La Armada pondrá en servicio en primavera un nuevo buque de transporte junto al primer S-80

 

 

 

LA VERDAD

El barco afronta unos meses de obras en Santander para adaptarlo a su nuevo uso antes de sustituir al 'Martín Posadillo' recién retirado

Acto de la Pascua Militar en Cartagena./A. Gil / AGM
Acto de la Pascua Militar en Cartagena. / A. GIL / AGM
 
Eduardo Ribelles
 
 
Miércoles, 6 enero 2021, 22:06

El 'Isaac Peral', primer submarino de la S-80 no será el único buque que el almirante de Acción Marítima, Juan Luis Sobrino Pérez Crespo, tendrá por primera vez bajo su mando la próxima primavera. «También está prevista la incorporación de una nueva unidad para los cometidos de transporte de material del Ejército de Tierra», explicó el alto mando de la Armada, este miércoles, durante su discurso en el acto de celebración de la Pascua Militar. Así, se cubrirá la baja que causó el 'Martín Posadillo', durante el pasado otoño.

La nueva nave fue adquirida por el Ministerio de Defensa y se encuentra actualmente en Santander, explicó Sobrino, que añadió que allí «se está viendo qué obras son necesarias para navalizarlo y hacerlo acorde con nuestros estándares de funcionamiento». Gracias a él será posible realizar desde Cartagena el transporte de armamento y vehículos del Ejército de Tierra a cualquier otro puerto del mundo. Así se continúa con la renovación de la flota, cuyo anterior hito fue la llegada de los Buques de Acción Marítima (BAM).

 

Por lo que respecta al primer S-80, «se tendría que haber puesto en el mar en octubre o noviembre, pero la Covid-19 ha supuesto un retraso. Confiamos en que la primavera sea el momento definitivo para hacerlo», explicó el almirante. Entre los pasos que se van dando para conseguirlo está la puesta del sumergible «bajo tensión», una prueba de seguridad que es imprescindible hacer antes de la botadura. Asimismo, el militar destacó «la finalización, en el pasado mes de diciembre, de la dotación de quilla» de la embarcación, que ya está lista para su adiestramiento, según añadió.

 

El submarino 'Galerna' y el cazaminas 'Turia' tienen programadas revisiones y reparaciones de gran calibre durante este año

 

En lo que respecta a los S-70, el alto mando de la armada recordó que este año comenzará la quinta gran carena extraordinaria del 'Galerna', que es el único submarino que de su clase que sigue en funcionamiento. Si es preciso, será reparado sirviéndose de piezas y suministros del 'Mistral', que fue retirado del servicio el año pasado. También el cazaminas 'Turia' entrará en talleres para una puesta a punto. En tierra, está en marcha la adaptación del edificio de simuladores para instalar uno de la escotilla de salvamento de los S-80. Se trata de una infraestructura útil para los entrenamientos de las tripulaciones.

En el resumen sobre la hoja de servicios de todos los militares bajo su mando, en 2020, Sobrino quiso destacar el mantenimiento, aunque con algunas limitaciones de todas las misiones en el extranjero. Mencionó el despliegue del BAM 'Audaz' en el Golfo de Guinea, que tuvo que ser acortado en primavera. También la participación de submarinos y cazaminas en despliegues de la OTAN, la intervención de la Fuerza de Guerra Naval Especial en misiones de adiestramiento en Irak, y la de la Guardia Civil en otras en Bulgaria, Senegal y Mauritania. Por último, recordó que el Regimiento de Artillería Antiaérea número 73 estuvo en Turquía.

 

El edificio de simuladores del Arsenal incorpora uno para el entrenamiento de las dotaciones de los nuevos sumergibles

 

Rescates y control de pateras

La Benemérita «realizó más de un millar de rescates en la mar, en colaboración con servicios civiles de emergencia e interceptó o ayudó a interceptar a más de 4.000 inmigrantes irregulares que intentan llegar a la costa a bordo de 300 pateras», recordó Sobrino. Integrantes del Centro de Buceo de la Armada desactivaron 17 artefactos en distintas zonas de la costa mediterránea en 2020. Asimismo, la Armada puso en acción a los cazaminas y al buque 'Neptuno', en la búsqueda y recuperación de los restos del avión C-101 caído en La Manga en febrero.

Entre las personas cuya muerte en 2020 destacó el almirante está el piloto del caza siniestrado, Eduardo Garvalena. Pero Juan Luis Sobrino tuvo un recuerdo para todas ellas antes de agradecer a quienes están bajo su mando su rigor y su sentido del deber en defensa de España, tanto en misiones militares como en las de servicio a la ciudadanía que le fueron encomendadas.

 

«Es una pena quedarse sin desfile, pero otro año será»

Francisco Aniorte y Antonia Giménez aguantaron este miércoles junto con otra veintena de vecinos, de pie en la Plaza de San Sebastián, a ver si veían la tradicional parada militar de cada 6 de enero. Pero la Covid-19 les dejó sin ella. «Es una pena quedarse sin desfile, pero mejor así, porque quizás nos permita verlo en 2022», comentaron. Mientras, un dispositivo combinado de la Policía Naval, la Nacional y la Local advertía a los ciudadanos, a las puertas de Capitanía, de que solo se iba a celebrar la parte del ceremonial que corresponde al interior del edificio.

En su alocución conmemorativa del acto que Carlos III instauró para celebrar la recuperación de Menorca en 1782 el almirante de Acción Marítima (Almart), Juan Luis Sobrino Pérez Crespo pidió afrontar «con ánimo e ilusión el nuevo año para erradicar esta plaga». Lo hizo en el Salón del Trono, ante una formación de militares mucho más menguada que otros años. Para cumplir con las limitaciones impuestas por los protocolos sanitarios, solo acudieron mandos de los tres ejércitos con graduación de capitán de navío y de coronel para arriba. También se consiguió limitar la asistencia de autoridades civiles. Asistieron el delegado del Gobierno, José Vélez; el presidente de la Asamblea Regional, Alberto Castillo; la consejera de Turismo, Cristina Sánchez, en representación del Gobierno regional; y la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón. Todos los convocados cumplieron con la obligación de mantenerse en formación y con distancia de seguridad, durante el evento, y de llevar una mascarilla correctamente colocada.

Como novedad, el Tercio de Levante desplazó una 'punta' de su banda de música, es decir, una formación reducida que amenizó la entrada a la ceremonia con villancicos y marchas militares. También interpretó el himno nacional cuando hizo su entrada la bandera de España.