Futuros profesionales del mar

 

 

 

Ventura Mariño, en el Instituto Marítimo Pesquero de Vigophoto_cameraVentura Mariño, en el Instituto Marítimo Pesquero de Vigo

A pesar de la falta de renovación generacional en el sector pesquero, todavía son muchos los jóvenes en Vigo que optan por formarse como marineros por vocación o atraídos por los salarios ante la crisis económica
 

La pesca es un sector clave en la ciudad, impulsando el crecimiento desde su nacimiento como un pequeño muelle en la Ría. A día de hoy, Vigo se mantiene como el principal puerto pesquero de Europa, aunque el sector está encontrando complicaciones inesperadas, coma la dificultad de encontrar nuevos trabajadores por la falta de relevo generacional. 


El Instituto Marítimo Pesquero del Atlántico, situado en la avenida de Beiramar, reúne a una media de 190 alumnos en sus ciclos que han optado por estudiar para conocer mejor el mundo náutico. Entre los jóvenes que apuestan por formarse en este sector hay distintos perfiles, algunos lo hacen por vocación mientras que otros ven en la pesca una oportunidad laboral, al tratarse de una actividad muy demandada con sueldos generalmente altos.


"No todo el mundo vale para este trabajo ni todo el mundo aguanta tanto tiempo en el mar, hay gente que lleva mejor lo de estar sola y no tiene problema pero otros dependen más de la familia y viven con más dificultad situaciones de este tipo", asegura Ventura Mariño, estudiante del Instituto Marítimo Pesquero de Vigo.


El ciclo dual de Organización del mantenimiento de maquinaria de buques y embarcaciones se desarrolla desde el año 2019 mediante la colaboración de los armadores de la ciudad. "Estamos haciendo cantera donde se forman nuestros futuros mandos", asegura Javier Touza, presidente de la cooperativa de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI).


En la primera promoción fueron 17 los jóvenes que se formaron para ser jefes de máquinas, completando las plazas disponibles para este ciclo donde los estudiantes compaginan la formación académica en el Instituto Marítimo Pesquero del Atlántico con la formación práctica en las instalaciones de las empresas firmantes del acuerdo. Además, los Armadores también se marcan como objetivo extender esta colaboración al ciclo que forma a los futuros oficiales de puente.


Otro de los retos de este sector es la incorporación de las mujeres a su actividad laboral, ya que todavía se trata de un trabajo desarrollado principalmente por hombres. "Creo que las mujeres creen que se trata de un mundo algo machista y en el que resulta difícil entrar, a lo mejor piensan en tener hijos y no quieren ir embarcadas en un barco sin poder regresar a su hogar al terminar la jornada laboral", asegura Nuria Sanjuás, estudiante del ciclo de formación dual desarrollado por ARVI y el Instituto Marítimo Pesquero.


En este sentido, Touza señala que la incorporación de la mujer en puestos de mando en las flotas de Vigo está siendo una realidad y una experiencia de éxito. "En los últimos meses hemos conseguido que nuestros armadores asociados contrataran a 6 mujeres a través de Fundamar solo como oficiales de puente en buques de gran altura. Es un primer paso pero tenemos la convicción de que vamos en la dirección adecuada", asegura el presidente de ARVI, que a través de proyectos como Redmar, impulsado junto a Fundamar, con la colaboración de la Fundación Mujeres y la Oppc-3, busca favorecer la empleabilidad de las mujeres a bordo los buques pesqueros de Vigo.

Ventura Mariño
“Me parece una opción laboral muy interesante”

 

Ventura Mariño, en el Instituto Marítimo Pesquero de Vigo

 

Ventura Mariño estudia el ciclo superior de Transporte marítimo y pesca de altura con el objetivo de embarcarse en un barco pesquero cuando se haga con el título. "He trabajado como administrador pero en este momento no encontraba salidas, y la pesca me parece una opción laboral muy interesante y con buenas condiciones de trabajo", asegura. A pesar de todo, Mariño comprende que cada vez haya menos gente que decida trabajar en este sector porque " la gente joven no quiere estar 4 o 6 meses en un barco". Considera que es algo que "depende de la forma de ver el mundo de cada uno y estar en tierra sin trabajo tampoco tiene sentido".

Nuria Sanjuás
“La gente piensa que no es un trabajo de mujer”

 

Nuria Sanjuás, a bordo de un barco de transporte en la Ría

Nuria Sanjuás es la única mujer en su clase del ciclo superior de Organización del mantenimiento de maquinaria de buques y embarcaciones. Considera que la razón por la que hay pocas chicas trabajando en la pesca es porque muchas ya no se plantean esta opción a la hora de enfocar su formación. "Yo creo que tiene mucho que ver con que la gente aún piensa que no es un trabajo de mujer", apunta. Aún así, Sanjuás ya ha trabajado a bordo de los barcos de la naviera Nabia, donde más de la mitad de las empleadas son mujeres. "Creo que poco a poco habrá más gente que se empezará a animar, ahora lo que prima es tener trabajo", asegura.

Julio Lago
“Para mí, embarcarme sería una aventura”

Julio Lago remando desde su piragua

A sus 18 años, Julio Lago tiene claro que se quiere dedicar a la pesca. En estos momentos estudia el ciclo de Navegación y pesca litoral y su plan es continuar su formación con un ciclo superior. Su interés por lo náutico viene por de lejos, practicando deportes como el piragüismo. "Lo mío es por vocación, dedicarme al mundo pesquero es algo que ya tenía decidido  desde hace tiempo, para mí el mar es otro mundo y embarcarme sería como una aventura", asegura. A pesar de todo reconoce que "es un trabajo muy distinto a lo ordinario, tienes que disfrutarlo para poder pasarlo bien". 

 

COMENTARIOS DE AEMC

 

La pesca en las condiciones actuales es una actividad de alto riesgo- así lo muestran las estadísticas-, un trabajo muy duro y salvo excepciones, mal pagado. El valor de la hora de trabajo real es bajo. 

Aprovechar la coyuntura de crisis de empleo como salida laboral en la pesca es una forma de prolongar una situación de manifiesto abuso.

¿Por que los capitanes de la Marina Mercante, que fueron pioneros en la pesca de altura, no tiene opción de navegar en buques de Pesca? En sentido contrario si es posible. ¿Por qué?

El despropósito no puede seguir siendo la pauta de la política marítima de este país.