Marinos de guerra, sí. Civiles, no

El general Planells es también el Comandante General de la Infantería de Marina. - OHQ Atalanta

GENERAL ANTONIO PLANELLS

«Es un alivio saber que nuestras dotaciones van a ir de misión vacunadas»

Días antes de dejar su cargo, el general de Infantería de Marina Antonio Planells, jefe de ‘Atalanta’, valora la situación en el Cuerno de África, donde patrullan barcos de las unidades gaditanas de la Armada

Verónica Sánchez

ROTA Actualizado:16/02/2021 07:15hGUARDAR

NOTICIAS RELACIONADAS

Tras casi año y medio mandando la operación ‘Atalanta’ de la Unión Europea (EU NAVFOR) de lucha contra la piratería frente a las costas de Somalia, el general Antonio Planells (también Almirante de la Flota interino y Comandante General de la Infantería de Marina) entregará el relevo el próximo día 19 al vicealmirante Eugenio Díaz del Río. Lo hará en el Cuartel General de esta misión, situado en Rota, desde donde ha vivido la experiencia de dirigir una operación en tiempos de pandemia. Algo que, asegura, le ha «demostrado la rápida y eficaz capacidad de adaptación» de «todos los componentes» de la misión, «independientemente de su nacionalidad, con profesionalidad y admirable cohesión en el desempeño de sus funciones». Estar al frende de ‘Atalanta’, asegura el general Planells, le ha reforzado «la idea del papel esencial de la UE en la estabilización de zonas vitales del mundo, y no solo por cuestiones económicas o energéticas, sino por el apoyo al desarrollo de pueblos, como el somalí, que sufren calamidades de todo tipo para su desarrollo, que van desde la acción de las redes criminales o terroristas, a las adversidades de tipo natural que les azotan periódicamente, como grandes riadas consecuencia de lluvias torrenciales que se combinan con grandes periodos de sequía y a las que se añaden las plagas de langostas que sufren sus campos».

¿Las misiones son más complicadas en tiempos de pandemia?

 

Sin duda, ha supuesto un gran reto para todo el personal que compone esta operación el tener que compaginar el cumplimiento de las misiones con la adopción de las diferentes medidas antiCovid, especialmente el personal a bordo y en el destacamento ‘Orión’. Pero debo decir que se ha cumplido con creces. Se han tenido que tomar medidas de seguridad sanitaria como por ejemplo el trabajo en turnos estancos, o la implantación del teletrabajo o el uso generalizado y obligatorio de mascarilla y gel hidroalcohólico y las restricciones en el número de personas de las reuniones tanto para personal desplegado como personal en territorio nacional. Circunstancias estas que no son distintas de las empleadas en otros ámbitos. Específicamente para personal que ha desplegado, se han llevado a cabo test PCR en todos los componentes antes del despliegue y, tras el test, han realizado la correspondiente cuarentena, de manera que hemos conseguido que las unidades desplegadas conformasen un entorno seguro de trabajo y aislado del exterior. Una burbuja con respecto al Covid-19.

Aquí he de hacer hincapié en las dotaciones de los buques destacados en la operación en estos tiempos de pandemia. Quienes durante los 4-5 meses que despliegan por término medio se han visto sometidas a un esfuerzo excepcional, ya que por las medidas anti pandemia en vigor se ven imposibilitadas a salir del buque durante todo su despliegue disfrutando, cuando visitan puertos para reabastecerse, tan solo de unos cuantos metros de muelle donde poder estirar las piernas, sometiéndolas a una presión y estrés extraordinario. Sin embargo, su comportamiento ha sido admirable y hasta ahora, y espero que en el futuro, consigamos mantener nuestros buques libres de Covid. En este sentido, debo decir que supone un gran alivio saber que nuestras dotaciones, a partir de ahora van a ir vacunadas, piénsese en los riesgos que se asumen al no contar con infraestructuras sanitarias con capacidad suficiente en la zona.

¿Cómo se encuentra la situación de la piratería en el cuerno de África?

La misión fundamental de la operación ‘Atalanta’ es disuadir, prevenir y reprimir la piratería y al mismo tiempo, proteger todo buque identificado como vulnerable y muy especialmente los pertenecientes al Programa Mundial de Alimentos de la ONU y encargados de transportar la ayuda humanitaria a Somalia. Todo ello, en una zona de operaciones que abarca, no solo las aguas que circundan el cuerno de África, sino el resto de aguas territoriales de Somalia, del Golfo de Adén y parte del océano Indico. Para que sea haga una idea es una zona similar a Europa.

A fecha de hoy la piratería, aunque no ha sido totalmente erradicada, sí al menos podemos considerar que está controlada. Y, en cierto modo, suprimida hasta unos niveles que permiten la navegación segura, no solo para la industria marítima (buques mercantes, con un tránsito muy importante especialmente en el Golfo de Adén), sino también para la pesca local y regional, lo que permite el desarrollo económico y social de la zona.

¿Qué avances se han llevado a cabo durante el tiempo que usted ha sido comandante de ‘Atalanta’?

Durante este tiempo ha sido evidente que, para garantizar el desarrollo económico y social, alejado de cualquier actividad ilícita que impida el crecimiento estable y equilibrado de la nación somalí, era necesario la monitorización y control del resto de actividades, a las que la piratería se había reconvertido por nuestra presencia, como son el contrabando de narcóticos, armas y carbón, sumado a la pesca ilegal sobre las que no teníamos responsabilidades.

Sin embargo, a la vista de tales circunstancias, con la entrada en vigor el pasado 1 de enero de nuestro nuevo mandato, el Consejo de la Unión Europea ha prorrogado dos años más nuestra actual misión y ha incluido nuevas tareas que nos legitiman no sólo para monitorizar dichas actividades ilegales, sino también para actuar contra algunas de ellas, como el tráfico de drogas y el contrabando de armas, siempre en coordinación con las autoridades europeas pertinentes. Esto permitirá la supresión de la piratería y la de todas esas actividades ilegales que tienen repercusión directa en la seguridad en la zona y el progreso de la población somalí.

Acercamiento amistoso durante la misión. - OHQ Atalanta

¿Por qué es importante que esta misión de la UE se siga manteniendo?

Como hemos comentado, la piratería en la zona de operaciones no está erradicada, esto es un hecho contrastado, y reducir o finalizar nuestra presencia en la zona supondría una reactivación de estas prácticas y posiblemente de forma muy rápida. La piratería es un negocio francamente lucrativo, por lo que, en el momento que los grupos de piratas en la zona, detectaran una bajada de nuestro nivel de atención, inmediatamente retornarían al pasado.

Por lo tanto, nuestra misión está forzosamente ligada al desarrollo económico y social de Somalia, porque será lo que permita desterrar definitivamente la piratería y el resto de actividades ilegales en las que se ramifica y sustenta. Ello nos obliga a estar plenamente involucrados en el desarrollo de la seguridad de esta nación, especialmente en el ámbito de la Seguridad Marítima, apoyando a nuestras misiones hermanas de la Unión Europea en el país; EUCAP Somalia, responsable del apoyo a la construcción y desarrollo de las capacidades civiles en el ámbito policial y marítimo, y con EUTM Somalia, en apoyo a la formación militar de las fuerzas armadas somalíes. Esto conforma precisamente el apoyo integral que la UE se ha impuesto para con el desarrollo de Somalia como nación.

Por otro lado, EU NAVFOR está plenamente comprometida con el Programa Mundial de Alimentos, para que continúe con su labor en los países de la zona que son beneficiarios del programa, distribuyendo toda la ayuda humanitaria posible. Además, estamos comprometidos con la seguridad en la navegación de todos aquellos buques que transitan por la zona de operaciones, garantizando así el flujo continuo y necesario para sustentar la economía mundial. Y también tenemos responsabilidad subsidiaria de control de los barcos de pesca que faenan en la zona. Hay que tener en cuenta la importante presencia de empresas españolas, sobre todo vascas y gallegas, en la región. De todos es conocido los casos del ‘Playa de Bakio’, o del ‘Alakrana’, por ejemplo, o el último ataque pirata, en el que se vio involucrado el pesquero español ‘Txori Argi’, en abril del 2019. Felizmente, nuestra reacción permitió repeler el ataque y el arresto de cinco piratas. EU NAVFOR juega un papel crucial en la estabilidad y seguridad de una de las zonas marítimas más transitadas del mundo, demostrando con ello el compromiso de la Unión Europea.

¿Y que España participe en ella?

No sólo participa, sino que lidera esta operación. El compromiso de España con EU NAVFOR ‘Atalanta’ es máximo, y prolongado en el tiempo, aportando las instalaciones del OHQ (Cuartel General Operacional), situadas en la Base Naval de Rota, además del destacamento ‘Orion’ desplegado en Djibouti, que cuenta con el avión de vigilancia marítima P3M Orión. Con todas las reservas necesarias, podemos decir que España ha hecho una contribución esencial a lo que es hoy EU NAVFOR y sus logros. Actualmente, como buque insignia de la misión, se encuentra desplegado en la zona de operaciones el buque de asalto anfibio 'Castilla', que relevó este lunes a la fragata ‘Reina Sofía’.

Para las Fuerzas Armadas y para España es un orgullo y una gran oportunidad contar con un Cuartel General de Operaciones de la Unión Europea de nivel Estratégico y la aprobación del nuevo mandato el pasado 1 de enero, refleja la importancia y respaldo que la UE da a la misión.

Helicóptero de la Flotilla de Aeronaves embarcado para la operación. - OHQ Atalanta

Lo hacen con barcos de la Base Naval de Rota, cuyas dotaciones están compuestas en su mayor parte por gente de la zona.

Es cierto que la manera de ser que esta tierra imprime a sus ciudadanos repercute en la generación de un clima muy característico a bordo, cercano, muy positivo y entusiasta. Pero sin duda, todos los miembros de la Armada que han participado en ‘Atalanta’ han demostrado que son unos excelentes profesionales y han cumplido la misión de forma sobresaliente, con independencia de su procedencia.

¿Ha dado algún consejo a su sucesor, el vicealmirante Díaz del Río?

El almirante Díaz del Río es un gran conocedor de la misión por sus anteriores destinos y, aunque es un hombre que ha estado más orientado a la OTAN, estoy convencido de que con nuestro viaje a Bruselas captará rápidamente las especificidades de la UE.

Mi principal preocupación se ha limitado a actualizarle la misión durante unos días en el OHQ y a mostrarle la orientación del nuevo mandato.

Estoy convencido de que el almirante está plenamente capacitado para ponerse en marcha desde el minuto uno en que hagamos el relevo el próximo 19 de febrero y, desde luego, aprovecho esta oportunidad para desearle la mejor de las suertes.

Un general, varias gorras, también jefe de la Infantería de Marina

El general Planells ha compaginado su cargo como comandante de la operación ‘Atalanta’ con el que ya tenía antes como Comandante General de la Infantería de Marina, cargo que desempeña desde enero de 2018. Asegura que «ha significado un gran reto personal» hacerlo. «La responsabilidad y preocupación están implícitas en ambos mandos pero, sin embargo, ha sido gracias a la labor y dedicación de todo el personal que conforman tanto la Comandancia General de Infantería de Marina, como del Cuartel General de Operaciones (OHQ) – para la Operación Atalanta- son ellos, lo que al conocer de mis responsabilidades cerraron filas y han hecho que mi trabajo fuese más fácil y llevadero. Han sido ellos los verdaderos protagonistas de los resultados en ambos campos tan distintos». Además, el 11 de febrero el general Planells fue nombrado Almirante de la Flota interino.

Diario.es 

La Dirección General de la Marina Mercante no se inmuta

  • ¿Deberían ser vacunados ante la COVID los marinos? Las rutas de la mayoría de buques son internacionales y se demoran alrededor de un mes, lo que pueda llevar a que se den casos de COVID en alta mar

 

Jaime Fernández

11 de febrero de 2021 19:35h

Las tripulaciones de buques se sienten abandonados a su suerte a causa de la pandemia; un sector esencial desprotegido.

¿Deberían ser vacunados ante la COVID los marinos?

A mi juicio diría que sí. Las rutas de la mayoría de buques son internacionales y se demoran alrededor de un mes, lo que pueda llevar a que se den casos de COVID en alta mar, sin asistencia médica precisa.

Otra cuestión son los tipos de países donde los buques operan que, en muchos casos, cuentan con una sanidad en entredicho.

La Dirección General de la Marina Mercante está muda ante esta crisis mientras las tripulaciones sufren periodos de embarque muy por encima de lo que estipulan sus contratos, puesto que tienen problemas para desarrollar los relevos con normalidad.

Como sector esencial se deberían tomar medidas y las instituciones pronunciarse a favor de inmunizar a este sector, sin entrar en las consecuencias económicas que puedan acarrear la paralización de dicha actividad.

COMENTARIOS DE AEMC

Los buques, especialmente los pesqueros, con espacios reducidos de convivencia, son lugares propicios para el contagio del virus del COVID 19, y de hecho son abundantes los casos registrados de contagio, aunque hayan tenido poco eco en los medios. El asunto no debería ser marginal si se tiene en cuenta que las tripulaciones saltan a tierra y son un vehículo importante de trasmisión en los puertos. En Burela y otros puertos algo saben de todo este turbio asunto. Sin embargo, a la Dirección General de la Marina Mercante, que es el organismo responsable del despacho de buques, es decir del acto administrativo por el que el Estado comprueba que los buques se hacen a la mar en condiciones de seguridad, no parece interesarle demasiado todo esto. La Sanidad ya actuará.  Funerarias y seguros harán el resto.

El Director General como responsable de cumplir y hacer cumplir las normas vigentes, debería explicar por qué el pesquero “Venturer” propiedad de una naviera de Vigo, se encuentra dando vueltas en Salvador de Bahía (Brasil) por ser un barco contagiado,  se encuentra desde hace varios días en una situación de alto riesgo.

Esta es la trayectoria registrada  por el “Venturer” el día 14 de febrero de 2021 a las 10.15 hora española. Imagen tomado de Marine Traffic.

El “Venturer”, con bandera inglesa, zarpó de Vigo el día 14 de enero de 2021, hace un mes. Su destino son los calderos de las islas Malvinas, en donde se dedicará a la pesca del calamar.

La campaña del calamar se iniciará el próximo día 24 de enero.

La tripulación del citado pesquero está formada por personal procedente de Galicia y de Perú. En total 64 tripulantes.

Antes del embarque se dice que fueron sometidos a determinados controles sanitarios y permanecieron durante varias horas encerrados en un hotel próximo al puerto de Vigo.

¿Se cumplieron los protocoles establecidos?

Se supone que el ISM tendría una participación directa y responsable en todo ese proceso.

La Capitanía Marítima de Vigo ha sido objeto de nuestra atención en varias ocasiones por supuestas irregularidades, también debería conocer en detalle este asunto.

Las condiciones de seguridad de la flota pesquera española son motivo justificado de preocupación.  

El “Venturer” cruzó el Atlántico en unos pocos días, pero pronto se hicieron patentes los brotes de COVID abordo y hubo que desembarcar y llevar al hospital a varios tripulantes en estado grave.

¿Cuál es la situación de los que aún permanecen a bordo?

¿En qué condiciones fue despachado el “Venturer”?

De acuerdo con lo publicado por distintos medios nacionales y extranjeros,  sobre las condiciones en las que se hicieron a la mar el “Venturer” y otros buques pesqueros que salieron del puerto de Vigo  con el mismo destino resulta alarmante y enciende todas las luces de alarma. Pero los asuntos de la Marina Civil en manos de los actuales gestores resulta un mundo distante y opaco, justamente lo que parece gustar a los armadores.

No estaría de más que el asunto “Venturer” y el de otros pesqueros inmersos en los mismos problemas fuesen investigados.

Por nuestra parte consideramos  obligado seguir pidiendo el cese del Director general de la Marina Mercante por su incapacidad para cumplir las funciones que tiene asignadas.

 

Un barco, especialmente los pesqueros y los de espacios reducidos de convivencia, son lugares propicios para el contagio del virus del COVID 19, y de hecho han sido abundantes los casos registrados a bordo de buques españoles, aunque se les haya dado poca divulgación. El asunto tiene aún mayor trascendencia si se tiene en cuenta que las tripulaciones saltan a tierra y son un vehículo importante de trasmisión de la enfermedad en los puertos. En Burela y en otros puertos españoles algo saben de todo este turbio asunto.

Pero a la Dirección General de la Marina Mercante, responsable del despacho de buques, es decir del acto administrativo por el que el Estado comprueba que se hacen a la mar en condiciones ajustadas a lo que exigen las normas de navegación en cada momento, no parece interesarle demasiado este asunto. Siendo así que habría que preguntar al Director General como responsable directo de cumplir y hacer cumplir las normas vigentes, por qué el pesquero “Venturer” propiedad de una naviera de Vigo, se encuentra en Salvador de Bahía( Brasil) dando vueltas por ser un barco contagiado, al que las autoridades brasileñas no autorizan a entrar en puerto.

 

Día 14 de febrero de 2021 als 10.15 hora española. Tomado de Marine Traffic.

 

El “Venturer”, con bandera inglesa, zarpó de Vigo el día 14 de enero de 2021. Su destino los calderos de las islas Malvinas en donde se dedicará a la pesca del calamar.

La campaña del calamar se iniciará el próximo día 24 de enero.

La tripulación del citado pesquero está formada por personal procedente de Galicia y de Perú. En total 64 tripulantes.

Antes del embarque se dice que fueron sometidos a determinados controles sanitarios y permanecieron durante horas encerrados en un hotel próximo al puerto de Vigo.

Se supone que el ISM tendría una participación directa y responsable en todo ese proceso.

La Capitanía Marítima de Vigo ha sido objeto de nuestra atención en varias ocasiones por supuestas irregularidades.

Las condiciones de seguridad de la flota pesquera son motivo justificado de preocupación.  

El barco cruzó el Atlántico, pero los brotes de COVID abordo se hicieron patentes y hubo que desembarcar y llevar al hospital a varios tripulantes en estado grave.

En qué condiciones fue despachado el “Venturer”?

Lo publicado por distintos medios sobre las condiciones en las que se h a la mar el “Venturer” y otros buques pesqueros con el mismo destino, son muy dudosas y enciende todas las luces de alarma. Pero ya se sabe, los asuntos de la Marina Civil en manos de los actuales gestores, pertenecen a un mundo opaco, justamente lo que parecen  desear los armadores.

No estaría de más que el asunto “Venturer” y el de otros pesqueros inmersos en los mismos problemas fuesen investigados.

Por nuestra parte consideramos  obligado seguir pidiendo el cese del Director general de la Marina Mercante por su incapacidad para cumplir las funciones que tiene asignadas.

Aún seguimos a la espera que se pronuncia sobre la carencia de capitán en el puerto de Agaete y el accidente del “Bentago Express”.