Faltan dos ministerios

 

 

 

Atlántico

Vicente Campelo

Históricamente desde la Transición del 78 a España siempre le han faltado dos ministerios, cuyos contenidos han estado dispersos en otros ministerios a modo de secretarias de estado o direcciones generales.

La falta de estos ministerios retrata la falta de visión nacional e internacional de los diferentes gobiernos, al primero de ellos le podemos llamar, Ministerio del Mar, donde excepto la Marina de Guerra, deben estar sectores tan representativos para España y su economía, como, La Marina Mercante, Pesca  y Recreativa.
Muchos españoles desconocen  que España  tiene mas de 8.000.- km de costas que no solo sirven para disfrutar de hermosas playas y paisajes , sino que por sus aguas territoriales navegan a diario miles de buques de todo el mundo, estos buques además de navegar por nuestras costas en ruta a otros puertos un elevado porcentaje pueden recalar en nuestros puertos, ya que son unidades económicas, para ello hay que tener los servicios marítimos adecuados, desde infraestructuras hasta formación de técnicos, logística ..etc.
El tráfico marítimo mundial supone el 80% del transporte de mercancías y algunos países han utilizado las vías marítimas como vía de expansión y crecimiento, no es el caso de España, malas experiencias con la antigua marina mercante y falsos navieros han creado una mercante residual, excepto una que compite en el mercado mundial.
La creación de riqueza desde este sector marítimo, lleva implícita, las comunicaciones con todo el mundo, tecnología, innovación, astilleros, empleos de calidad.
España en materia de Pesca ha sido siempre un país puntero en extracción y transformación, pero su tecnología en este sector es toda extranjera, sin dudar que al depender de caladeros extranjeros, entra el baile de licencias, banderas y agresivas negociaciones para poder pescar.
Por lo tanto se necesita que esta industria tenga un gran apoyo gubernamental, los gobernantes deben remover sus posaderas de las poltronas  políticas y salir a la esfera internacional para negociar  con países y empresarios.  Falta una planificación  a nivel nacional  para mejorar la tecnología y no importarla casi toda, es una de las carencias en el sector marítimo el i+d+i esta ausente. Los miles de km de costa española nos muestran  innumerables estaciones náuticas y muchos amarres de embarcaciones, clubes privados, que gestionan razonablemente este deporte y las recaladas de embarcaciones de turismo, pero se necesita algo más, para crear mas riqueza en función de la oferta  de las instalaciones, belleza natural, un clima idóneo para esta marina recreativa, el gobierno esta obligado a  apuntalar con su apoyo a  un sector que trabaja en solitario.
Asociado a lo anterior y común para los tres sectores, una política gubernamental decidida a apoyar al sector marítimo en todas sus variantes, sin dudar, potenciaría a España como país maritimista y sin tanta dependencia  del exterior.
Al segundo ministerio lo podemos titular como Ministerio Hispanoamericano, consideramos un abandono a las naciones hermanas, debiéramos aspirar a una especie de Commonwealth británica, esas reuniones iberoamericanas aportan escaso valor, España debería aportar un liderazgo y puente a otros continentes, el español una de las tres lenguas dominantes en el mundo y la historia de España, otrora líder mundial, con vestigios de sus conquistas por todo el globo donde no se ponía el sol, debe ser protagonista en el mundo para reverdecer sus laureles.
No es una utopía , a pesar de nuestros vaivenes políticos del siglo XX, con la constitución del 78 se colocaron los cimientos para una convivencia democrática  a través  de una transición incruenta de la dictadura a la democracia, que fue ejemplo y estudiada en el exterior.
La constitución USA fue importada a muchos países hispanoamericanos con sonoros fracasos ahí España no estuvo, oportunidad perdida para ayudar y mantener lazos con esos países tan necesitados  de ayuda a todos los niveles.
Son muchos los campos del desarrollo en los intercambios comerciales mutuos a todos los niveles, la emigración al compartir idioma sería muchos mas fácil su formación en todos los países.
Desgraciadamente, no se ha implantado  ni desarrollado   ninguna política hacía esos países hermanos, cierta sana envidia como los británicos son recibidos en sus ex-colonias.
Dos ministerios bien administrados como los mencionados, sin dudar aportarían valor añadido a nuestra renta per capita, presencia internacional en los foros marítimos y la marca España tendría un valor real.