierra, que son consentidos por Ayuntamientos, Comunidades y gobiernos centrales.

Desprecio institucional hacia el sector primario y sus trabajadores.

El salario/ hora de un pescador, de untrabajador de alto riesgo, sometido a un horario inhumano no llega al salario mínimo.

Inspecciones de Trabajo ciegas, mudas y distraídas.

En fin, un panorama típico de un país marítimamente degradado y en manos de una tecnoburocracia sectaria e incompetente.  

El bipartidismo cínico y sus oficiantes han llevado al sector marítimo al desastre.

La extrema derecha, e tiempos de Rajoy lo ha sentenciado y estamos viendo sus consecuencias.